México- Politica

- Politica

"La comandante Lore": fábrica de testigos

A golpes y amenazas los hacían aparecer como secuestradores, luego de ser detenidos en falsos retenes que organizaba la ex policía Lorena González Hernández, "La Comadante Lore"

Por:  

sábado, 08 de agosto del 2009

    A través de la confesión de un presunto secuestrador, el coordinador de Inteligencia para la Prevención del Delito de la Policía Federal Preventiva, Luis Cárdenas Palomino, descalificó la investigación que hizo la Procuraduría General de Justicia del Destrito Federal en torno al caso de secuestro y muerte de Fernando Martí.

    Y es que la soltura con la que Noé Robles Hernández, presunto miembro de la banda de "Los Petriciolet", confesó ante las cámaras haber asesinado al hijo del empresario Alejandro Martí, despertó suspicacias sobre la supuesta investigación que llevó a cabo la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP).

    Una sola confesión bastó para que Cárdenas Palomino resolviera uno de los casos de secuestro más impactantes de los últimos años y de paso intentara exculpar a su ex colaboradora, Lorena González Hernández, conocida como "La Comandante Lore".

    Pero así como apareció este hombre que de manera dócil confesó su crimen, surgieron otros testimonios reveladores de quienes relatan haber sido obligados por Lorena González Hernández a declararse secuestradores. Afirman que lo hizo a base de golpes y amenazas en lo que pareciera ser una gran industria de fabricación de culpables.

    Estos testigos, cuyas declaraciones forman parte del expediente contra la "Banda de la Flor", grupo al que se adjudica el secuestro de Fernando Martí, ofrecen detalles de cómo supuestos grupos de agentes federales con uniformes de la AFI montan retenes policiacos, detienen a presuntos secuestradores y obtienen confesiones forzadas en las que obligan a los detenidos a declararse culpables de plagios.

    Reporte Indigo presenta los testimonios de Antonio Albarrán Villaverde y Jorge Torres Flores, dos hombres que aseguran haber sido vejados y obligados por "La Comandante Lore" a asumir ante el Ministerio Público Federal que eran secuestradores. De no hacerlo, sus familias sufrirían las consecuencias.

    Tras las rejas

    "Fue Lorena González Hernández quien me reventó el oído y me golpeaba con la palma de la mano el oído. Ya estando tirado me golpeaba con la parte interna del pie.

    "Me dijo que la de los huevos era ella y que cuando declarara ante el ministerio público yo tenía que decir que en esa casa me habían detenido y que si no iba a involucrar a mi esposa y a mis hijos".

    Esta declaración es de Antonio Albarrán Villaverde, testigo de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal que asegura que Lorena González y un grupo de supuestos afis lo detuvieron en un retén y lo obligaron a declararse secuestrador. Dice que lo hicieron a punta de golpes, vejaciones y amenazas contra su familia.

    El relato de este hombre se suma a las declaraciones de testigos de la Procuraduría capitalina incorporadas a la averiguación previa FSPI/T3/1005/08-06 iniciada por el secuestro y crimen del joven Fernando Martí Haik.

    Su testimonio revela la forma en que "La Comandante Lore" -ex colaboradora del secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna y del director de Inteligencia para la Prevención de la Delincuencia Luis Cárdenas Palomino- fabricaba culpables de plagios para después presentarlos ante el Ministerio Público Federal como resultado de supuestas investigaciones sobre bandas criminales.

    En septiembre de 2008, desde su celda en el Reclusorio Norte, Albarrán Villaverde relató a las autoridades de la PGJDF su encuentro con Lorena González.

    Esta mujer es acusada de formar parte de la "Banda de La Flor", grupo criminal que según la Procuraduría capitalina plagió al hijo del empresario Alejandro Martí en un retén policiaco instalado en las inmediaciones de Ciudad Universitaria.

    Antonio Albarrán asegura que Lorena González es la mujer que en diciembre de 2007 encabezaba un retén policiaco en el que participaban otras 10 personas.
    Estaba montado en la carretera que va hacia el municipio de Texcoco. Y afirma que es la misma a quien la PGJDF acusa de participar en el retén que se organizó para plagiar a Fernando Martí.

    Relata que lo "levantaron" y lo golpearon durante varias horas para después presentarlo como un peligroso secuestrador que había sido detenido mediante un operativo en una supuesta casa de seguridad de Tizayuca.

