Foto: Vanguardia/Especial
La Jornada
El también duque de Palma ofrecía asesoramiento para proyectos deportivos y alimentarias
Madrid. Iñaki Urdangarin, yerno del rey Juan Carlos implicado en una red de corrupción y desfalco del erario, también cerró negocios, no sé sabe si legales, con el gobierno de Vicente Fox mediante la Secretaría de Turismo cuando era titular Rodolfo Elizondo.

El esposo de la infanta Cristina -la hija menor de los monarcas- firmó además una serie de proyectos de asesoría con una empresa constructora que pretendía penetrar en el mercado de la vivienda social en Africa, por los que habría obtenido más de 500 mil dólares.

Urdangarin creó dos asociaciones bajo el concepto de "sin ánimo de lucro" y con una supuesta vocación "filantrópica", Instituto Nos y Azoan, ésta última con participación de 50 por ciento de la hija de los reyes de España.

Utilizando estas dos empresas tejió una red de tráfico de influencias y contratos amañados, además de "inflados", con diversas instituciones públicas y privadas. Entre ellas los gobiernos autonómicos de Islas Baleares, durante la administración del conservador Jau Matas, y Valencia del también acusado de corrupción Francisco Camps, del derechista Partido Popular.

También logró contratos por asesoría o elaboración de informes que en muchos casos ni siquiera superaban la decena de folios con los ayuntamientos de Alcalá de Henares, Alicante y Valencia.

El inexplicable aumento de su patrimonio fue uno de los motivos por los que se inició la investigación, pues Iñaki compró en sólo cuatro años seis departamentos y un palacete en Barcelona, que costó 6 millones de euros.

El yerno de los reyes también aprovechó su condición de miembro de la familia real para ampliar su red a México mediante la Secretaría de Turismo de México, con la que entró en contacto en la delegación de la dependencia en Madrid, entonces presidida por la funcionaria pública Ximena Caraza, actualmente al frente de la delegación de ProMéxico en Madrid y que entonces era la máxima responsable de la Sectur en Europa.

Según los informes de la fiscalía anticorrupción, Urdangarin viajó a México en varias ocasiones entre 2005 y 2006, en representación del Instituto Nos, para ofrecer al gobierno de México "productos" que le sirvieron para enriquecerse usando las administraciones públicas españolas, que eran básicamente asesoramiento para los proyectos en políticas deportivas y alimentarias, además de la promoción turística con planes deportivos.

Precisamente la fiscalía documentó un boleto de avión a México pagado por el gobierno balear al Instituto Nos con fecha del 26 de abril, un día después de que el entonces secretario de Turismo, Elizondo, inauguró el primer Congreso Nacional de Turismo Deportivo, que se llevó a cabo los días 27 y 28 de abril en el hotel Gran Meliá México (también propiedad de una multinacional española).

La influencia del yerno "incómodo" español estuvo muy presente en el foro: participaron el director deportivo del Centro de Alto Rendimiento Infanta Cristina (esposa del implicado), en Murcia, Imanol Belausteguigoitia, además de Angel Díaz, miembro del Consejo del Instituto Nos.

También está documentado un viaje oficial de la infanta Cristina y su esposo a México, en la que habría visitado varios proyectos humanitarios que desarrolla el gobierno español en nuestro país en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo.

A pesar de la gravedad de las acusaciones contra el duque de Palma, su situación jurídica no ha variado, con lo que todavía no ha sido imputado, sino que sólo se mantiene la acusación contra su socio, Diego Torres, lo que podría cambiar en los próximos días, cuando se den los siguientes pasos en el proceso y que todo apunta a que sentará en el banquillo de los acusados por primera vez en la historia a un miembro de la familia real.

El patrimonio de Urdangarin y su esposa, la infanta Cristina, es de unos 11 millones de euros, la mayoría creados en los cuatro años que van de 2003 a 2007.