Foto: Archivo Vanguardia
La Jornada
"Instruye" García Luna a diplomáticos sobre situación de seguridad en México. "Violaciones a derechos humanos suceden en todas partes", justifica
Ciudad de México. Embajadores y cónsules de México en el extranjero recibieron información del secretario de Seguridad Pública federal (SSP), Genaro García Luna, sobre que en otros países hay tasas de homicidios más altas (hasta de 78 por ciento), mientras otros integrantes del gabinete les reiteraron que las violaciones a los derechos humanos existen en todas partes del mundo como una manera colateral al combate a la delincuencia.

El embajador de México ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Joel Hernández, comentó lo anterior sobre la reunión privada sostenida con los secretarios García Luna y Alejandro Poiré (Gobernación), y la procuradora general de la República, Marisela Morales, durante la reunión anual del cuerpo diplomático en el exterior que concluyó ayer en la sede de la cancillería.

"Un dato que se nos aportó hoy es que de 12 mil quejas que se han presentado ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), sólo 120 se han convertido en recomendaciones específicas. Es muy importante poner en su justa dimensión el estado real que guardan las violaciones a los derechos humanos que han existido, que suceden en todas partes del mundo como un proceso que desafortunadamente se da de manera colateral al combate a la delincuencia", explicó el diplomático.

Durante el encuentro, que duró más de una hora, los embajadores y cónsules recibieron "información objetiva, compilada sobre bases científicas" que les permitirá proyectar la imagen real del país, indicó.

"Es muy importante que en el exterior se sepa con certeza cuál es la situación que atraviesa nuestro país", explicó Hernández, quien junto con el embajador de Estados Unidos en México, Arturo Sarukhán, fueron los únicos que pudieron hablar con la prensa al respecto. Otros declinaron tocar el tema y dijeron que era tarea de Comunicación Social de la cancillería.

Sarukhán explicó durante una rueda de prensa que tanto el presidente como otros funcionarios han planteado la necesidad de mostrar en el extranjero una narrativa contextualizada, objetiva, de lo que está ocurriendo en el país, de los retos que estamos confrontando y de la necesidad de que el crimen organizado trasnacional se combata con la cooperación de otros países, como Estados Unidos o Colombia.

Hernández indicó que en el tema de combate a la delincuencia organizada las cifras son muy reveladoras y, "ciertamente, el de México no puede ser visto como un caso sobredimensionado, ya que el tema del aumento del homicidio es un fenómeno mundial".

Citó un informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre tasa de homicidios en el mundo, el cual confirma que el fenómeno es de creciente preocupación, porque su aumento es cada vez mayor en todo el planeta.

"En la década reciente, el aumento de homicidios en países que no los vemos tanto en los medios de comunicación ha sido hasta de 78 por ciento. Hoy, el secretario de Seguridad Pública nos presentabaestadísticas en donde se hacía esa evaluación y donde vemos que hay un buen número de países que tienen una tasa de crecimiento de homicidios mucho mayor que la que México ha experimentado en los años recientes", explicó.

En el tema de violaciones a los derechos humanos aseguró que el gobierno federal tiene una actitud de responsabilidad sobre las quejas presentadas por los ciudadanos.

Reunión anticrimen en México

En otro tema, el representante ante la OEA anunció que el 1º y 2 de marzo habrá en México una reunión hemisférica de alto nivel contra delincuencia organizada trasnacional, dado que hay preocupación sobre el asunto en la región.

Indicó que en noviembre, a partir de una iniciativa mexicana, se institucionalizó dicha reunión ministerial hemisférica de seguridad pública, que está encabezada por los jefes de seguridad pública de todo el continente para que juntos analicen el estado de delincuencia organizada y definan acciones de cooperación.

Los embajadores remataron su encuentro con pláticas privadas sobre derechos humanos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, seguridad social y promoción turística.