Sociedad- Salud

- Salud

Respalda IMSS leyes que protegen a los no fumadores

México.- El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Juan Molinar Horcasitas, afirmó que este organismo apoya de manera decisiva la ley antitabaco a nivel nacional y local.

Por:  

lunes, 07 de abril del 2008

    Al término de la Inauguración del III Foro Nacional de Combate a las Adicciones, señaló que 3.5 millones de mexicanos han consumido alguna vez una sustancia de distribución ilícita, y siete por ciento bebe alcohol de uno a cuatro días a la semana.

    Sin embargo, el tabaquismo es una de las enfermedades más serias que puede padecer una persona, pues los costos para la persona y a la sociedad son muy altos, añadió en entrevista en el acto organizado por la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC).

    Molinar Horcasitas llamó a los fumadores a dejar de consumir cigarros y puros para que respeten la Ley de Protección a la Salud de los No Fumadores.

    Para el IMSS, enfatizó, los daños y costos que provocan las enfermedades relacionadas con el consumo de cigarros "en toda la sociedad son sumamente altos, por eso debemos reducir el consumo del tabaco tanto de los fumadores como de quienes los rodean".

    Aseveró que con la aplicación de la legislación antitabaco se podrá evitar la muerte de muchas personas, además de que "puedo asegurar que todos vamos a vivir más felices si reducimos el consumo del tabaco".

    No obstante reconoció que es necesario que todos los sectores de la sociedad trabajen de manera conjunta en el combate de las adicciones, las cuales reducen la calidad de vida de la clase trabajadora.

    Refirió que el tabaquismo y el alcoholismo afectan de manera importante el trabajo de los mexicanos, pues no sólo merma la calidad de vida de quienes las padecen sino también las de sus familias y de la sociedad en general.

    Molinar Horcasitas indicó que en el Seguro Social se aplica de manera estricta esa ley, porque se mantiene la política de tener una institución libre de tabaco.

    Alertó que el consumo del alcohol, drogas y tabaco son un factor que incide de manera importante en la desintegración familiar, por lo tanto es necesario que toda la sociedad sume esfuerzos para atacar esos males.

    De acuerdo con la última encuesta sobre adicciones, refirió, siete por ciento de la población toma bebidas alcohólicas entre uno y cuatro días a la semana, y de ese porcentaje uno de cada cuatro bebe al menos cinco copas.

    Mencionó que de acuerdo con ese estudio 3.5 millones de mexicanos han consumido alguna vez en su vida una sustancia de distribución ilícita.

    Por ello, prosiguió, es sumamente importante unir esfuerzos para atacar este problema y esto puede empezar con la difusión de los daños que puede provocar en la salud el consumo de drogas y alcohol.

    "La incidencia de enfermedades crónicas y los accidentes de trabajo tienen alguna vinculación con el uso de sustancias prohibidas y al final de cuentas afectan el desarrollo de la familia", advirtió.