Sociedad- Sociedad

- Sociedad

Han pasado 1004 días desde que Sally Davies compró una 'Cajita Feliz' de McDonalds, y no se descompone

Han pasado 1004 días. Justo el 1000, el pasado 5 de enero, la fotógrafa Sally Davies festejó que su proyecto artístico continúe. para desgracia de los que comen hamburguesas de McDonalds

Por:  

miércoles, 09 de enero del 2013

  • Foto: Vanguardia/Especial

Ciudad de México. Hace 1004 días que compró el combo, y sigue casi intacto. Nomás no se descompone.

"Cada cinco minutos me llega una petición para entrevistarme. Estoy muy sorprendida de lo interesado que está todo el mundo en este proyecto", explicó en una entrevista con El Mundo hace casi dos años.

Impresionante: primero se cansaron los medios de entrevistarla. Y la hamburguesa con papas nada más no se descompone.

La artista inició su particular experimento fotográfico el 10 de abril de 2010 con la intención de demostrar lo poco saludable que es la comida rápida.

Desde entonces, Davies, que inició su carrera como pintora hace más de tres décadas y dio el salto a la fotografía hace 15 años, ha vivido en su propia piel lo que es ser la protagonista de un fenómeno viral en Internet, donde las fotografías que ha ido colgando de la hamburguesa han centrado el interés de un sinfín de internautas.

Bajo el nombre de "Happy Meal Project" -en honor al menú infantil que vende en todo el mundo la conocida cadena de comida rápida McDonald's-, Davies ha retratado día tras día la evolución que han experimentado los alimentos, que llevan casi cinco meses reposando en el salón de su casa en Nueva York.

"Todo empezó con una discusión con un amigo que posee varias hamburgueserías en Nueva York. Yo soy vegetariana y siempre le decía lo dañinas que podían ser las hamburguesas que devoran millones de estadounidenses. Él se reía y yo me fijé como meta demostrárselo", dijo la fotógrafa a El Mundo.

Le dijo al diario español que sus perros no se acercan siquiera a la comida. que nada más no se descompone.

 

"Me cuesta creer que han pasado dos años desde el día en que la compré. Yo parezco dos años mayor, pero para la hamburguesa no pasa el tiempo", explicó a Efe la fotógrafa, cuando cumplió dos años el proyecto.

"Continuaré fotografiando la hamburguesa hasta que se desintegre, lo que puede llevarme el resto de mi vida natural", explicó.

Hasta ahora, lo único que se ha modificado más es el pan que se ha secado y partido en dos en alguna parte, mientras que la carne de la hamburguesa, tras los primeros días, quedó "como una piedra" y se encogió un poco, y las patatas fritas tienen casi el mismo aspecto. Esto indicaría las pocas cualidades nutricionales que puede tener "un alimento que no se pudre ni se corrompe con el paso del tiempo".

El conocido como "Happy Meal Project", en honor al menú infantil que vende McDonald's en todo el mundo, cuenta ya con centenares de fotografías que pueden verse en su página web así como en sus cuentas de Facebook y Flickr, donde ha llegado a ser un fenómeno viral.

1004 días. Y nomás no se descompone.