El director y productor de Presunto Culpable planteó que la grabación de juicios por parte de medios no debe prohibirse. Foto: Vanguarida-El Universal
El Universal
El productor de 'Presunto culpable' dijo que una prohibición absoluta de videograbación es demasiado restrictiva y violatoria de la Constitución, porque deja sin voz a los acusados o a las víctimas que necesitan que su juicio se grabe
México.- El director y productor de Presunto Culpable, Roberto Hernández, planteó que la grabación de los juicios por parte de medios de comunicación no debe prohibirse, pero sí regularse, señalando que la víctima y el acusado son quienes puedan decidir si se graba o no el proceso.

En entrevista concedida a MVS sostuvo que una prohibición absoluta es demasiado restrictiva y me parece violatorio de la Constitución.

Prohibir videograbación de juicios es dejar sin voz a los acusados que sí quieren que se grabe, o las víctimas que necesitan que su juicio se grabe, expuso.

Una solución más sensata sería que las partes tengan voz y voto así ocurrió con Presunto Culpable, Carlos Zúñiga dio su aval y los demás no dijeron que no, salvo un policía federal, apuntó.

Roberto Hernández añadió que el Código Nacional de Procedimientos Penales asume que todos los juicios van a videograbarse, no obstante, considera que será hasta 2016 cuando inicie la implementación de esa medida, mientras que esa prohibición (a los medios) sí va a entrar de inmediato, pero la presencia de cámaras no va a existir.

Ante esta situación, difundió un memorando dirigido a legisladores y ciudadanos en el que argumenta las eazones por las que debe corregirse esa prohibición.

Por su parte, Layda Negrete, también productora de Presunto culpable, manifestó a través de su cuenta en twitter que es esencial para la democracia en nuestro país que se permita a la prensa videograbar los juicios.

Hernández profundizó sobre este tema y mediante su cuenta de twitter difundió un documento para los legisladores, mientras que Layda Negrete, también productora del documental.