Foto: Vanguardia/Especial
La Jornada
La mayoría, mujeres casadas, con hijos y dedicadas al hogar, dicen
México, DF. Las secretarías de Educación Pública y del Trabajo y Previsión Social refutaron el reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de que en México hay 7 millones 226 mil 680 jóvenes que no estudian ni trabajan -llamados ninis-, al sostener que la mayoría de éstos, es decir, 78 por ciento, son mujeres jóvenes casadas, con hijos y dedicadas a los quehaceres del hogar.

Aseguraron que ese fenómeno alcanza su máxima cifra en el estado de México, gobernado por Enrique Peña Nieto, con casi un millón de jóvenes en esa situación.

En un comunicado conjunto apuntaron que, de hecho, esa población "viene decreciendo históricamente", al pasar de casi 35 por ciento en 1990 a cerca de 20 en 2010, aunque no detallaron el número total de jóvenes que estarían, según sus informes, en dicha circunstancia. Tampoco aludieron a los 285 mil que el gobierno federal reconoció el año pasado como la cifra válida.

Al centrar su argumento en que la mayor parte de la cifra reportada por la OCDE son mujeres y dos de cada tres están dedicadas a los quehaceres de sus hogares, manifestaron que esa "situación revela un acceso desigual a la estructura de oportunidades entre hombres y mujeres, y se vincula a patrones culturales según los cuales el matrimonio y la maternidad siguen constituyendo opciones casi únicas de los proyectos e historias de vida de un número significativo de mujeres".

Así, apuntaron, esa problemática no es una "condición permanente", sino "dinámica", y existen diferencias importantes por regiones: la proporción varía de 17.6 por ciento en Colima a 30.4 en Tabasco.

En términos absolutos, el nivel máximo se reporta en el estado de México y el mínimo en Baja California Sur, con alrededor de 30 mil jóvenes.

Añadieron que 84 por ciento de jóvenes que "están buscando empleo y 55 por ciento de los que no estudian ya tienen experiencia laboral previa. Por tanto, no han permanecido inactivos o desocupados durante su juventud".

Después de enumerar las acciones para los jóvenes, defendieron la reforma a la Ley Federal del Trabajo para propiciar, según las dependencias encabezadas por Alonso Lujambio y Javier Lozano, el acceso de los jóvenes a puestos de trabajo "adecuadamente remunerados".