Sociedad- Educación

- Educación

Reforma educativa: Maestros al grito de guerra.

Este año, los profesores celebrarán de manera muy diferente el Día del Maestro; sus inconformidades con las modificaciones a la Constitución se han agudizado, sobre todo en el sur de México. ¿De qué trata esta reforma y qué es lo que los docentes reclaman?

Por:   Laura Luz Morales

miércoles, 15 de mayo del 2013

  • Fotos: Vanguardia-Archivo

Saltillo.- Este año se celebrará un Día del Maestro muy diferente. Los profesores han cambiado las aulas por las calles y algunos los pizarrones por palos y piedras. Es una situación que ya registra la Historia de México. En 2013, se desataron agudas protestas magisteriales en contra de dos palabras conflictivas, con las que nadie parece ponerse de acuerdo: reforma educativa.

¿Qué propone esta reforma? ¿Qué ha provocado el descontento de miles de maestros en el país? ¿Qué encuentran los profesores innegociable, que los ha llevado a manifestarse de manera imponente en algunos estados como Guerrero, Michoacán o Oaxaca?

El detonante ha sido la aprobación y promulgación de la reforma educativa, una serie de cambios realizados a los artículos 3° y 73° de la Constitución Mexicana. Estas modificaciones, consideran los docentes, ponen en peligro su trabajo y están muy lejos de proponer una reforma educativa real, que plantee cambios en el modelo educativo y no sólo en el ámbito laboral.

¿Qué es, para los maestros, la reforma?

"La última reforma que se tuvo en educación fue en el 2006, que es cuando se cambian la programación, los contenidos, la forma en cómo vamos a calificar a los alumnos, ésa es una reforma para nosotros, porque estamos cambiando nuestra forma de trabajr frente al grupo", comenta Miguel Carrillo, profesor de secundaria y miembro del Sindicato en Coahuila. "Esa vez cambian las cargas de horarios, los contenidos que vas a manejar, los enfoques, qué es lo que se busca que aprendan los alumnos, cambian los objetivos, pues preescolar tiene ciertos propósitos, primaria tiene otros y en secundaria buscamos otros.

"Ésas son las condiciones que nosotros conocemos como una reforma, porque es lo que realmente nos impacta, lo que nosotros tenemos que hacer como docentes frente a los alumnos, y lo que nos está pidiendo la Federación que obtengan nuestros alumnos. Ésa es una reforma".

Pero según comenta Carrillo, las modificaciones propuestas por el gobierno de Enrique Peña Nieto se enfocan mucho más al esquema laboral, por lo que los docentes no pueden considerarla una reforma integral.

"No están reformando ninguno de los contenidos ni están modificando la cantidad de horas que vamos a tener, ni están modificando los horarios de clases, se está enfocando más a lo que hace uno como docente en cuestión de resultados, pero eso no es una reforma educativa porque va más hacia lo laboral. Por ello la inconformidad que se está manifestando".

La inconformidad

La reforma educativa fue aprobada en diciembre de 2012 por el Congreso de la Unión. En febrero pasado, Peña Nieto la promulgó y el conflicto en serio se desató. Y es que esta reforma contempla la evaluación obligatoria a los maestros, y de sus resultados dependerá su permanencia dentro del sistema educativo nacional. Además, las modificaciones contemplan la creación del Servicio Profesional Docente y el otorgamiento de autonomía al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

"La ley reglamentaria fijará los criterios, los términos y condiciones de la evaluación obligatoria para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio profesional con pleno respeto a los derechos constitucionales de los trabajadores de la educación", indica el artículo 3° constitucional.

Esta precisa modificación es la que causa preocupación a los maestros mexicanos, pues aseguran que su trabajo correrá riesgo dependiendo de una evaluación, y no de todo lo que circunscribe su labor en las aulas.

"La postura como sindicato que tenemos aquí en el norte de México es el hecho de buscar los tres o cuatro acuerdos que se han estado manejando desde que se empezó a manejar la reforma educativa, principalmente lo de la permanencia", continúa Carrillo, "las evaluaciones nunca se han negado, pero el que te quieran estar condicionando en base a las aplicaciones de exámenes es lo que  causa inconformidad".

Después de realizarse las modificaciones constitucionales, el Congreso deberá aprobar la nueva ley reglamentaria, que será la que defina cómo funcionará la reforma educativa y, por lo tanto, las evaluaciones.

