Andrew Kazantsev junto al dirigible en compañía de uno de sus ayudantes. Foto EFE/AirHES
Un dirigible del tamaño es capaz de extraer y condensar el vapor de las nubes, situadas a dos kilómetros de altura, para conseguir agua y energía eléctrica.
Madrid, España.- ¿Es posible obtener agua pura y energía eléctrica directamente de las nubes, sin contaminar el medioambiente y de una forma rentable y ecológicamente sostenible?. 

El ingeniero ruso Andrew Kazantsev y su equipo están a punto de conseguirlo por medio de un innovador sistema: un aerostato del que cuelga un malla condensadora de grandes dimensiones, la cual absorbe el vapor, lo condensa y lo transforma en gotas de agua, que se precipitan a tierra a través de un conducto.

El tercer componente de esta tecnología denominada AirHES (abreviatura de 'air hydroelectric station', o central hidroeléctrica aérea) es un turbogenerador situado en el suelo, del que puede obtenerse agua fresca y limpia, o bien corriente eléctrica, ambas verdes como las llama Kazantsev,  aunque lo correcto quizá sería blancas, debido a su fuente original.

Para Kazantsev, "la tecnología cloud power (poder de las nubes), consistente en recoger el vapor y canalizarlo a tierra en forma de agua o para transformarlo en energía, podría ser la solución para la hipotética crisis mundial del agua que algunos expertos vaticinan que podría producirse hacia el 2050, si se sigue consumiendo este preciado líquido al ritmo actual, y cuando la demanda de este recurso natural llegue a superar su disponibilidad", según explica. 

"Este sistema también podría ayudar a solucionar los retos ambientales y económicos, que enfrenta nuestro planeta debido al uso masivo y la dependencia para producir electricidad, de combustibles fósiles como el carbón, que podrían acabarse en dos siglos, y también surgidos de la inestabilidad climática, la contaminación del aire y el uso de la energía nuclear, que genera desechos radiactivos y riesgo de accidentes", agrega a Efe Kazantsev.

"AirHES es un globo meteorológico, como los que existen en la actualidad y que pueden subir a miles de metros de altura en el cielo, pero nosotros los dejamos a la altura de las nubes, donde utilizamos una gran "colector", que cuelga del aerostato, y captura la humedad de las nubes que lo atraviesan. El agua recogida se envía a tierra por medio de unos conductos y la presión que acumula al descender sirve para generar energía eléctrica mediante  un turbogenerador", explican desde la compañía. 

El componente principal de este sistema es el colector de nubes: una malla que cuelga verticalmente en el aire y que atrapa la humedad en sus fibras. 

El agua capturada corre hacia abajo debido al recubrimiento especial en la malla, y llega –mediante canales y embudos- a un reservorio situado en la parte inferior del colector para, desde allí, bajar al suelo terrestre, señalan los inventores del sistema.

Según Kazantsev y su equipo, el mecanismo de elevación de los colectores AirHES es el aerostato o Blimp, básicamente un gran globo aerostático convencional para vigilar las condiciones meteorológicas y las temperaturas entre los 18.000 y los 36.000 metros de altura en la estratosfera, aunque -como explica Kazantsev- solo necesitamos elevarlo a unos 2.100 metros hasta a las nubes de nivel medio de la troposfera. 

AGUA PURA DESDE EL CIELO

Por su parte, el turbogenerador se encarga de obtener agua potable limpia y pura proveniente del dispositivo aéreo, y se está probando un prototipo capaz de recolectar alrededor de cuatro litros de agua por hora por cada metro cuadrado de malla, de las nubes que lo atraviesan a la altitud mencionada.

Nuestro objetivo es utilizar la altura del aerostato a nuestro favor. La presión del agua acumulada a dos mil metros es mucho mayor que la alcanzada en las pruebas actuales y es enorme comparada con la de un depósito de agua elevado convencional. Es capaz de suministrar suficiente  energía a un generador hidroeléctrico como para producir electricidad y la aprovecharemos con ese fin, según este ingeniero ruso.

Según los desarrolladores de AirHES "este sistema, a pleno rendimiento y expandido por todo el mundo, sería capaz, sería capaz de abastecer varias veces las actuales necesidades energéticas de la humanidad y de generar más electricidad que todas las centrales eléctricas que funcionan en la actualidad".

