Sociedad- Sexualidad

- Sexualidad

La venta del orgasmo

La presencia de nuevos fármacos para tratar la llamada `disfunción sexual femenina', pone en alerta a varios sectores de la sociedad

Por:  

jueves, 27 de mayo del 2010

  • La presencia de nuevos fármacos para tratar la llamada `disfunción sexual femenina', pone en alerta a varios sectores de la sociedad
En los últimos años las compañías farmacéuticas se han interesado en resolver el problema de la frigidez femenina. Ese es ahora el Santo Grial del sector: crear un Viagra para ellas. De hecho, ya estamos viendo en la televisión mexicana los anuncios que prometen convertir a la mujer en una máquina sexual.

Hay quien diga que entre 40 y 70 por ciento de las mujeres no puede alcanzar el orgasmo por alguna razón. La pregunta es, ¿cuál es la realidad de estas cifras? Esa pregunta impulsó a un grupo de expertos a buscar una respuesta que los llevó a dos conclusiones principales:

1. El orgasmo femenino es un fenómeno sumamente complejo.

2. La expresión `disfunción sexual femenina', ha sido creada con la intención de promover una nueva línea de productos desarrollados por las empresas farmacéuticas.
"En otras palabras, la mercadotecnia está tratando de que la mujer vea al orgasmo como un problema que puede ser resuelto por un fármaco y luego venderle el producto apropiado para resolverlo", dice un investigador.

Todo esto deriva del éxito de Viagra, que inspiró a muchas compañías farmacéuticas a buscar un producto que pudiera resolver la frigidez en la mujer, de manera rápida y simple -como lo hace el Viagra en el ámbito masculino.

Pero encontrar ese fármaco no ha sido fácil. De hecho, Pfizer, el fabricante de Viagra, abandonó la búsqueda de un Viagra para las mujeres después de ocho años de investigación. ¿La razón? Sus expertos llegaron a la conclusión de que los problemas sexuales de las mujeres son demasiado complejos para ser arreglados por una píldora.

No obsante, la búsqueda de cremas vaginalesy de productos para inducir el orgasmo, ha seguido adelante.

El nuevo fármaco

El próximo 18 de junio la FDA (el organismo que controla los fármacos en EU) llevará a cabo en Washington una audiencia sobre un medicamento llamado flibanserin, del fabricante alemán Boehringer Ingelheim, que fue desarrollado como antidepresivo.
El fármaco no logró levantar el estado de ánimo, pero sí incrementó el interés sexual de las mujeres y le redujo las inhibiciones -lo que llevó a la empresa a realizar una prueba, en Europa y en Estados Unidos, con mujeres que decían padecer frigidez o falta de deseo sexual.

Los resultados de esa prueba, presentados a finales del año pasado en el Congreso de la Sociedad Europea de Medicina Sexual, en Lyon, Francia, demostraron que las mujeres que tomaron flibanserin durante seis meses, aumentaron su número de "eventos sexuales
satisfactorios" (incluido el orgasmo) de 3 a 5.

Eso puede sonar impresionante, pero considere esto: las mujeres que recibieron un placebo aumentaron su número de "eventos sexuales satisfactorios" (incluido el orgasmo) de 3 a 4. O sea que muchas de las mujeres que tomaron una píldora de azúcar, también mejoraron su satisfacción sexual.

¿Es la diferencia entre 5 (lograda con flibanserin) y 4 (lograda con el placebo) losuficientemente importante como para justificar la aprobación de este nuevo fármaco?

Eso es lo que la FDA tendrá que decidir el próximo 18 de junio.

Lo que muchos se preguntan es, ¿tienen en verdad las mujeres que tomar un fármaco para resolver sus problemas de inhibición o de disfunción sexual? ¿Acaso no sería más barato, más rápido, más seguro y más saludable, interesar a las mujeres en el sexo, con un vaso de vino y un hombre más atento?

No es tan simple

Leonore Tiefer, profesora de psiquiatría de la Escuela de Medicina de Nueva York, que ha estado estudiando la sexualidad humana desde hace cuatro décadas, dice que irá a Washington el próximo 18 de junio para crear un `pequeño alboroto' durante la audiencia para decidir sobre flibanserin.

Tiefer sostiene que no es posible fabricar un fármaco que pueda resolver todos los problemas sexuales femeninos, ya que existen muchas posibles causas de la incapacidad de la mujer para disfrutar del sexo.
"La impotencia masculina es esencialmente un problema mecánico que se puede curar con una píldora para la erección. Pero las mujeres somos diferentes, de hecho, podemos alejarnos del sexo por razones de índole física, emocional y psicológica", señala Tiefer.

"Todas las mujeres sufren de disfunción sexual en algún momento de sus vidas", asegura Linda Jo Parrish, vicepresidente de la Sociedad para la Investigación de Salud de la Mujer. "La causa podría ser el nacimiento de un bebé, la menopausia, las ocupaciones, la falta de tiempo o el estrés", dice ella. "Pero sugerir que la frigidez es una condición `fabricada' que puede ser resuelta con facilidad, le hace un precario servicio a las mujeres y a sus relaciones de pareja".

El potencial de beneficios derivados de la prueba de flibanserin para satisfacer sexualmente a las mujeres, no impresionó a la psicóloga Cynthia Pearson. "Las mujeres necesitamos saber qué hay detrás del desarrollo de ésta y otras sustancias," dice ella.

"Por eso vamos a aprovechar la audiencia de Washinton para declarar que estamos preocupadas por las compañías farmacéuticas que hacen hincapié en las ventajas y minimizan los riesgos", dijo Pearson. "En lo personal sigo creyendo que las banderas de advertencia deben mantenerse levantadas".

Otros enfoques

Las llamadas de alerta también destacan un mayor uso de procedimientos cosméticos vaginales que dicen producir `vaginas de diseño' con prácticas tan cuestionables como el recorte de los labios vaginales, el ajuste de la vagina, y el colágeno inyectable.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos ha advertido en contra de estos procedimientos, señalando que existe una gran variedad de apariencias vaginales y que las diferencias entre una vagina y otro son normales.

Las activistas en torno al tema esperan que todo este alboroto por lo menos ayude a las mujeres a ser más escépticas en cuanto a las afirmaciones que prometen transformarlas en máquinas del sexo.

¿Qué es lo que hace a una mujer más receptiva al sexo? Eso sigue siendo un misterio.

Cuando se le preguntó al psicólogo Kim Wallen, de la Universidad Emory (EU) -quien ha estudiado el comportamiento sexual durante 40 años-, qué es lo más significativo que ha aprendido sobre el sexo, él lo piensa por un momento y luego dice: "He aprendido que el varón debe prestar más atención a las mujeres, en todos los sentidos. Eso es más efectivo que tomar una píldora para el orgasmo", enfatizó.

¿Dónde sucedió?