México- Seguridad

- Seguridad

San Miguel de Allende: Azotada por la violencia

Impacta al turismo y a inmobiliarias la difícil situación

Por:  

lunes, 27 de septiembre del 2010

  • Casas. Miles de casas se encuentran en venta en esta ciudad, debido a la violencia del crimen organizado

MÉXICO, DF.- San Miguel de Allende es una de las ciudades con más estadounidenses fuera de EU y de mayor importancia cuando hay elecciones para Presidente en ese país.

También hay un dato lúgubre: desde esta parte de México se repatrían más restos de estadounidenses que desde zonas donde tienen conflicto bélico. El rango de edad lo explica en su mayoría; miles vienen a vivir sus años de retiro a esta ciudad.

En el último lustro, San Miguel de Allende fue testigo de algunos crímenes y escándalos que alcanzaron espacios en medios nacionales e internacionales. El más reciente fue las declaraciones hechas por el empresario Eduardo García Valseca en septiembre de 2009, cuando en una entrevista concedida a CNN exigió al gobierno de Felipe Calderón que combatiera "la plaga" de secuestros en México como lo hace contra los narcos. De hecho aseguró "el G obierno al no solucionar el problema, era parte del problema". El empresario fue secuestrado el 13 de junio de 2007, en esta ciudad y liberado el 24 de enero de 2008.

En julio de 2008, en un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se enlisto a la ciudad como uno de los municipios de Guanajuato donde la autoridad ejercía "el grado extremo de abuso de poder", es decir, tortura.

Entre julio de 2005 y febrero de 2006, la comunidad extranjera de la ciudad fue alertada pues cinco mujeres de entre 50 y 60 años de edad, cuatro estadounidenses y una inglesa, fueron víctimas de abuso sexual. El presunto agresor fue arrestado.

Con el fin de la minería en casi todo Guanajuato, esta localidad a inicios del siglo XX estuvo a punto de convertirse en un pueblo fantasma. No hay registros de qué fue lo que la salvó del abandono, pero lo que refieren algunas fuentes es que este sitio se volvió popular entre los estadounidenses en la década de los años 50 debido a que su famoso Instituto Allende era una de las entidades educativas acreditadas por el sistema educativo de Estados Unidos y muchos jóvenes estudiantes vinieron a ella a formarse. Muchos la vieron como buena opción para una vida en retiro, lejos de los crudos inviernos del norte.

Actualmente viven 140 mil personas y sólo la cabecera municipal cuenta con poco más de 60 mil habitantes, de los que alrededor de 12 mil son extranjeros.

El desarrollo inmobiliario más fuerte de San Miguel de Allende sucedió entre 2006 y 2009, cuando se tuvo registro de 34 proyectos que agregaron al parque de vivienda mil 405 unidades en ese lapso.

 

Violencia les pega

Caminar por cualquier calle de esta localidad ofrece un panorama poco común. Los letreros de venta de casi mil 400 propiedades de todo tamaño y estilo en la ciudad hacen parecer que muchos huyen.

Esta cuantificación considera sólo aquellas casas que se venden a través de desarrolladoras y corredurías inmobiliarias formales, por lo que podrían ser más de 3 mil las que estén disponibles, de acuerdo con expertos.

"Sí hay sobreoferta de propiedades y en consecuencia una baja generalizada de precios de entre 20% y 40% en relación a los precios que aquí se podían hallar hace 24 meses. Esta situación fue propiciada por la excesiva difusión de la violencia que se vive en México", afirmó Carlos Acuña Ortiz, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios (AMPI), sección San Miguel de Allende y que agremia a una docena de firmas de correduría.

Esta sobreoferta está integrada por más de 700 inmuebles usados en reventa, mismos que años atrás adquirieron extranjeros -estadounidenses sobre todo-, atraídos por la ola de inversión inmobiliaria.

En cuanto a vivienda nueva, al cierre de julio pasado había 516 unidades disponibles cuyos valores oscilan entre los 120 mil y los 600 mil dólares; las más demandadas con las que se acercan al precio piso. De acuerdo con los ritmos de ventas de los últimos 18 meses, de entre 10 y 12 unidades mensuales, estas viviendas se venderán en cuatro o cinco años, cuando ya deberían haberse vendido.

En ambos segmentos de mercado, el de vivienda nueva y usada, el comportamiento de la demanda cambió en el segundo trimestre de 2008, seis meses después del crack hipotecario en Estados Unidos. Antes de ese acontecimiento, ocho de cada 10 compradores eran estadounidenses, canadienses y algunos europeos. El resto eran mexicanos y de otras 36 nacionalidades, según el despacho inmobiliario Softec.

De acuerdo con el rango de precios que se analice, esta mezcla se modificó a 50% de clientes foráneos (ahora procedentes de Canadá) y 50% nacionales; en el caso de la Vivienda Residencial Turística (VRT) de menos de 200 mil dólares, la mezcla de la demanda es de 80% mexicanos y 20% extranjeros.

¿Dónde sucedió?