Espectáculos- Famosos

- Famosos

Mantiene vigente a Roberto Cañedo su legado cinematográfico

México, D.F..- El actor mexicano Roberto Cañedo, a quien se le recuerda como el eterno galán de cine por sus papeles al lado de grandes actrices como Libertad Lamarque y Dolores del Río, sigue vigente en la cinematografía nacional, a 12 años de su muerte, mediante la retransmisión de sus películas.

Por:  

martes, 15 de junio del 2010

  • El actor mexicano Roberto Cañedo, a quien se le recuerda como el eterno galán de cine por sus papeles al lado de grandes actrices como Libertad Lamarque y Dolores del Río, sigue vigente en la cinematografía nacional. Foto Archivo/Vanguardia
El actor de la Epoca de Oro del cine nacional también compartió créditos con Emilio "El Indio" Fernández, y participó en más de 300 filmes, entre ellos "Pueblerina", "Un día con el diablo" y "Campeón sin corona".

Algunos de los títulos en los que participó Cañedo, quien nació en Guadalajara, Jalisco, el 30 de marzo de 1918, son transmitidos en un canal de paga y por televisión abierta, manteniendo vigente el legado cinematográfico del actor.

Otra faceta en la vida de Cañedo fue la de inventor, pues creó el apuntador inalámbrico y una planta móvil a base de filtros y tonos que permite proyectar cine a la luz del día, entre muchos otros, aunque sólo patentó 22.

En su juventud ejerció diferentes oficios, tales como mecánico electricista y radiotécnico, después de sus primeros estudios; posteriormente, trabajó como hotelero.

A su llegada a la Ciudad de México, en 1936, trabajó como mesero en un restaurante frecuentado por gente de cine, donde logró relacionarse con personas importantes, para más tarde introducirse en el ambiente artístico.

Dos años después debutó en el cine como extra y bailarín en la película "Capitán aventurero", dirigida por Arcady Boytler.

Durante 13 años hizo pequeños papeles en 138 películas, entre las que destacan: "El conde de Montecristo", "Historia de un gran amor", "El ángel negro", "El peñón de las ánimas", "Los miserables" y "Doña Bárbara", por citar sólo algunas.

En 1938, el director Emilio "El Indio" Fernández le dio la oportunidad de interpretar a un personaje estelar en "Pueblerina", película que además de iniciar su carrera propiamente como actor de primera fila, le significó el reconocimiento internacional.

Su porte aristocrático y su impecable dicción, además de la facilidad para asumir cualquier personaje, a los que les imponía una presencia distinguida, le garantizaron 24 películas con roles estelares entre 1948 y 1953, en las cuales alternó con figuras de España, Argentina y Cuba.

Actuó en otros filmes dirigidos por "El Indio" Fernández como "Un día de vida", "La bien amada", "Reportaje" y "La rosa blanca", así como la biografía del poeta y mártir cubano José Martí; las tres primeras acoplado con la actriz Columba Domínguez.

Con Dolores del Río, además de figurar en "La malquerida", también lo hizo en "La casa chica". Mientras que al lado de la diva argentina Zully Moreno trabajó como villano en el drama psicológico arrabalero "Pecado".

Con Libertad Lamarque participó en "Nunca es tarde para amar", con Marga López en "Negro es mi color" y "Tres hombres en mi vida", con María Elena Marquez en "Gema" y "Borrasca en las almas", y con Sarita Montiel en "Yo no creo en los hombres".

También causó furor como protagonista de radionovelas, a partir de su debut en dicho medio en 1944, destacando en producciones como "Corona de lágrimas", junto a la excelsa actriz Prudencia Griffel.

En la radioemisora XEX, Cañedo se mantuvo en planestelar acompañado de Blanca Estela Pavón, y en la XEQ con Rosa de Castilla y María Victoria.

En XEOY el actor encabezó el reparto de varias radionovelas como "Borrascas de ilusión", "Tuya hasta la muerte", "La familia Barret" y "Camaradas errantes".

El histrión fue uno de los pioneros de la televisión mexicana al participar en los "Teleteatros Ford", programas que se transmitían en vivo desde el edificio de la Lotería Nacional.

Su actuación también destacó en las telenovelas, entre ellas "Claudia", "Culpas ajenas", "Secreto de confesión", "La venganza", "Soledad" y "Madres egoístas". Su última colaboración fue en "Entre la vida y la muerte" (1991), etapa en la que se enfermó.

La necesidad lo llevó a incursionar en el canto, justo en el momento en que su fama como artista cinematográfico de primera estaba consolidada. En ese campo causó gran impacto, ya que fue contratado por la radioemisora XEX para participar como intérprete, en varios de sus programas entre 1949 y 1951.

Durante los años 60 y 70 participó en la segunda gloriosa etapa de las radionovelas de la XEW.

En teatro, su primera aparición fue en 1943 en el Manolo Fábregas con la obra "Entre hermanos", por lo que obtuvo un premio de los representantes de la Real Academia Española. También actuó en "El abanico de Lady Windemere", "Altitud 3300" y "La hiedra", entre otras.

Respecto a su vida privada, el actor se casó por primera vez con la actriz Nellie Valencia, con quien tuvo tres hijos: Roberto, Francisco y Silvia, y después se separó.

A principio de los años 50 contrajo nupcias con Ana María Padilla, con quien vivió hasta su muerte. Con ella procreó tres hijas: Sandra Alicia, Laura Annabelle y Claudia Gisela. La más chica, es la única que siguió la carrera artística.

El 4 de diciembre de 1990, el gobierno de Jalisco le rindió un homenaje al condecorarlo como Hijo Predilecto del Estado. Tres años después, debido a su precaria salud tuvo un principio de embolia; además de que padecía de problemas cardiovasculares, que lo alejaron de su carrera profesional.

La última vez que fue visto en público fue el 3 de diciembre de 1997, en el Palacio de Bellas Artes, donde la Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas le rindió un homenaje por su trayectoria artística.

En esa ocasión, de manos de otra gran estrella del cine mexicano, Marga López, Cañedo recibió el Ariel de Oro, por toda una vida dedicada al cine.

Roberto Cañedo falleció a los 80 años, el 16 de junio de 1998. Sus restos fueron depositados en la Iglesia de la Esperanza del Pedregal, en San Angel (Ciudad de México).