Sociedad- Arte

- Arte

Nancy Cárdenas: La mujer que cambió a México

Si viviera, la coahuilense hoy cumpliría 77 años y además de destacada artista, abrió la brecha al ser la primera figura pública declarada lesbiana en México; su labor está por ser revalorada en el país

Por:  

domingo, 29 de mayo del 2011

  • Si viviera, la coahuilense hoy cumpliría 77 años y además de destacada artista, abrió la brecha al ser la primera figura pública declarada lesbiana en México; su labor está por ser revalorada en el país. Foto: Vanguardia/Especial

Saltillo, Coahuila.- 1974. Transmiten el noticiero "24 Horas" con Jacobo Zabludovsky. El cambio lo haría una mujer: Ella declara ser lesbiana ante el conductor y ante miles de ojos que observan la transmisión. El país tendría, por primera vez, una puerta abierta hacia la aceptación de la homosexualidad. Ella es la coahuilense Nancy Cárdenas, dramaturga, poeta, periodista, directora teatral y activista social que hoy cumpliría 77 años. Allí iniciaría su lucha. Y hoy su legado de libertad es su mayor herencia, junto a su obra.

Uno de sus grandes amigos fue el escritor Carlos Monsiváis (con quien estudió en la facultad de Filosofía y Letras en la UNAM), y él le escribió a Nancy en un texto un homenaje: "Es mucho lo que significas a la sociedad mexicana". Así lo confirman con VANGUARDIA un cercano amigo suyo, Armando de la Peña, quien trabajó con ella en tierra saltillense; y Alfredo Galindo, quien está por estrenar un documental cuya columna vertebral es la artista, con el fin de dar a conocer el desenvolvimiento de la libertad homosexual en México.

Con el teatro, con sus artículos, con su voz, Nancy difundió un mensaje de libertad. Esta artista nacida un día como hoy en Parras en 1934 y fallecida en 1994, es recordada por sus amigos y por quienes le siguen la pista a esta mujer que rompió con los esquemas.

"La importancia de ella es mucha, ella fue la fundadora de la primera fundación homosexual, el Frente de Liberación Homosexual (FLH)", recuerda Galindo. Asociaciones llevan su nombre y la Casa de la Cultura en Parras lo ostenta.

Porque ella, como dice Galindo, "utilizó el foro que pudo" para exponer sus ideas y lograr crear una diferencia. Sus montajes teatrales, novedosos, tocaban este tema que era, y sigue siendo, un tabú. Pero ella no se amedrentó y, por eso, hoy la recordamos.

 

 

UN TEATRO DE CAMBIO

Armando de la Peña, amigo de Nancy y promotor cultural, platica que ella logró grandes éxitos y lo logró por su enorme preparación, pues estudió, en Polonia y en la UNAM (donde, dice, fue su maestro Julio Torri). "Es un ejemplo de la cultura del esfuerzo".

"Nancy dirigió a los mejores actores de México: Pepe Alonso, López Tarso, María Rojo, Ofelia Guilmáin, Carmen Montejo, Patricia Reyes Spíndola, Angélica Aragón, Carmen Salinas, Sergio Corona, Otto Sirgo, Ofelia Medina".

La considera una mujer adelantada para su tiempo. Una especie de Sor Juana: mujer que marcaba una diferencia. Y así lo hizo en el teatro.

"Su primera obra dirigida fue `Los Efectos de los Rayos Gama'", explica Alfredo Galindo. "La presentaron en México, la llevaron a Nueva York y a España. Con ella fue acreedora al Premio de la Asociación de Críticos de Teatro. Pero la que fue un suceso fue `Los Chicos de la Banda', de temática gay. Porque, hasta eso, fue de las pioneras de traer obras con esos temas. La obra ya se había presentado en casi todos los países del mundo".

¿Y cómo es que esa obra se presentaba en Brasil teniendo una dictadura y en México, con democracia, no? Se preguntó Nancy y la trajo a México. Pero "se metió en una bronca", dice Galindo, "surgieron hasta amenazas de muerte y allí la cuestión era que ella quería hablar del tema y fue una obra que en México batió récord de audiencia".

De la Peña recuerda el incidente: "Hubo manifestaciones encabezadas por el hermano de Echeverría, que era presidente en ese tiempo; pero lograron presentarla y no en un teatro menor, sino en el Insurgentes. Y fue un éxito", dice riendo.