    Antonio Albarrán Villaverde y Jorge Torres Flores, testigos de la PGJDF en el caso de La Flor, rindieron sus declaraciones ante el Ministerio Público local el 11 de septiembre de 2008 en contra de "La Comandante Lore".

    También lo hicieron en contra de Nancy Michel Trejo Blancarte, Héctor Vélez Ruiz Gaytán, Antonio Serrano Pérez y José Rodrigo Romero Pérez, todos supuestos elementos de la extinta Agencia Federal de Investigación que presuntamente estuvieron en el retén en el que fueron "levantados".

    Amenazas contra su familia

    La tarde del 10 de diciembre de 2007, Antonio Albarrán se dirigía al municipio de Texcoco para mostrar un terreno que pretendía vender Ignacio Mondragón.

    Acordó reunirse con el interesado en la propiedad afuera de un hotel ubicado en la Colonia Molino de las Flores en el municipio de Texcoco.

    Eran las 17:30 aproximadamente cuando estacionó su vehículo Volkswagen para esperar al supuesto comprador. Cuando llegó el interesado, Jorge Torres Flores, acompañado de Mario Villagómez, los tres se dirigieron al terreno a bordo de un Pointer.

    "Una vez que regresábamos de ver el terreno, como media hora después, me percato que cerca del lugar donde había dejado mi vehículo se encontraba puesto un retén y observé a una mujer delgada, con el cabello recogido de la parte de atrás, baja estatura, morena, quien nos indicó que paráramos", declaró Antonio Albarrán.

    Dijo que en ese retén observó que había alrededor de 10 personas jóvenes que utilizaban diversos vehículos, entre ellos cuatro camionetas: una tipo suburban color gris, una Ichi Van blanca, una Durango y una de caja, así como un vehículo Chevy.

    "Una vez que nos detuvimos nos obligaron a bajar del vehículo y la persona que me percaté que daba las instrucciones fue la misma mujer que ahora sé responde al nombre de Lorena González Hernández", detalló ante las autoridades.

    El testigo de la PGJDF recordó que ella daba las órdenes y que todos los demás le hacían caso. Dijo que era raro observar cómo los hombres obedecían de inmediato las indicaciones.

    "Me anduvieron dando vueltas desde las 18:00 horas aproximadamente del día 10 del mes de diciembre hasta el otro día 11 once como a las 06:00 horas que fue la hora cuando me pusieron a disposición de la Procuraduría General de la República por la posible comisión del delito de secuestro por el cual en este momento estoy interno en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte", declaró Albarrán Villaverde.

    En las primeras horas del 11 de diciembre de 2007, los supuestos afis encabezados por Lorena González Hernández lo llevaron a una casa por el rumbo de Tizayuca, Hidalgo, donde fue "instruido" y amenazado de lo que tendría que decir ante el Ministerio Público Federal una vez que los agentes federales efectuaran la puesta a disposición.

    "Yo tendría que decir que en esa casa me había detenido y que si no iban a involucrar a mi esposa y a mis hijos, recordando que fue Lorena González Hernández quien me reventó el oído ya que me golpeaba con la palma de la mano y ya estando tirado me golpeaba con la parte interna del pie", recordó.

    No fue sino hasta la primera semana de septiembre de 2008 cuando Antonio Albarrán volvió a ver el rostro de aquella mujer.

    A través de las fotografías que aparecieron en los periódicos, se enteró de que la mujer que lo había detenido en el retén de Texcoco era señalada por las autoridades de la PGJDF de participar en el plagio del joven Martí.

    "Al verla detenidamente la reconocí como la misma que el que el día 10 de diciembre del año pasado (2007) dirigía el retén con el cual fui detenido junto con el C. Jorge Torres, así como la misma que me amenazó, insultó y lesionó con la finalidad de convencerme a que declarara ante el Ministerio Público que yo había participado en un secuestro", dijo ante personal de la Procuraduría del Distrito Federal.

    En septiembre de 2008 -tres meses después del plagio de Fernando Martí-, cuando contactó a las autoridades locales para proporcionar información acerca de "La Comandante Lore", Antonio Albarrán enfrentaba un proceso en el Reclusorio Norte por el delito de secuestro.

