Foto: Archivo Vanguardia
La Jornada
Realiza México un programa para tratar este grave problema. Es la principal adicción en el país, señala el titular de Salud
Ciudad de México. El abuso en el consumo de alcohol es el primero de los 25 factores de mayor riesgo para la salud. Es causa de muerte por accidentes de tránsito y cirrosis; además, está vinculado con violencia intrafamiliar y trastornos mentales, aseguró María Elena Medina Mora, directora del Instituto Nacional de Siquiatría Ramón de la Fuente.

Todavía más grave es la decisión de las familias de ocultar el problema. Cuando alguno de sus integrantes cae en alguna adicción a drogas ilegales transcurren unos tres años antes de que decidan hablarlo y enfrentarlo; pero si se trata de alcoholismo, pueden pasar 20 años sin que el tema sea reconocido por los parientes.

Entonces, el primer reto es eliminar el estigma que existe en torno al consumo excesivo de bebidas embriagantes. Las personas deben reconocer que es una enfermedad, se puede prevenir y también tratar, a fin de que el afectado logre su rehabilitación. Sin embargo, advirtió la experta, en países de América Latina, alrededor de 70 por ciento de los alcohólicos nunca recibe tratamiento.

Para el sistema nacional de salud este es uno de los asuntos pendientes desde hace varios años. En breve se presentará un programa nacional para enfrentar este grave problema. Medina Mora indicó que la idea es que las acciones tengan un alcance similar a las de la política antitabaco.

En el caso del alcohol, existen otras condicionantes, reconoció, así como múltiples intereses, principalmente de orden económico.

Hasta ahora, lo que se ha podido hacer es restringir la publicidad de bebidas alcohólicas, campañas de información sobre riesgos de conducir bajo los efectos del alcohol y estrategias como el alcoholímetro, que entre 2009 y 2010 contribuyó a la disminución en 19 por ciento de las muertes en carreteras durante los meses julio y agosto, señaló el secretario de Salud, José Angel Córdova Villalobos.

Tras seis años de aplicación en el Distrito Federal, el programa de revisión nocturna de conductores, en fines de semana, ha permitido disminuir 40 por ciento los fallecimientos por accidentes. La meta del gobierno federal es que la misma estrategia se lleve a más de 100 ciudades de la República.

El alcohol está presente en la mayoría de accidentes de tránsito en los que participan individuos jóvenes. De hecho, esta es la principal causa de muerte en ese sector de la población.

En entrevista, Medina Mora advirtió que pese al impacto que el alcoholismo tiene en la salud y la vida de los individuos, no se le reconoce socialmente como un problema. Sin embargo, afecta a 6 por ciento de la población, mientras que la adicción a drogas ilegales está presente en 0.6 por ciento de los mexicanos.

El programa nacional incluirá sanciones para quienes vendan alcohol a menores de 18 años de edad, así como cuando se incumplan disposiciones reglamentarias en torno a conducir bajo efectos de bebidas embriagantes. México seguirá los lineamientos dictados por la Organización Mundial de la Salud en esta materia.

Al respecto, Córdova Villalobos reconoció que el tema es controvertido, porque hay muchos intereses. Debemos luchar, ya que la principal adicción en México es el alcoholismo, incluso por encima de cualquier droga pesada.

Medina Mora comentó sobre algunas de las acciones preventivas que forman parte de la estrategia nacional. Se mantendrán las que promueve el Centro Nacional para la Prevención de Accidentes (Cenapra) y habrá otras en el ámbito de la clínica. Con este mecanismo es posible reducir hasta 22 por ciento el problema, explicó.

La directora del instituto mencionó que se buscará realizar tamizajes entre menores de edad, a fin de identificar a aquellos que se hayan iniciado en el consumo de bebidas embriagantes. La idea es detectarlos e intervenir con una perspectiva de protección.