Negocios- Economía

- Economía

`Obstáculos' en el IMSS

No funciona elevador en la Clínica 79, lo que obliga a minusválidos y enfermos a subir escaleras para llegar al tercer piso

Por:  

miércoles, 03 de diciembre del 2008

    Como si se tratara de una olimpiada para personas con capacidades diferentes, la Clínica Número 79 del IMSS en Piedras Negras se ha convertido en un escenario donde se tiene que sortear obstáculos como el subir tres pisos por las escaleras, porque no funciona el elevador ante la falta de presupuesto para el mantenimiento.

    Y es que a diario decenas de derechohabientes, algunos con capacidades diferentes y adultos mayores, tiene que acudir a realizar algún trámite hasta oficinas médicas que se encuentran en un tercer nivel, pero con la ayuda de otra persona para poder subir los escalones.

    El dirigente de la Asociación de Ex Mineros de la Sección 123, Héctor Efraín Sonora Valadés, denunció que a diario se tienen escenas deprimentes de pacientes que hacen verdaderos esfuerzos por subir por las escaleras, ya que el elevador no funciona.  
    "Quienes van en sillas de ruedas o muletas, en no pocas ocasiones son subidos en brazos por sus familiares, lo que representa un verdadero riesgo, pues podrían protagonizar un terrible accidente", asegura.

    Dijo que es una falta de sensibilidad de los directivos del IMSS en Coahuila  permitir que cientos de personas sufran a diario la falta de elevador en funcionamiento, y todavía se atreven a colocar en la planta alta, segundo piso, la oficina de subsidios a donde tienen que acudir los pensionados que van a firmar supervivencia o a notificar sus incapacidades.
    "Cómo es posible que el Instituto pague tanto dinero en reuniones, fiestas y reconocimientos para los doctores y enfermeras mientras que no dedican a invertir un solo peso en el arreglo de este elevador", afirmó.

    Exhortó al delegado del IMSS, José Luis Dávila Flores, a intervenir para atender el desabasto en medicamentos que se tiene en esta unidad, pues de nada les sirve pagar sus cuotas ante el Seguro Social si los servicios son de tercera, mientras que la autoridad presume ser de primer nivel.