Rajoy se comprometió a hacer "todo lo posible" para evitar una ola de suicidios.
Madrid, España.- El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, aseguró que actuará con rapidez para evitar el drama de los suicidios a causa de los desahucios en su país, en una entrevista que publica hoy el diario "La Nación" de Argentina.

Rajoy se comprometió a hacer "todo lo posible" para evitar una ola de suicidios, como el cometido la semana pasada por una mujer cuando iba a ser desalojada de su hogar.

"Sentí lo que sentiría cualquier persona que tenga un mínimo de sentimientos: una enorme tristeza, una gran preocupación y una importante desazón. Esperamos presentar, junto con la oposición, un paquete de medidas para evitar que esto se vuelva a repetir", declaró.

El jefe del gobierno español prometió proteger a las familias en situación de exclusión social para que no sean desalojadas de sus casas. "Si hay que cambiar la ley hipotecaria, se cambia. Hay que poder renegociar las deudas y que nadie pierda la casa", subrayó.

Rajoy negó sin embargo que su gobierno dé una mayor asistencia a los bancos que a la gente: "Nosotros lo que hicimos fue nacionalizar a tres instituciones, y eso más que ayudarlas es hacerlas del Estado. No se trata tanto de ayudar a los bancos, sino de ayudar a la gente. De lo que se trata es de que todo el mundo tenga seguros sus depósitos y sus ahorros, que los acreedores de los bancos puedan cobrar y de que los accionistas no se vean perjudicados".

Admitió además su preocupación por el clima de descontento social y el aumento de la violencia en las calles.

"Es verdad que no llevamos ni un año y hemos tenido dos huelgas generales y muchas manifestaciones. Yo entiendo el malestar de la gente y no vivo de espaldas a la realidad. Este gobierno ha tenido que tomar decisiones muy difíciles, como subir los impuestos, que vamos a volver a bajar en cuanto la situación mejore, ya que no creo en eso", aseguró el dirigente del Partido Popular (PP).

Respecto del futuro, reconoció que su país vive momentos difíciles y que "no tiene ningún sentido ser optimista", pero auguró que "las cosas van a ir mejor el año que viene".

"Hay datos que nos aconsejan ser no optimistas, porque no tiene ningún sentido ser optimista, pero sí podemos decir que las cosas van a ir mejor el año que viene, y que los efectos de las reformas se van a notar", aseguró.

"Creemos que, en 2014, España va a tener crecimiento económico y éste es un dato muy importante", destacó el anfitrión de la próxima XXII Cumbre Iberoamericana en Cádiz.

Rajoy rechazó en tanto el reclamo independentista de Cataluña, al asegurar que "el mundo no va por ahí: hoy se trata de borrar fronteras, no de imponerlas". "Al final se impondrá el sentido común, no le quepa la menor duda", señaló.

Al ser consultado qué ocurriría si ganara el "sí" en el referéndum catalán, aseguró que España "es el pueblo de Europa que lleva más tiempo viviendo juntos". "Creo que no merece la pena adelantarse a acontecimientos que no van a suceder", afirmó.