México- Estados

- Estados

Piden desintegrar policía comunitaria en Olinalá, Guerrero

Si bien con el apoyo de la Marina Armada de México se ha mantenido a raya a la delincuencia organizada, los comunitarios incurren en abusos, denunciaron habitantes de esa cabecera municipal

Por:   Milenio

miércoles, 26 de junio del 2013

  • Foto: Vanguardia/ Archivo

Guerrero.- Habitantes de la cabecera municipal de Olinalá solicitaron al gobierno estatal la disolución del grupo de policías comunitarios que opera en dicha demarcación, pues aseguraron que sus integrantes realizan detenciones arbitrarias y que existe el riesgo de una confrontación armada entre los vecinos.

Juan Rendón Mancilla, integrante del Consejo Ciudadano que se integró en el municipio de Olinalá tras el movimiento de autodefensa del 27 de octubre de 2012, denunció que la policía comunitaria opera sin el aval de la población y que más aun, concentra el poder en manos de la coordinadora Nestora Salgado García, lo que ha generado ya varias detenciones arbitrarias.

Lo acompañó Zulma Rodríguez Rosendo, esposa de Eugenio Sánchez González, quien fue detenido por la comunitaria bajo el señalamiento de cometer abigeato, pese a que demostró con documentos que compró de buena fe una cabeza de ganado vacuno.

Eugenio Sánchez fue detenido el 18 de junio y de inmediato se le trasladó a la Casa de Justicia que la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias tiene en El Paraíso, localidad perteneciente al municipio de Ayutla de los Libres.

Además de que el detenido comprobó que la compra de la res fue legal, los comunitarios lo trasladaron y hasta el momento, su esposa no ha podido dialogar con él, por eso promovió una denuncia penal ante la Agencia del Ministerio Público del fuero común, la cual quedó integrada con el número MOT/OLI/038/2013.

También acudió al Ministerio Público federal y presentó la denuncia que quedó asentada en la averiguación PGR/GRO/CHI/V/798/2013, además de que encabezó a un grupo de ciudadanos que acudieron a solicitar la liberación del acusado.

En la conferencia de prensa estuvo presente el matrimonio integrado por Delfina Rodríguez Hernández y Pedro de los Santos Navarrete, quienes sostienen que la coordinadora de la policía comunitaria pretende despojarlos de un predio de más de 27 hectáreas, el cual compraron con varios años de trabajo en Estados Unidos.

La señora Antonia Salmerón se quejó de que su hijo, Pedro Gil Apreza Salmerón, fue detenido por herir de un balazo en la pierna a un vecino de Olinalá. Tampoco se le ha permitido visitarlo para saber en qué condiciones está.

Juan Rendón sostiene que en Olinalá existe mucha inconformidad contra el grupo de la policía comunitaria, por eso planteó la necesidad de que las autoridades intervengan de inmediato.

"Nosotros venimos a prevenir lo que podría ser una desgracia, queremos que miren hacia Olinalá, porque ya son varias las detenciones arbitrarias y no queremos más abusos", apuntó.

Y precisó: "La ciudadanía está a punto de estallar, pero así como nos armamos para sacar a la delincuencia organizada lo podemos hacer frente a la comunitaria".

Indicó que la delincuencia organizada no ha regresado a Olinalá porque se mantiene la Marina Armada de México en esa parte de la Montaña, pero de generarse un roce con la comunitaria procederían a retirarse, lo que los dejaría en estado de indefensión.

"Nosotros somos un pueblo trabajador y pacífico; nos armamos porque ya no aguantábamos a la delincuencia, desgraciadamente a río revuelto ganancia de pescadores, por eso algunos se aprovecharon y generaron otro problema para el municipio", indicó.

Sostuvo que la mayoría de los habitantes de Olinalá prefieren que la seguridad se quede en manos de la Marina Armada y el Ejército, ya que en la cabecera ni hay población indígena, por lo que no aplican los usos y costumbres de las comunidades indígenas.