Víctimas de abusos sexuales cometidos por policías estatales, municipales y federales en San Salvador Atenco se abrazan, tras informar sobre la audiencia de la CIDH en Washington. Foto: La Jornada
La Jornada
Tras audiencia de la CIDH en Washington, en la que autoridades de Edomex dijeron que ya se investigó y sentenció a responsables, las querellantes por las torturas y agresiones en 2006 consideraron la respuesta "una burla"
México, DF. Los actos de tortura sexual y las agresiones cometidas por diversos agrupamientos de policía contra decenas de mujeres en la comunidad de San Salvador Atenco, ocurridas los días 3 y 4 de mayo de 2006, no pueden olvidarse mediante una "solución amistosa", como propone el gobierno mexicano, pues las agresiones no fueron responsabilidad de unos cuantos funcionarios, sino del Estado mexicano en su conjunto, afirmaron representantes de las víctimas.

Luego de participar en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la ciudad de Washington, Bárbara Italia Méndez leyó una carta en donde rechaza la solución propuesta por el gobierno del país -consistente en una disculpa pública y el ofrecimiento de becas y terapias sicológicas-, puesto que ello no les garantiza la reparación del daño ni el acceso a la justicia.

Durante la sesión en la capital estadunidense, Miguel Angel Contreras, procurador del estado de México, afirmó que las autoridades de dicha entidad sí investigaron y sentenciaron a los responsables, y ofreció a las víctimas "caminar juntos" para alcanzar una solución.

Frente a ello, algunas de las mujeres demandantes, acompañadas por abogados del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, subrayaron que la respuesta del gobierno mexiquense es una "burla" y anunciaron que van a continuar con su demanda hasta que el caso sea admitido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.