Foto: Archivo
El medio señaló que México se enfrenta a un crecimiento económico más lento de lo estimado (1.7 por ciento) para este año y la crisis se ve agravada luego de que el Gobierno federal anunciara un aumento del 20 por ciento en el precio de la gasolina a partir de enero.

Ciudad de México .- A pesar de que Donald Trump es visto como una amenaza para México, debido a su propuesta de construir un muro entre México y Estados Unidos y querer modificar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para el país el magnate no es el mayor problema, destacó hoy Bloomberg en un amplio artículo.

El medio señaló que México se enfrenta a un crecimiento económico más lento de lo estimado (1.7 por ciento) para este año y la crisis se ve agravada luego de que el Gobierno federal anunciara un aumento del 20 por ciento en el precio de la gasolina a partir de enero.

Las últimas encuestas realizadas por el Banco de México (Banxico) y el grupo Citi/Banamex pronostican que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá sólo un 1.7 por ciento este año, ya que el aumento anticipado de tarifas pesa en el endeudamiento y el gasto. Este crecimiento sería el más lento desde 2013, cuando la expansión fue del 1.4 por ciento.

Tras el anuncio del aumento del precio de la gasolina en México en un 20 por ciento, los pronósticos del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA, del Grupo Financiero Banorte SAB y de JPMorgan Chase & Co., arrojaron que la inflación se situará muy por encima del 4 por ciento previsto por el Banco de México para 2017.

De acuerdo con Bloomberg, a medida en que las expectativas de inflación continúan subiendo, los comerciantes de swaps -intercambio acordado de cantidades específicas de dinero entre dos partes- ven cada vez más difícil que el banco central mexicano pueda evitar tasas de interés más altas.

Ello debido a que el Banco de México puede necesitar actuar con rapidez para anclar las expectativas de precios y salvaguardar su propia credibilidad, como lo ha insistido reiteradamente el Gobernador Agustín Carstens.

Foto: Especial

Asimismo, el grupo financiero estima que Banxico no podría evitar el aumento en las tasas de interés porque deberá mantener un spread -diferencia entre el precio de compra y el de venta de activos financieros- estable de las tasas crediticias con Estados Unidos para evitar la salida de divisas.

En ese sentido, Bloomberg refiere que la curva de swap de México (TIIE) se cotiza, en 2017, en unos 125 puntos básicos de aumento.

En el marco de este escenario incierto para México, quizá lo último que un país con crecimiento anémico necesita son más impedimentos en sus relaciones comerciales con Estados Unidos.

Según Bloomberg, México envía más de tres cuartas partes de sus exportaciones a Estados Unidos y logró un superávit comercial de alrededor de 60 mil millones de dólares en 2015, lo que representa más del 5 por ciento de su producción económica.

Foto: AP

La promesa de Donald Trump de hacer que México pague por un muro fronterizo parece más incierta que su amenaza de castigar con impuestos a aquellas compañías que trasladen sus trabajos de producción al extranjero.

“Si el Presidente electo de Estados Unidos lograse que los fabricantes de aquella nación detengan o retrasen la inversión en México, el impacto sería significativo. Más de la mitad de los 30 mil millones de dólares en inversión extranjera directa en México en 2015 provinieron del vecino del norte”, refiere Bloomberg.

Este martes, Donald Trump amenazó con imponer un “gran impuesto fronterizo” a la automotriz General Motors por fabricar su modelo Chevy Cruze en México.

“General Motors está enviando su modelo Chevy Cruze fabricado en México a los concesionarios de Estados Unidos libre de impuestos en la frontera. ¡Hágalo en EU o pague un gran impuesto fronterizo!”, publicó Trump en un mensaje en Twitter.

Otro ejemplo de este tipo de circunstancia es la reducción de Citigroup Inc. en sus proyecciones de inversión total en México desde el exterior para 2017, pasando de 35 mil 800 millones a 25 mil millones de dólares.

Aún así, para algunos grupos financieros es probable que el mayor impacto de que Trump pueda tener en la economía mexicana sea sobre el peso mexicano, pues refieren que desde las elecciones presidenciales en Estados Unidos dicha moneda se desplomó en alrededor de un 11 por ciento, presionando así al Banco de México para que intervenga a medida que suben las expectativas de inflación.

Sin duda, la capacidad de Trump para alterar las relaciones entre las naciones jugará un papel importante en el desarrollo de la economía de México en 2017. Pero el país ya contaba con el debilitamiento de su moneda y con una mayor inflación en lo que pareciera ser el tercer año consecutivo de desaceleración en el crecimiento de la economía nacional.