Sociedad- Arte

- Arte

Pornografía y Holocausto, al descubierto

Alemania estrena documental de libros y cómics israelíes de los años 60 que muestra el sadomasoquismo entre presos y nazis

Por:  

martes, 28 de diciembre del 2010

  • Alemania estrena documental de libros y cómics israelíes de los años 60 que muestra el sadomasoquismo entre presos y nazis. Foto: Especial

BERLIN.- Las salas de cine alemanas estrenan estos días Pornografie und Holocaust, un documental del israelí Ari Libsker sobre los "Stalag", libros y cómics israelíes de los años 60, cuyas escenas de sadomasoquismo entre presos y nazis reflejan las secuelas del horror transformadas en fantasías sexuales.

Oficiales nazis, arias, provocativas y semidesnudas, mostrando el látigo a confinados de los campos de exterminio que no parecen estar al borde de la inanición, sino robustos y pletóricos de energías: estas son algunas de las imágenes que recoge el filme de Libsker, alternadas con entrevistas a historiadores y expertos.

"Es la primera vez que el filme se muestra en Europa y Alemania, por su historia, es el país donde su exhibición ofrecerá una mayor diversidad de lecturas y reflexiones", explicó Iris Praefke, responsable de la distribuidora y cine Moviemento, en Berlín.

En esa sala berlinesa, exponente de cine "off" y especializada en producciones independientes, del barrio multiétnico de Kreuzberg-Neukölln, se estrena este jueves el filme, de 63 minutos, que asimismo se exhibirá en ciudades como Dresde (este) y Nuremberg (sur).

La película, rodada en 2008, llega a las salas comerciales alemanas, después de haberse proyectado en festivales internacionales -HotDocs de Toronto, en 2008, y el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires, Bafici, de 2009, entre otros-.

Según Praefke, será su primera experiencia europea, puesto que el documental de Libsker hasta ahora sólo se ha exhibido -y sigue en cartelera- en Israel y en Estados Unidos.

"No es un ejercicio para curiosos o que pretenda despertar el 'morbo'. Es un trabajo serio, documentado y apuntalado en mucho material de archivo y horas de entrevistas, no sólo correspondiente a los cómics o al tema de la pornografía", indicó Praefke.

Así, junto a los carteles y portadas de libros representando juegos o humillaciones sexuales entre nazis de ambos sexos y presos -asimismo, de ambos sexos-, se incluyen imágenes del proceso a Adolf Eichmann en Jerusalén, en 1961.

Eichmann, artífice de la deportación de millones de judíos desde los guetos hacia los campos de concentración y exterminio, fue el único gran responsable del nazismo ajusticiado y ejecutado en Israel tras su captura en Buenos Aires por el Mossad, el servicio secreto israelí.

Su proceso coincidió con el lanzamiento de esos libros y cómics en editoriales israelíes, a los que se bautizó genéricamente como "Stalags", el nombre con que se conoció también a los campos de exterminio nazi, durante el Tercer Reich.

Para Libsker, el juicio al ex jerarca nazi fue la primera confrontación directa de la población israelí, y desde su propio territorio, con las dimensiones del Holocausto.

El cineasta, nacido en 1972 en Haifa (Israel), busca a través de sus entrevistados una relación entre el proceso y la publicación de los cómics, que llegaron a cobrar notable popularidad, y que representan la válvula de escape de una serie de fantasías sexuales sadomasoquistas relacionadas con el horror.

Entre los entrevistados por Libsker se encuentran desde Uri Avneri, líder del movimiento pacifista israelí "Gush Shalom", galardonado con numerosos premios en Alemania por su compromiso con los Derechos Humanos, a periodistas, editores y autores de esos cómics.

Algunos de los autores fueron supervivientes del Holocausto, que perdieron a sus familiares en campos de exterminio, donde estuvieron confinados.

Este es el caso de Eli Keidar, uno de los fundadores del género "Stalag" y entre los entrevistados en el film, cuya madre perdió a toda su familia en el Holocausto.

Para el cineasta israelí, la mera producción de cómics sadomasoquistas podría interpretarse como una fórmula para tratar de superar el horror de lo vivido.

¿Dónde sucedió?