Mundo- Europa

- Europa

Tania Nijmeijer, la holandesa seducida por las FARC

Una vez que abandonó la carrera de filóloga, la joven políglota (habla seis idiomas), decidió, en torno a finales de 2002, entrar al grupo guerrillero con el apodo de "Eileen".

Por:  

miércoles, 13 de octubre del 2010

  • Tania Nijmeijer es la única europea que milita en esa formación guerrillera. Foto Especial
Amsterdam, Holanda.- ¿Qué tiene que ver Miguel de Cervantes con la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)? A simple vista, absolutamente nada.

Sin embargo, la holandesa Tania Nijmeijer, única europea que milita en esa formación guerrillera, filóloga hispánica de formación, intentó buscar la respuesta cuando en 1998 se adentró por pimera vez en la densa selva colombiana de Pereira y, poco después, quedó seducida por el presunto "ideal" de las acciones armadas.

Hoy, el vicepresidente del país sudamericano, Angelino Garzón, ha vuelto a pedirle algo que parece, hoy por hoy, una quimera: que abandone las armas. Y es que, desde el lunes, cuando se supo que Tania no había muerto en el ataque del ejército colombiano que acabó con la vida del líder de las FARC "Mono Jojoy", el vicepresidente de Colombia no sabe ya cómo pedir a la joven que se aparte de las "garras de la guerrilla".

La primera vez que la abrazó formalmente fue en 2001, en un arrebato a medio camino entre el idealismo y una visión romántica y deformada de los movimientos armados latinoamericanos de los años 70, que estudió bien durante su carrera en la universidad de Groninga, en el norte de los Países Bajos.

"Tania entrégate. No te pasará nada. Si abandonas las FARC y te entregas, podrás contar con todo el apoyo del pueblo y de la población de Colombia", declaraba este mismo lunes el vicepresidente de Colombia al canal de la televisión pública holandesa NOS.

Pero Nijmeijer, de 32 años, experta en literatura española del Siglo de Oro, sigue haciendo oídos sordos. Las últimas fotografías que se han visto de ella, hace varias semanas, la muestran bailando, vestida con el uniforme militar verde y marrón de camuflaje y aparentemente disfrutando de su aventura guerrillera.

Nijmeijer parece gozar su pertenencia al grupo nacido en 1964, originalmente de ideologia marxista-leninista, pero que a juicio de Bogotá se ha convertido en una mera organización criminal.

Y los esfuerzos diplomáticos de Colombia por desenganchar a la holandesa de la actitividad armada de las FARC parecen condenados al fracaso. Mientras su familia guarda silencio y no quiere hablar con la prensa, ella misma ha confesado en varias ocasiones ser una admiradora de las grandes ex figuras de las FARC como Pedro Antonio Marín, alias "Manuel Marulanda" (o "Tirofijo"), fallecido en 2008.

No obstante, el vicepresidente colombiano hizo hoy un nuevo intento, al pedir al eurodiputado holandés Hans Van Balen, del partido liberal de derechas VVD, en el nuevo gobierno de coalición de lo Países Bajos, que ayude a Bogotá en el esfuerzo para que la holandesa deje su militancia guerrillera.

Ha sido el propio Hans Van Balen quien ha dado a conocer la noticia, recogida por la agencia de prensa holandesa ANP y por varios rotativos digitales holandeses. "Las FARC quieren usar a la holandesa como instrumento para darse a conocer y transmitir su mensaje a escala internacional", asegura hoy el periódico "De Volkskrant".

Poco importó a Nijmeijer que las FARC, con cerca de 8.000 integrantes, según algunas fuentes, figuren como grupo terrorista para multitud de países, entre ellos Estados Unidos, aparte de para la Unión Europea (UE).

Una vez que abandonó la carrera de filóloga, la joven políglota (habla seis idiomas), decidió, en torno a finales de 2002, entrar al grupo guerrillero con el apodo de "Eileen".

Gracias a que destacó como hábil traductora, un amigo de la JUCO (Juventud Comunista Colombiana) la puso probablemente en contacto más directo con las altas esferas de las FARC, donde ya ese año comenzó a participar en acciones de guerilla urbana en Bogotá, aunque no en hechos sangrientos.

Gracias a sus habilidades lingüisticas hizo de intérprete en 2003 entre tres rehenes estadounidenses y los comandantes de la FARC. Poco después de ser liberados, en un operativo militar de las fuerzas de seguridad del Estado colombiano, los estadounidenses la describieron como "visceralmente anti-norteamericana, fría, calculacora y muy disciplinada".

Y mientras no combate con las FARC, la holandesa, según informaciones de la prensa de su país, se dedica a dar clases de inglés a los guerrilleros.

¿Dónde sucedió?