    `Me preguntaban por las víctimas'

    El 11 de septiembre de 2008, personal de la Procuraduría de Justicia capitalina tomó la declaración de Jorge Torres Flores, interesado en ver y comprar el terreno de Texcoco, quien también fue víctima del retén.

    Este testigo de la PGJDF corrobora la versión de Antonio Albarrán.

    Declaró ante el Ministerio Público local que el 10 de diciembre de 2007 había acudido a la Colonia Molino de las Flores, donde se reunió con Albarrán para ver un terreno que estaba a la venta.

    Torres Flores relató que ese día iba acompañado de su compadre Mario Villagómez, con quien acudió hasta las inmediaciones de la Feria del Caballo.

    Después de ver el terreno, fueron a recoger el vehículo que Antonio Albarrán había dejado estacionado afuera de un hotel. Fue ahí donde estaba el retén policiaco.

    "Me percaté de la presencia de que en la carretera que sale de Lechería a Texcoco se encontraban varios vehículos, camionetas estacionadas y varias personas jóvenes entre las que se encontraban dos mujeres. Nos ordenaron por altavoz que nos detuviéramos, por lo que hice alto total", manifestó.

    En dicho retén, recordó Jorge Torres Flores, algunos estaban vestidos de civil y otros portaban uniformes negros como los que utilizan los elementos de las corporaciones policiacas.
    "Recordando bien que me subieron a una camioneta tipo suburban solo, sin percatarme dónde subieron a mi compadre ni al señor Antonio, procediendo a circular por espacio de unas dos horas y en el camino me preguntaban sobre el lugar en donde teníamos a las víctimas sin que yo supiera a qué se referían", narró en su declaración.

    De acuerdo a las declaraciones ministeriales de ambos testigos, el presunto levantón ocurrió cerca de las 18:00 horas del 10 de diciembre de 2007.
    Alrededor de las 20:00 horas de ese mismo día, según refiere Jorge Torres en su testimonio, lo llevaron a una casa ubicada por el rumbo de Tizayuca, Hidalgo, donde volvió a ver a Lorena González Hernández.

    "Fue una de las que me tiró en el piso y me golpeaba en el estómago y en la cara, recordando bien que era la persona que se subía en mí y me pisaba el cuerpo, me decía que era yo un mugroso y que ya me había caído la voladora", dijo Torres.
    "Era raro que una mujer con sus características físicas tuviera tanto mando y fuera tan agresiva, circunstancias que me llamaron la atención y que me llevaron a reconocer a esta mujer en los medios", dijo Jorge Torres. La versión de Torres coincide con las dadas por sus amigos a la Policía.

    La SSP difundió su versión de los hechos
    A través de un comunicado, la dependencia federal informó el 12 de diciembre de 2007 que habían sido capturados cuatro peligrosos secuestradores que integraban una banda denominada Los Villaverde.

    Dijo que Antonio Albarrán Villaverde, alias "El Gallo" o "El Gallito", era el jefe del grupo delictivo y que sus cómplices eran Jorge Torres Flores, alias "El Chente", así como Mario Villagómez y Jorge Alberto Bobadilla Ramírez.

    A través de ese comunicado, la SSP detalló que la detención se había efectuado en un inmueble ubicado en Avenida del Panteón, esquina con San Lázaro, en la colonia ejidal Los Reyes Acozac.

    Explicó que los cuatro hombres tenían secuestrados en ese inmueble a un comerciante de 44 años y a su hijo de 15, quienes habían sido plagiados el 6 de diciembre. La dependencia destacó que la captura era resultado de una investigación.

    Entonces, ¿todo fue una simulación? Los Villaverde Antonio Albarrán y Jorge Torres no dudan en reconocer a la ex policía federal Jorge Torres como la mujer que hoy está en el centro de la polémica y que ha provocado el enfrentamiento de dos corporaciones: la Secretaría de Seguridad Pública federal, cuyos mandos se empeñan en exculparla del secuestro de Fernando Martí, y la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, que asegura tener pruebas suficientes de la culpabilidad de "La Comandante Lore".

    Las declaraciones de ambos testigos forman parte de los testimonios y pruebas que la PGJDF presentó ante el Juzgado 32 de lo Penal para acreditar la participación de Lorena González en el secuestro de Fernando Martí, mismas que se integran al expediente.