Para el escritor finlandés Juha Seppälä, la crítica social nunca es "ni un punto de partida ni un fin en sí mismo". Foto www.satakunnankansa.fi
"El escritor no puede escribir para un lector reacio a realizar esfuerzos, hay que exigirle que haga su parte", defiende Seppälä
Madrid, España.- Para el escritor finlandés Juha Seppälä, la crítica social nunca es "ni un punto de partida ni un fin en sí mismo". Sin embargo, en su nueva novela, "Mr. Smith", el autor toma el pulso a la realidad contemporánea y pone el dedo en la llaga, dejando salir a la luz los puntos más débiles del sistema.

"Si en la obra hay tonos pesimistas en relación con el tiempo actual o el sistema, es porque ellos mismos se han colado en la novela, como peces en las redes echadas al mar", reconoce el autor (Karvia, Finlandia, 1956), en una entrevista concedida a Efe.

A través del personaje principal, el enigmático Mr. Smith, cuya principal ocupación es "resolver problemas", Seppälä lanza sus dardos contra aspectos como el omnipresente dinero, el mecanismo del sistema capitalista o las condiciones de vida de los trabajadores, víctimas de una "esclavitud remunerada", como apunta la ficción.

Su mirada incisiva se extiende a los medios de comunicación, los cuales "se tambalean bajo el mismo huracán global que todos los demás sectores", y están viendo limitada su "verdadera" libertad de prensa, opina el autor, por la "competencia" para ganar seguidores, "cada vez más bajo los criterios impuestos por los lectores".

Un panorama que presenta "rasgos semejantes" a los del mundo editorial, en los que, a medida que pasa el tiempo, se va teniendo más en cuenta la opinión del público. "En Finlandia -ejemplifica Seppälä- se organizan cursos para escritores sobre el uso y aprovechamiento de la media social, lo cual se aleja bastante de los orígenes del trabajo de un autor".

Pero su labor personal sigue otro rumbo, el que tiene por objetivo "alcanzar la diversidad" mediante la variación de los recursos narrativos de los que dispone como escritor, para que sus novelas "se presten a diversas interpretaciones"; una posibilidad que él califica de "tentadora".

El autor ha elegido como marco principal el Istmo de Carelia, "una frontera entre el Este y el Oeste", por el que ha mostrado un especial interés desde hace años.

A pesar de esto, en "Mr. Smith", publicado por Meettok, Seppälä juega transgrediendo este escenario, así como las barreras, las normas y las limitaciones de la novela tradicional. Como resultado, el libro presenta un estilo complejo, en el que caben los guiños al ensayo.

No es casualidad entonces que el autor pida al lector -quien estará guiado por el "dios narrativo" que es Mr. Smith-, que encare la historia con un espíritu activo.

"El escritor no puede escribir para un lector reacio a realizar esfuerzos, hay que exigirle que haga su parte", defiende Seppälä, partidario de que esta es la clave para que el autor, obra tras obra, siga concibiendo su trayectoria como "un reto".