Sociedad- Sociedad

- Sociedad

Huaxi, la ciudad china perfecta

A dos horas de Shangai, capital económica de China, se encuentra Huaxi, la villa más rica del país y el lugar donde, según el Gobierno chino, se pueden observar los frutos de la puesta en práctica del "verdadero socialismo rural" en el país.

Por:  

jueves, 12 de mayo del 2011

  • Arriba: Imagen aérea de las fábricas de Huaxi. Centro: Imagen de las casas de la ciudad de Huaxi. Abajo: Imagen de la torre y de las casas de ésta ciudad china. Fotos EFE
Madrid, España.- En muchas zonas del mundo la palabra "socialismo" representa una ideología que incluso llevó a guerras, como la que instaló el régimen comunista de Mao Zedong en China pero donde, a pesar del crecimiento vertiginoso que originó grandes brechas sociales, el sueño por cumplir la igualdad sigue en pie.

Huaxi parece un holograma real de ese sueño. Es una villa donde todo es perfecto. Sus cerca de 380 familias, 1,527 habitantes, poseen un chalet de al menos 400 metros cuadrados, un televisor de plasma, registros de viajes al extranjero, cuentas bancaria que, en muchos casos, incluso son superiores al millón de dólares, y tienen al menos un Cadillac, Audi, BMW o Mercedes.

TODOS, ACCIONISTAS DEL GRUPO JIANGSU HUAXI

La ciudad es una especie de mezcla perfecta de la sociedad asiática y el capitalismo llevado a su máximo extremo.

Todos los ciudadanos son accionistas del Grupo Jiangsu Huaxi. Co, que controla 58 empresas industriales (fábricas de algodón, textiles, aluminio y otras industrias pesadas) y cotiza públicamente.

El Grupo Jiangsu Huaxi es propietario de 362 millones de dólares (253 millones de euros), en activos, y maneja 48,000 empleados, incluyendo a muchos inmigrantes de los condados y los distritos vecinos.

Además, cada año ofrece un bono de 10,000 dólares (7,000 euros), un dividendo de 25,000 dólares (17,400 euros), un salario promedio de 1,500 dólares (1.048 euros), educación y pensiones a todos los habitantes de Xuaxi.



Los residentes también son libres de crear sus propias empresas y en Huaxi existe un total de 206 empresas, entre colectivas y privadas.

La villa posee dos helicópteros privados y réplicas de la estatua de la Libertad de Nueva York y de la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo francesas, entre otros ochenta lugares de especial atractivo, para facilitar el entretenimiento a sus residentes y para incentivar el turismo.

Anualmente, Xuaxi recibe dos millones de turistas, cifra que ha motivado la construcción de un edificio de 328 metros de alto donde se instalará un hotel, un restaurante giratorio, el más largo de Asia, entre otras oficinas, y la inversión de cerca de 150 millones de dólares (105 millones de euros) para adquirir doce aviones en un plazo de cinco años.

En resumen, en Huaxi, se vive una vida de lujo inalcanzable para el común de los chinos. Pero, ¿cómo es que esta villa china logró alcanzar este auge? ¿Por qué su situación es mejor que la de otras zonas rurales?.

ORGANIZACION COMUNAL

Según su creador, Wu Renbiao, el éxito de Xuaxi se basa en su organización comunal, en su forma de economía colectiva que desde hace 50 años se ha mantenido.

En la década de los años 60 y 70, Xuaxi era una villa pobre de un kilómetro cuadrado, que albergaba a trescientas familias campesinas aglomeradas en una comuna y que tenía que asegurar, como impuso el Gobierno en todas las comunas desde 1958, el cumplimiento de una producción agrícola específica y el alimento para todos sus habitantes.

Su pobreza era la misma que vivió toda China a finales de la década de los años 50 durante "El Gran Salto Adelante" y luego, entre 1966 y 1976, con la "Revolución Cultural", que causaron la muerte de más de veinte millones de personas debido a la hambruna que sufrió el país.

Pero, como en las villas de Fengyang o Xiaogang, en la provincia oriental de Anhui, en Huaxi un grupo de campesinos, liderados por el secretario Wu, buscó otras formas alternativas de desarrollo económico y, clandestinamente, formaron una pequeña fábrica de tornillos.

La fábrica dio paso a la fundación de una cooperativa que, con los años y gracias a la apertura económica, se transformó en sociedades privadas, aunque siempre ligadas a la cooperativa. En 1999 debutaron en la bolsa de Shenzhen, consiguiendo unas ganancias muy sustanciosas.



Hoy en día, la villa de Huaxi es tomada como ejemplo por el Gobierno central, para promover el desarrollo rural, a través de la construcción de villas parecidas, logrando así reducir la brecha de ingresos entre las ciudades y las zonas rurales del país, que en 2009 alcanzó su mayor grado de desigualdad de las últimas tres décadas. Actualmente, ciento cincuenta millones de ciudadanos chinos viven con menos de un dólar diario.

Huaxi es una opción ideal de desarrollo social en China o lo que es lo mismo, una muestra exitosa del socialismo con características chinas que tiene como eje el capitalismo. "La tierra de Huaxi es la tierra del socialismo" rezan varios carteles en el centro de la villa.

DESTACADOS:

* Sus cerca de 380 familias, 1,527 habitantes, poseen un chalet de al menos 400 metros cuadrados, un televisor de plasma, registros de viajes al extranjero, cuentas bancaria que, en muchos casos, incluso son superiores al millón de dólares, y tienen al menos un Cadillac, Audi, BMW o Mercedes.

* El Grupo Jiangsu Huaxi es propietario de 362 millones de dólares (253 millones de euros), en activos, y maneja 48,000 empleados, incluyendo a muchos inmigrantes de los condados y los distritos vecinos.

* Según su creador, Wu Renbiao, el éxito de Xuaxi se basa en su organización comunal, en su forma de economía colectiva que desde hace 50 años se ha mantenido.

¿Dónde sucedió?