El filósofo francés André Comte-Sponville nos da las claves para disfrutar del gusto por la vida en una entrevista con Efe-Reportajes sobre su libro "EL Placer de vivir", de la editorial Paidós. Foto EFE
Nana de Juan/EFE-Reportajes
El filósofo francés André Comte-Sponville, uno de los de más relevantes del mundo contemporáneo, reflexiona sobre los asuntos que más preocupan al hombre de la calle, como la familia, el amor, los hijos, la crisis o los políticos, en un lenguaje claro y conciso.
Madrid, España.- Calificado como "el filósofo de lo cotidiano", este intelectual arrasa en el mercado editorial francés con su libro "El Placer de Vivir", al haber conseguido vender ya cuarenta mil ejemplares en sus treinta primeros días de edición. Se trata de un compendio de cien artículos suyos escritos durante los últimos veinte años.

Autor de una decena de libros divulgativos sobre filosofía,  es profesor de la Universidad de  La Sorbona (París), colabora en diversos medios de prensa franceses, como Libération, y el 4 de marzo del 2008 fue nombrado miembro del comité consultivo nacional de ética francés por el presidente de la República francesa, Nicolás Sarkozy.     

MEJOR UNA VERDAD, AUNQUE DUELA

EFE: ¿Cómo se puede ser filósofo hoy en día, con la crisis que asola el mundo?.

André Comte-Sponville: Es una razón de más para ejercer,  ya que nadie nos necesitaría si la vida fuera un camino de rosas. Nosotros ayudamos a pensar mejor para vivir mejor. Los filósofos existen desde hace más de dos mil quinientos años,  porque la vida tampoco era fácil  en aquellos tiempos.

EFE: ¿Por qué hay tantos terapeutas, psicólogos, psiquiatras, "coachings en la actualidad y tan pocos filósofos?.

AC: En principio, parece que para la filosofía hace falta tiempo, por eso no suelo acudir a programas de televisión, porque no se puede hacer filosofía en dos minutos y medio. Me gusta mucho más escribir libros que salir en televisión.

EFE: ¿Y qué busca la gente?.

AC: La gente busca recetas y sugerencias eficaces y útiles que generen ilusión, y el filósofo no busca un pensamiento eficaz, sino la verdad.  Para el filósofo, es mejor una verdad, aunque duela. En el fondo, pienso que la verdad necesita más tiempo.

"EN UNA DEMOCRACIA, TENEMOS LOS POLITICOS  QUE NOS MERECEMOS"

EFE: Nacido en 1952, usted es hijo de la generación de mayo de 1968, ¿se había imaginado un escenario mundial como el actual en el 2011?.

AC: Nadie había previsto esto, pero creo que tampoco tenemos que ennegrecer el presente. Vivimos mucho mejor que en 1968, en los países industrializados estamos mejor alimentados, mejor atendidos sanitariamente y cada año ganamos tres meses de esperanza de vida. Muchos jóvenes protestan y aún no se dan cuenta de la importancia de todo lo que se ha hecho en economía, historia y sociología.

EFE: Pero ahora todos somos esclavos del mercado financiero.

AC: Todos dependemos del mercado financiero, sí, pero hay una manera muy sencilla de no depender: no endeudarse. Cuando gastamos más de lo que ganamos, nos ponemos bajo la dependencia de los acreedores y por eso el control del gasto público es un desafío para la independencia.

EFE: Algoque no ocurre ahora.

AC: Efectivamente. En Francia, hace treinta años que no hay un solo presupuesto equilibrado.

EFE: ¿Parece muy fácil, pero ¿qué pasa con los políticos?.

AC: No sólo son culpables los políticos, sino también los ciudadanos, que no quieren más impuestos. Si se gasta menos, habrá menos policías, menos recursos y perjudicará nuestro nivel de vida. No tenemos que culpar siempre a los políticos. En una democracia, tenemos los políticos que nos merecemos.

EFE: ¿Y también los banqueros que nos merecemos?.

AC: Los banqueros hacen su trabajo y, si no tienes que pedir prestado, no hay problema. Pero parece que para una economía desarrollada es bueno que haya bancos, para que el dinero no se quede escondido debajo del colchón.Hace falta, por tanto, regulaciones, pero hay que diferenciar entre inversión y especulación, que es hacer dinero a partir del dinero.

EFE: ¿Entonces, qué solución tiene?.

AC: Sería nefasto suprimir los bancos, pero sí que se tienen que regular. Y ya se empieza a hacer cuando se invita a un banco a controlar su nivel de negocios.

EFE: Como filósofo, ¿en qué medida le preocupa la crisis?.

AC: En economía, la crisis forma parte de la vida. Siempre ha habido crisis y siempre las habrá, es una parte de la dimensión de la economía que hay que afrontar. Y, en economía,  no se trata de impedir las crisis, sino en dotarnos de medios para superarlas

EFE: ¿Qué consejo daría a la gente para vivir con placer, como propugna el título de su libro?.

AC: El verdadero consejo es amar la vida, incluso en los momentos duros, porque no puede haber una vida sin dificultades. El título de mi libro en francés es "El gusto por la vida", que sería más real.

"LA FILOSOFIA SIRVE PARA AMAR MEJOR LA VIDA"

EFE: ¿Y, entonces, para qué sirve la filosofía?.

AC: La filosofía sirve para amar mejor la vida, para aprender a amar la vida.

EFE: ¿Entonces, el aprendizaje de la filosofía otorga la felicidad?.

AC: Contrariamente a lo que se piensa, la sabiduría no da la felicidad porque cualquier cretino puede ser feliz sin saber ni una palabra de filosofía. La sabiduría es amar la vida, tanto si eres feliz como si eres desgraciado.

EFE: ¿Y por qué tiene éxito un filósofo en el siglo XXI?.

AC: Primero, por la claridad y por la visibilidad; en segundo lugar, por el arraigo y el raciocinio de la tradición filosófica, que transita por los tesoros de la sabiduría desde hace veinticinco siglos y, en tercer lugar, por decir realmente lo que pienso con seriedad y autenticidad, de tal modo que los lectores se reconocen en las ideas que yo escribo.

LOS HIJOS, NUESTRO UNICO AMOR INCONDICIONAL

EFE: Parece que el nacimiento de sus cuatro hijos le cambió la percepción de la vida.

AC: Sí, porque  las historias de amor con los hijos son las que vivimos con mayor intensidad. Cualquier padre o madre daría la vida por sus hijos, pero no por su pareja, aunque sea muy feliz con ella, como es mi caso. Como la doctrina cristiana dice muy bien hablando de Dios-Padre, los hijos son el único amor incondicional del que somos capaces.

DESTACADOS:

* "Las historias de amor con los hijos son las que vivimos con mayor intensidad, porque ellos son el único amor incondicional del que somos capaces en esta vida", destaca este filósofo francés, asesor de ética de Sarkozy.

* "El verdadero consejo para degustar el placer de vivir es amar la vida, tanto si eres feliz como si eres desgraciado,  porque no puede haber una vida sin dificultades", aconseja este filósofo de "lo cotidiano", profesor de la Universidad de La Sorbona (París).

* "No tenemos que culpar siempre a los políticos de todos nuestros males; en una democracia, tenemos los políticos que nos merecemos", recalca este filósofo, colaborador del diario Liberación, entre otros muchos.