La Jornada
Exigen garantías para retornar a Copala
Oaxaca, Oax. Los indígenas triquis desplazados de San Juan Copala, pertenecientes al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui-Independiente (MULT-I), reinstalarán este martes su campamento en el palacio de gobierno ante la falta de condiciones para regresar a su comunidad, informó su vocera, Reyna Martínez Flores.

Dijo que los desplazados marcharán desde el crucero de las carreteras a Huajuapan de León y Tlaxiaco, en inmediaciones de Yucudaa, municipio de San Juan Teposcolula. Explicó que sus compañeros determinaron volver a la capital ante las condiciones que durante una asamblea general efectuada el sábado pasado impuso el agente municipal de San Juan Copala, Julio Martínez Ramírez, vinculado con la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), de filiación priísta, y con el "pistolero y asesino" de esa organización Antonio Cruz García, conocido como Toño Pájaro.

"Nos pedían firmar una carta compromiso y retornar de manera paulatina cada 15 días, y eso no lo podemos tolerar", señaló. Destacó que los triquis desplazados no pueden aceptar las condiciones de Toño Pájaro, acusado de ser uno de los principales autores de los crímenes en la zona. Martínez Flores añadió que en la marcha de Yucudaa a esta ciudad los triquis exigirán al gobierno estatal garantías de seguridad para su retorno.

A su vez, el presidente de la Defensoría para los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Heriberto Antonio García, reconoció que no se pudo llegar a un acuerdo el sábado, pero consideró que continúan abiertas las posibilidades de dialogar.

"Nos parece adecuada la propuesta del retorno paulatino de cinco familias cada semana, ya que es un número importante de personas, y con ello también se estaría dando cumplimiento a las medidas cautelares dictadas por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos", señaló.

Expuso que el organismo a su cargo se mantiene a la expectativa y buscará consensos, además de que observará de cerca para evitar que se violen las garantías individuales de cualquiera de las partes.

Por otra parte, la administración estatal informó en un comunicado que el diálogo en San Juan Copala es un "intento serio" por acercar las posiciones de las partes interesadas en solucionar un conflicto que ha llevado dolor y atraso social y económico a la zona triqui.

Consideró que se deben redoblar esfuerzos para continuar con este proceso en un ambiente de civilidad y paz, y que se generen condiciones para un retorno seguro y digno de las 135 personas beneficiarias de las medidas cautelares dictadas por la CIDH.

Adelantó que en tanto concluye el proceso de conciliación, esta semana se iniciarán en 32 localidades obras de infraestructura, salud y educativas, a fin de impulsar el desarrollo social y económico de la zona triqui baja.