La Jornada
ONG demanda al gobierno estatal investigar ataque de comando y proteger a la comunidad
Oaxaca, Oax. Tres indígenas triquis desplazados de San Miguel Copala fueron asesinados ayer por un grupo armado en la comunidad Valle del Río San Pedro, municipio de Putla Villa de Guerrero, en la región de la Mixteca, informó Maurilio Santiago Reyes, presidente del Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi).

Los agresores, no identificados, arribaron alrededor de las 14 horas en una camioneta gris de doble cabina, de la cual descendieron y dispararon con rifles AK-47 contra algunas viviendas.

En el patio de una casa murieron Jaime Ramírez Martínez y Joaquín González, taxista de San Miguel Copala. En otra vivienda pereció Eulogio López Aguilar, ante mujeres y niños. En una de las viviendas se encontraron 32 cartuchos percutidos.

La comunidad Valle del Río San Pedro fue fundada en 2008 por desplazados de poblados triquis donde imperaba la violencia causada por motivos políticos y religiosos.

Sus integrantes -que no pertenecen al Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) ni al MULT-Independiente, y tampoco a la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort)- sobreviven sin servicios de salud, educación, agua potable ni energía eléctrica.

Santiago Reyes dijo que que el Cedhapi había solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos medidas cautelares para los indígenas asentados en Valle del Río San Pedro. El 8 de marzo pasado ese organismo requirió al Estado mexicano un informe sobre el caso.

Santiago Reyes dijo que la comunidad está ubicada en territorio triqui, que desde la Colonia ha sido saqueado por particulares y terratenientes de Putla Villa de Guerrero.

Demandó a la administración estatal una investigación inmediata de las tres muertes y que se garantice la seguridad de los miembros de la comunidad.

Jesús López López, procurador general de Justicia de la entidad, dijo que un agente del Ministerio Público y elementos de la Agencia Estatal de Investigación, junto con peritos en medicina, química, planimetría, fotografía y criminalística, trabajan para integrar la averiguación previa.

Resaltó que Eulogio López Aguilar o Eulogio Martínez Aguilar, una de los asesinados, tenía pendientes órdenes de aprehensión por homicidio.