Ejemplos como estos, dice, muestran su avezada labor cultural en el país: "Luchó mucho siempre por la cultura de este país y por poner a México al día".

Incluso Coahuila recibió su aportación. De la Peña conoció a Nancy en 1973, "cuando yo por primera vez fui director de Extensión Universitaria de la Universidad de Coahuila", que difundía cultura, "y era mi colaboradora Lilia Cárdenas, su sobrina. La universidad acababa de tener su autonomía y había que reforzar mucho que la comunidad universitaria se alzara.

"Los grupos de teatro no querían venir en esos tiempos porque no iba nadie al teatro y la Universidad dio un movimiento muy fuerte; y recuerdo que presentamos la primera obra de Nancy `Aquelarre' con Susana Alexander y Blanca Sánchez". Fue, también, un éxito total. "Había un gentío.".

Él invitó a Nancy a crear la Compañía Estatal de Teatro y montaron la obra "Casa de Muñecas" de Henri Ibsen, "con Joaquín Villarreal de Piedras Negras, Martha Iga y Jesús Valdés de Saltillo", entre otros. Se utilizó vestuario y escenografía de primer nivel. La obra ganó el primer lugar en la Muestra Nacional de Teatro. La actriz María Félix, incluso, felicitó la obra dirigida por Nancy "Las Amargas Lágrimas de Petra von Kant", platica De la Peña.

 

 

DEFENSORA INCANSABLE

Ella participó en el movimiento del 68, cuando sucedió la masacre estudiantil en Tlatelolco, algo que la dejó marcada, pero sin la frente baja, pues en un aniversario de la fecha ella impulsó la primera marcha gay en México.

Su labor como defensora de la homosexualidad no eran ladridos sin fundamento. Totalmente no, dice De la Peña. "Ella estudiaba el tema", asistió a conferencias, aunque se les veía como seres perversos, "demonios", como en Costa Rica, donde ella se preparaba contra agresiones en una reunión de lesbianas. Las suyas eran posturas a fondo, no decían `Venimos a guitarrear'", explica. Y, aunque vetada por los medios, ella no se dejó caer: "Utilizó el foro que pudo para decir respetuosamente: `Aquí estoy y qué tiene, soy un ser humano también y no le hacemos daño a nadie'", señala Galindo.

"Escribía, hablaba sobre eso, cuando de eso no se hablaba. Ella y el `Chato Cejudo', un publirrelacionista, eran los únicos. Había miedo por lo que pudiera decir la familia, o en el trabajo".

 

 

MÉXICO LA VA A REVALORAR

"Poca gente la conoce a nivel nacional", dice Galindo, quien en su documental obtuvo una conclusión: "Fue una mujer muy entera, muy valiente, muy culta también. El que menciona mucho de ella, porque es de Parras, es un conocido de ella que entrevistamos, Edmundo Arizpe, que era muy bella y tenía una voz muy bella".

Su semilla sigue presente, incluso en Saltillo: "Tuvo varios alumnos, gente con la que trabajó. Entre ellos, los actores y directores Marissa Vallejo, Joel López y Jesús Valdés". Su amistad con uno de los grandes autores mexicanos, Carlos Monsiváis, es entrañable. Él escribió un libro sobre diversidad sexual ("Que se Abra esa Puerta") en el que habla de Nancy, quien compartía el gusto por los gatos, como él. "Aunque él nunca salió del clóset, anduvo siempre con ella, en marchas y demás. Tenían el gusto por la literatura. Hicieron un programa de radio sobre cine". Dice Galindo que fue amigo de la cantante Chavela Vargas, a quien intentan contactar para entrevistarla.

Hoy, quizá, ella viviría contenta por los cambios en la conciencia hacia la homosexualidad. "Carmen Montejo menciona que si Nancy viviera ahora estaría muy contenta; pero ella, después de todo, no dejó de ser libre. A lo largo de la historia hay personas auténticas y este es un ejemplo a seguir que se aplica para nuevas generaciones".

 

 

El perfil

Nancy Cárdenas nació el 29 de mayo de 1934 en Parras, Coahuila

Fue dramaturga, poeta y periodista.

Fue pionera en defender los derechos homosexuales en México.

Encabezó la Primera Marcha del Orgullo Gay a la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

Obtuvo un doctorado en Letras por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Falleció el 23 de marzo 1994.

¿Dónde sucedió?