Coahuila- Saltillo

- Saltillo

`Violan en penal derechos de reos'

Afirma el obispo Raúl Vera que a los internos se les venden los alimentos, que incluso traen insectos y están mal cocinados

Por:   César Gaytán Martínez

miércoles, 31 de julio del 2013

  • Acusación. La Iglesia critica la poca labor que dice lleva a cabo la Comisión de Derechos Humanos de Coahuila por tratar de recuperar la dignidad de los reos del Penal. Fotos: Vanguardia-Archivo
  • Raúl Vera, obispo de Saltillo. Foto: Vanguardia-Staff
  • ¿Sin apetito? Algunos internos prefieren tirar los alimentos que les sirven. Foto: Vanguardia-Staff

Saltillo, Coahuila.- Los derechos humanos de los reos en el Penal Varonil de Saltillo son violados y no se respeta la integridad de las personas, afirmó el obispo Raúl Vera López, quien denuncia diversas irregularidades durante la homilía del tercer día de Novenario en honor del Santo Cristo.

En entrevista, dijo que quienes purgan una pena están sujetos a la privación de la libertad y disminución de los derechos civiles en el orden político, pero lo que suceda más allá es un abuso.

Existen pruebas de que los internos son torturados antes de llegar al Cereso, en donde no hay paz ni control, pues estar ahí afecta su alimentación, salud, atención médica, entre otros aspectos.

Por una parte, el obispo mencionó que al llegar a las personas les piden cuotas para la comida y se las venden, además les quitan las que sus familiares les llevan. Algunos de los platillos que les sirven están mal cocinados o incluso tiene insectos, pero si alguien se enferma no reciben tratamiento correspondiente.

En el tema del agua, señaló que la escasez del pozo actual obliga a que se vea la instalación de un segundo. El drenaje está en malas condiciones, incluso tapado, lo que causa olores fétidos.

Sin atención médica

En cuanto a la salud, indicó que si no se atiende a quienes presentan algún cuadro de enfermedad, mucho menos a quienes requieren atención especializada, pues la Diócesis atendió a un hombre con problemas de salud mental, por lo cual su crimen no era imputable, pero al no saber qué hacer con él, lo hacinaron.

Asimismo, aseguró que no se respeta las condiciones de trabajo, pues no se les paga a quienes laboran y se les fuerza a hacer acciones de más. Durante las visitas conyugales, las mujeres con maltratadas por el personal del Penal.

Agregó que cuando hay motines como el del pasado lunes, el Cereso no da información a las familias de quiénes están heridos, quiénes están involucrados, ni cómo se presentaron los hechos, y criticó que las autoridades minimicen la situación al declarar que "no hubo muertos".

Por todo lo anterior, Vera López expresó la necesidad de trabajar en la dignidad de las personas internas, pues se supone que el Cereso es para tener una recuperación, y no al contrario.

Calificó esto como injusto, mientras que "la burocracia mexicana se come nuestros impuestos en lujos, bonos, en salarios exorbitantes, en casas orobos".

El obispo de Saltillo pronunció también que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila debe participar a fondo en estos temas y tener visitas más seguido. Y es que ayer el órgano descartó enviar personal al lugar al considerar que no existían garantías de seguridad.

"Debería haber justicia dentro del Penal. No están trabajando en Derechos Humanos para estar de niños bonitos, saben los riesgos que corren, imagino que tiene salarios que implican el riesgo que tienen que correr", concluyó.

`Son tarea del Estado carencias delCereso'

El Estado debe tomar responsabilidad por la situación de los penales en Coahuila ante las carencias que se viven al interior de los mismos, a fin de dar solución a las problemáticas que los asedian, consideró el padre Robert Coogan, encargado de la Pastoral Penitenciaria.

En el caso del Saltillo, explicó que el Gobierno le ha restado atención, mientras que le ha cargado la responsabilidad al director Miguel Angel Rosales Saucedo, quien consideró ha hecho un buen trabajo a juzgar con el poco apoyo que recibe, según el sacerdote.

"Hemos detectado que antes de ingresar los internos llegan golpeados. Los daños son causados por las policías estatales, las municipales los Groms, especialmente. Cuando son golpes muy fuertes los guardan, los esconden para que ésto no se vea y luego ya los meten a la cárcel", pronunció.

En contraste, reconoce al personal como celadores y custodios con una buena actitud, de quienes dice están conscientes de su actuar.

Calificó como un error que hayan confiscado las parrillas que los muchachos utilizaban para cocinar, identificó como uno de los mayores problemas la falta de agua, lo cual tiene un trasfondo importante.

Y es que el pozo que abastece el Cereso Varonil de Saltillo, señaló Coogan, se está secando, por lo cual el suministro va a la baja. Esto ha obligado a comprar pipas y llenar varios toneles, pero si se acaba no hay más. Esto afecta tanto en la higiene personal como en el drenaje que a veces tiene mal funcionamiento.

En el tema de la salud, el presbítero indicó que si bien ahora ya hay un doctor de cabecera, durante más de un año no lo hubo, lo cual complicaba la atención.


"Debería haber justicia dentro del Penal. No están trabajando en Derechos Humanos para estar de niños bonitos"..

Raúl Vera obispo de Saltillo.