El periódico el Universal publicó un borrador de dicha ley, donde explica que el artículo 47 del anteproyecto propone una evaluación obligatoria y periódica a los docentes, que se realizaría al menos cada cuatro años, y que los profesores contarán con tres oportunidades para aprobarla. 

Al no aprobar la primera evaluación, los profesores deberán acudir a programas de regularización y después presentar por segunda ocasión el examen. Lo mismo sucederá de reprobar la segunda evaluación.

"Quien no se incorpore a los programas de evaluación o no alcance un resultado suficiente en la tercera evaluación que se le practique, será separado del servicio público sin responsabilidad para la Autoridad Educativa o el Organismo Descentralizado, según corresponda", señala el borrador.

La posibilidad de perder el trabajo en base a esta evaluación ha desencadenado preocupaciones generales entre los maestros, sin embargo han sido los estados de Guerrero, Oaxaca y Michoacán los que han protestado con manifestaciones cada vez más violentas, bloqueando autopistas y hasta tomando las diversas sedes del Congreso.

En Coahuila, según explica Carrillo, el Sindicato de Trabajadores de la Educación de la Sección V espera llegar a acuerdos con la Federación en los puntos que se discuten.

"Son condiciones muy diferentes en cuestiones sindicales. Nosotros estamos en la Sección V y en aquellos estados se están manejando por una Coordinadora (Nacional de Trabajadores de la Educación), entonces las exigencias de los sindicatos son muy distintas", explica.

"Hasta donde yo tengo entendido, el Sindicato aquí en Coahuila está esperando ver a qué tipo de negociación se va a llegar por parte de la Federación con respecto a lareforma educativa, que sería básicamente el aspecto de que no esté condicionado tu trabajo en base a los resultados de un examen nada más, que es la inconformidad que tenemos la mayor parte de los afiliados al Sindicato".

Un problema de raíz

Miguel Carrillo dice que no se puede comparar la situación en la que practican su labor los docentes del sur de México con los del norte, lo que demuestra que la educación en el país se vive e imparte de manera desigual.

"Yo no puedo comparar las condiciones ni los sueldos ni las prestaciones que tengo yo acá en el norte, con las condiciones ni los sueldos ni las prestaciones que tienen allá en el sur, son situaciones, se podría decir, completamente contrarias".

A su ver, en México es difícil llegar a acuerdos porque no existe un entendimiento directo de las problemáticas reales.

"Las personas que están inmersas en la educación, desgraciadamente nunca han sido maestros, nunca han estado frente a un grupo. No dudo que tengan la capacidad de manejar este tipo de cargos, pero donde la mayor parte de los maestros tenemos la duda, es en que tengan la capacidad de entender los problemas a los que nos enfrentamos frente a grupo, en el día con día".

Explica que la labor docente no sólo se limita a los conocimientos ni a impartir una materia específica: "Nosotros tenemos que ser papás, mamás, psicólogos, enfermeros", y reconoce que los problemas sociales se relacionan con la educación."Nosotros, sinceramente, estamos capacitados para dar lo que es nuestra materia, estamos capacitados para conocer un poco lo que es el comportamiento de los jóvenes. Y eso es lo que realmente no ven los mandos superiores, se les hace fácil porque a lo mejor no conocen las situaciones en las que trabajamos nosotros día con día".

Involucrar a los padres

Carrillo considera que por la diferencia de criterios entre gobierno y profesores, es difícil coincidir y llegar a un acuerdo. Recomienda incluir a los padres de familia en las decisiones.

"Estoy seguro que el 98 por ciento de los padres de familia de toda la República no conocen el artículo 3°, que es en donde se están llevando a cabo las reformas. Entonces, si no lo conocen, ¿cómo van a poder saber si están del lado de unos o de otros? Los padres de familia deberían checar el artículo 3°, checar lo que se está reformando, para que decidan si los va a perjudicar o no". 

El dato

- La reforma educativa se presentó como parte del Pacto por México.

- Fue aprobada en diciembre de 2012 por el Congreso de la Unión.

- Fue promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto en febrero pasado.

- La reforma contempla la evaluación obligatoria a los maestros, la creación del Servicio Profesional Docente y otorga autonomía al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

- Se modificaron los artículos 3° y 73° de la Constitución Política Mexicana.

- Ahora se trabaja en la ley reglamentaria, que determinará cómo se aplicará en operaciones la reforma, incluidos los procesos de evaluación a los maestros. 

- En el borrador de dicha ley, hasta el momento, se contemplan tres oportunidades para que los docentes aprueben la evaluación y no pierdan su trabajo.