Mundo - Europa

- Europa

Mödlareuth, el "pequeño Berlín", un pueblo dividido por dos sistemas

Nueve años antes de que en Berlín se cerraran los últimos kilómetros aún abiertos en la frontera entre la extinguida Alemania comunista y la federal, este pueblo ya había sido escindido.

Por:  

viernes, 12 de agosto del 2011

  • Mödlareuth, un pueblo de 50 almas perdido en el sureste de Alemania corrió la misma suerte que la capital alemana al quedar dividido durante décadas en dos por un muro. Foto Especial
Berlín, Alemania.- Las tropas norteamericanas lo bautizaron "little Berlin" ("pequeño Berlín"). Mödlareuth, un pueblo de 50 almas perdido en el sureste de Alemania corrió la misma suerte que la capital alemana al quedar dividido durante décadas en dos por un muro. En dos caseríos, dos regiones, dos países y dos sistemas.

Nueve años antes de que en Berlín se cerraran los últimos kilómetros aún abiertos en la frontera entre la extinguida Alemania comunista y la federal, este pueblo ya había sido escindido. "Hasta dos hermanos con sus respectivas familias quedaron separados", cuenta a dpa Monika Schmalfuss, del Museo Germano-germano de Mödlareuth.

Durante 37 años fue imposible cruzar de forma legal la frontera y los que quedaron en el este no pudieron ni siquiera saludar a los de enfrente, con quienes habían compartido hasta entonces el día a día.

Ya desde el siglo XIX, el arroyo Tann servía de línea divisoria entre el reino de Baviera y el principado de Reuss. Tras la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la zona occidental de Mödlareuht pasó a fomar parte del recién fundado estado libre de Baviera y la oriental al estado de Turingia. El arroyo siguió dividiendo el pueblo, pero solo a nivel administrativo.

"Antes de que se erigiera el muro había en el pueblo una escuela, una taberna y una iglesia. La taberna y la escuela estaban en la parte turingia, y los de la parte bávara cruzaban para ir a tomarse una cerveza y los niños a clase, mientras que la iglesia estaba en la parte turingia y allí acudían todos a misa", cuenta Schmalfuss.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial (1933/1945), Alemania fue dividida en cuatro zonas de ocupación en base a las antiguas fronteras del Reich alemán de 1937. Así, el este de Mödlareuth quedó bajo control soviético y el oeste en zona de ocupación estadounidense.

Con la fundación en 1949 de la República Democrática Alemana, la parte oriental del pueblo pasó a ser alemana democrática y la occidental, del territorio de la República Federal de Alemania.

Durante tres años fue posible seguir atravesando el arroyo con un pase fronterizo. Hasta que en mayo de 1952, el Consejo de Ministros de la RDA decidió poner fin al éxodo masivo de alemanes orientales que buscaban una mejor vida en el oeste y sellar los límites.

A lo largo de la línea de demarcación fue trazado un cordón de control de diez metros. Las familias que vivían muy cerca de la frontera fueron evacuadas de la zona y sus casas y granjas demolidas.

En junio de 1952 se erigió una valla de madera de la altura de un adulto. En los años siguientes, el muro destinado a "proteger del imperialismo capitalista" fue tornándose más sofisticado. Los tablones fueron reemplazados por postes de madera y un tejido de alambre de púa.

En 1961, el año de la construcción del Muro de Berlín, los postes de madera dieron paso a unos de cemento y más alambre de espino. No conformes aún, las autoridades decidieron poner fin al contacto visual y construyeron en 1966 un muro de cemento de 700 metros de largo y 3,30 metros de alto. Completaron la obra con una torre de observación que aún sigue en pie.

A partir de allí, para las tropas norteamericanas empezó a ser el "pequeño Berlín". El muro, pintado de blanco, estaba iluminado toda la noche y era vigilado las 24 horas por gendarmes armados.

Según datos del museo, sólo una persona consiguió huir de ahí a Occidente. En mayo de 1973, un transportista que conocía la zona y contaba con un pase para moverse por la región llegó con su camioneta y trepó mediante una escalera de hierro fabricada por él mismo. Los soldados se percataron de ello, pero desistieron de hacer uso de sus armas.

Tras la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, el de Mödlareuth permaneció intacto durante casi un mes, hasta que los habitantes de ambas partes empezaron a gritar "¡Abajo el muro!" con velas y antorchas.

Tres días más tarde, soldados de la RDA abrieron un boquete de 5 metros de ancho. Algunos lugareños aprovecharon la pausa del almuerzo de los gendarmes y se colaron para abrazarse a sus vecinos, pero poco después fueron obligados a regresar por los soldados.

El 9 de diciembre de 1989, justo un mes después del derrumbe del muro de la ignominia en Berlín, fue abierto el paso fronterizo en Mödlareuth, que dejó de existir definitivamente al reunificarse Alemania el año siguiente.

Hoy, el arroyo Tann sigue fungiendo de línea divisoria. "Tienen distintas matrículas de automóvil, distintos códigos postales y telefónicos y pertenecen a dos municipios diferentes. Pero son una sola comunidad. Las mujeres se juntan una vez al mes para tomar café y los hombres juegan a las cartas cada viernes", se felicita Schmalfuss.

¿Dónde sucedió?