Para Kazantsev, "este dispositivo puede convertirse en una fuente casi eterna e ilimitada de electricidad y de agua limpia para beber y para el riego, en cualquier parte del mundo, donde haya nubes y un mínimo espacio de suelo, y podría utilizarse sobre cualquier superficie, incluyendo las extensas áreas de desiertos, mares y océanos". 

"Asimismo, el AirHES dispone de una gran movilidad, lo que le permitiría desplegarse rápidamente, si fuera necesario, o incluso utilizarse en el transporte, por ejemplo, para el avituallamiento de la electricidad y agua potable de los buques oceánicos", añade el científico.

"¿Cuánto poder puede generar cada unidad de aire HES? Este sistema podría producir suficiente electricidad para abastecer una amplia gama de consumos, desde los kilovatios (kW) para teléfonos móviles u ordenadores portátiles, hasta los gigavatios (GW) capaces de energizar a grandes plantas industriales o tecnológicas ubicadas en la zona oceánica ecuatorial",  explica Kazantsev a Efe.

Según nuestros cálculos, teniendo en cuenta que en una condiciones promedio, 10 metros cuadrados de la malla de los colectores son suficientes para producir unos 1.000 litros de agua fresca y unos 180-200 vatios (W) de electricidad al día, una red de colectores fácilmente podría llegar a abastecer de agua y energía eléctrica a una ciudad de 100,000 habitantes, explica este ingeniero ruso, desde San Petesburgo.

DIRIGIBLES Y EL MEDIOAMBIENTE

Los creadores del sistema AirHES (http://airhes.com) aseguran haber desarrollado una fuente de energía renovable, limpia, barata y ecológicamente eficiente, capaz de abastecer de electricidad y de agua potable, no solo a las áreas empobrecidas, sino que podría expandirse y beneficiar a todo el mundo. 

Consultado por Efe, sobre qué tipo de efectos climáticos podría producir la manipulación artificial de las nubes por medio de esta tecnología, Andrew Kazantsev señala: "una sola unidad de AirHES produce unos efectos mínimos en el tiempo meteorológico, ya que prácticamente equivale a producir una lluvia artificial mediante el uso de la manguera.

"Por otra parte, el agua recolectada proporcionará energía, se utilizará para beber y para el riego, y luego se convertirá, de nuevo, en vapor para restaurar una nueva nube", añade. 

Según Kazantsev, el efecto global de este sistema también sería mínimo porque para satisfacer todas las necesidades de la humanidad solo se necesitaría utilizar una parte muy ínfima, del orden de las centésimas, de las gotas de agua de las nubes destinadas a convertirse en lluvia de forma natural.

"Este sistema incluso podría tener efectos positivos en el medioambiente, ya que si se despliegan con inteligencia cientos de AirHES móviles, cada uno de ellos con la capacidad de generar megavatios (MW) de energía, se podría controlar el clima local, gestionar el riego y crear zonas de confort, incluso en el desierto, y yudar a prevenir la sequía, las inundaciones, los huracanes y tornados en ciertas regiones del globo", concluye Kazantsev .

DESTACADOS:

-- "El cloud power  consiste en extraer el vapor de las nubes y canalizarlo a tierra en forma de agua para utilizarla directamente o transformarla en energía. Podría ser la solución para la hipotética crisis mundial del agua, que algunos expertos vaticinan para el 2050", asegura el ingeniero ruso, Andrew Kazantsev, creador del sistema AirHES.

-- Para el científico, el AirHES puede convertirse en una fuente casi ilimitada de energía y agua limpia  en cualquier parte del mundo "donde haya nubes y un mínimo espacio de suelo", y también podría utilizarse "en el transporte por mares y océanos, por ejemplo, para el avituallamiento de electricidad y agua potable de los buques".

-- "Si se despliegan cientos de unidades aéreas móviles, cada una de ellas con la capacidad de generar megavatios de energía, se podría controlar el clima local, gestionar el riego y crear zonas de confort, incluso en el desierto, y también se ayudaría a prevenir sequías, inundaciones, huracanes y tornados en ciertas regiones del globo", explica Kazantsev a Efe.

Por Daniel Galilea/EFE-Reportajes