Deportes- Futbol Internacional

- Futbol Internacional

"La Barbie" Juárez sorprende en Playboy (fotos)

A pesar de las críticas que han surgido sobre sus fotos, se defendió: "La gente es libre de pensar que se trató de dinero, pero en mi caso no fue así."

Por:  

martes, 24 de julio del 2012

  • Fotos: Especial
México, DF.- "La Barbie" se ganó su apodo por ser una boxeadora muy atractiva, siempre arreglada y en tacones, muy femenina para su profesión, consideran algunos, eso ha causado la envidia de sus contrincantes quienes no aguantan que Mariana Juárez se pinte los labios antes de subirse al ring.

"Algunas veces me ha sucedido que como llego arreglada a las peleas me dicen: `Las edecanes entran por la otra puerta'. Hasta que yo les respondo: Yo vengo a pelear", contó la púgil a Playboy.

De pequeña no jugaba a las peleas, le gustaban las Barbies y maquillarse como si estuviera en el salón de belleza, tal vez esa vanidad inusual en una boxeadora fue el detonante para que esta mujer deportista vista la portada de la revista del conejito.

La campeona mundial de peso mosca del CMB también se declaró fan de la cinta Million Dollar Baby, protagonizada por Hilary Swank, donde Clint Eastwood es el entrenador. En este filme la púgil tiene que superar los prejuicios y el sexismo.

"Las boxeadoras no hemos podido romper las barreras del sexo, un campeón mundial que va por la séptima defensa trae una Hummer, una casota y hasta guardaespaldas. Yo tengo un departamento, un coche y me cuido sola", reclamó Mariana.

La pugilista siempre defendió su lugar en los gimnasios y a pesar de que no había más boxeadoras para practicar aguantó con temple los golpes de los hombres que a veces le "cargaron" la mano.

Mariana Juárez gusta del rock, pero también de la música banda. Comenzó en los deportes con el futbol rápido, pero tras las campales que surgían sobre el terreno de juego decidió aprender box como método de defensa personal.

Al ser cuestionada sobre qué le costó más a su familia, si verla sobre el ring o en Playboy, "La Barbie" aceptó que su familia es liberal, pero al final no deja de ser la niña de papá.

"Fui educada en una familia tradicional, con valores y ética. Creo que el cuerpo es la obra más sublime de Dios", señaló.

A pesar de las críticas que han surgido sobre sus fotos, se defendió: "La gente es libre de pensar que se trató de dinero, pero en mi caso no fue así. Yo quería una sesión bella, estas fotos son un regalo para los demás".