EU regresó a la contrapropuesta de México sobre la regla de origen automotriz, pero los mexicanos tienen margen de maniobra para presionar a EU en la aprobación del TLCAN debido la proximidad de los tiempos políticos

El equipo de Estados Unidos regresó a la contrapropuesta hecha por México sobre la regla de origen automotriz, a fin de someterla a ajustes, dijo el coordinador del Consejo Consultivo de Negocios Internacionales, Moisés Kalach.

A tres días de haber presentado la propuesta, la cual sugiere un nivel de 70% al contenido regional, comentó que el gobierno estadounidense acordó en analizarla y después hacerle los ajustes pertinentes.

“La respuesta del gobierno estadounidense fue que la iban a analizar y el día de hoy tuvieron reuniones de regreso para hacer unos ajustes”, argumentó.

Moisés Kalach dijo que el cabildeo del Tratado de Libre Comercio (TLC) se está centrando “todo el tiempo” en la industria automotriz y tratando de encontrar un consenso entre las tres naciones para avanzar hacia un cierre, sin embargo, todavía no se ha llegado a una conclusión.

“Hasta la noche (del martes), cuando el Cuarto de Junto y el secretario (de Economía), Ildefonso Guajardo, tuvimos el reporte, nos quedó claro que México no podría aceptar, como ya es público, la propuesta de Estados Unidos”, enfatizó en conferencia telefónica.

Subrayó que los cambios propuestos son totalmente necesarios para que el tema automotriz pueda transitar y lograr tener un acuerdo en principio antes del 15 de mayo, fecha que marcaría el fin de la venta de oportunidad para finiquitar el tratado en este año.

Para Moisés Kalach, integrante del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la ventana de oportunidad sigue abierta con la voluntad política de los tres países y debe ser aprovechada para empujar todos los temas más controversiales, como la cláusula sunset, estacionalidad y mecanismos de solución de controversias.

“Políticamente sí se siente que se está llegando a un acuerdo, aunque en las mesas de negociación todavía no han cambiado las posturas y las posturas tóxicas siguen allí”, argumentó.

“Tampoco es sorprendente eso porque sabemos que las propuestas finales para quitar esas propuestas tóxicas, así como la parte de un posible cierre, se harán casi al mismo tiempo”, aseguró.

Trump, a contrarreloj por aprobar el TLCAN 2.0

México tiene la oportunidad de presionar a Estados Unidos para lograr un acuerdo en principio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) antes del 15 de mayo, fecha límite para que el Congreso de ese país avale el documento, afirmó el presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), Bosco de la Vega.

Aseguró que es posible tener un anuncio positivo a mediados de la próxima semana, siempre y cuando se aproveche esa ventana de oportunidad y la voluntad política mostrada por parte del país vecino del norte.

El aparente cambio del presidente Donald Trump es porque enfrenta problemas con varios sectores productivos de aquel país, como el agrícola que está en desacuerdo con la forma en que lleva la renegociación del TLCAN, comentó.

“Lo último que le dijeron (al mandatario) fue: señor presidente no NAFTA, no reelection (No TLCAN, no reelección)”, comentó el líder de la cúpula agropecuaria, al señalar que es en este sector donde se tiene el voto duro.

Con dicho ejemplo, el presidente estadounidense tiene el compromiso de lograr sacar adelante el acuerdo comercial, pues de lo contrario, le costaría la elección de noviembre para renovar la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

“Entonces, México puede presionar porque a Estados Unidos le conviene continuar con el NAFTA, (de ahí) su prisa de estar empujando (el tratado comercial)” y porque además le impediría llevarlo a voto con el actual Congreso, acotó.

Y aunque aún hay temas álgidos por cerrar, como la regla de origen automotriz, cláusula "sunset", estacionalidad agrícola y mecanismos de solución de controversias, confió en que entre los tres países se alcance un consenso en la fecha prevista.

Sin embarto, el dirigente de la CNA aseguró que México no tiene ninguna prisa por consolidar el llamado TLCAN 2.0. “Hemos hecho un buen equipo (negociador) que ha sabido posicionar a México y vamos a privilegiar la esencia, en lugar de los tiempos”, acentuó.

De no lograrlo, reiteró, es factible hacerlo con la reincorporación de Estados Unidos al Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP, por sus siglas en inglés), tratado que fue firmado el pasado 8 de marzo en Santiago de Chile.

“Me atrevo a predecir que dejaríamos el NAFTA como está y una manera de perfeccionarlo es que Estados Unidos se suba al llamado TPP”, consideró el presidente del CNA, al explicar que en este acuerdo fueron reservadas 22 cláusulas para dejar la inclusión de aquel país y después dar solución a los temas pendientes del TLCAN, vigente desde hace 24 años.

“Ese es un gran plan que mete ruido político y que les da una salida decorosa a los tres países de la región de Norteamérica”, subrayó el integrante del “Cuarto de Junto”, quien también participó en la negociación de la primera versión de dicho tratado.

Hasta ahora, indicó, la negociación tiene un avance del 50% y el porcentaje restante se tendrá cuando logren destrabarse los temas más complicados y, entre ellos, están la regla de origen automotriz, la cual mantiene detenida la modernización del TLCAN.

Lo anterior, porque desde el lunes pasado se discute la propuesta que México hizo a Estados Unidos y Canadá, para que el contenido regional sea de 70% para la fabricación de automóviles, aseveró

Desde agosto de 2017, cuando iniciaron los trabajos, los tres equipos negociadores han logrado cerrar seis capítulos y están listos nueve más de los 30 que están sobre las mesas del tratado, confirmó.