Espectáculos- Famosos

- Famosos

Famosos atrapados por la bulimia y la anorexia

México, D.F. .- Karen Carpenter, Britney Spears, Kelly Osburne, Mary Kate Olsen, Christina Ricci, Allegra Versace y la princesa Victoria de Suecia, son un ejemplo de las figuras internacionales que tras alcanzar la fama y los lujos se vieron atrapadas en el peligroso mundo de los trastornos alimenticios.

Por:  

miércoles, 04 de junio del 2008

    Contrario a lo que podría pensarse, que las famosas tienen una vida sin preocupaciones, rodeada de lujos y comodidades, la realidad es que además de lo anterior, el éxito y el glamour que las rodea les trae consigo vivir un infierno al obsesionarse por ser delgadas.

    El caso más sonado en la farándula fue el de la cantante estadunidense Karen Carpenter, quien perdió la vida a los 32 años de edad y pesando sólo 28 kilogramos, a causa de un paro cardiaco ocasionado por la anorexia nerviosa que padecía.

    Karen sufrió esta enfermedad a lo largo de ocho años, misma que fue desatada luego de que se sintiera ofendida por el comentario de un periodista que la llamó "chiquita regordeta", a partir de ese momento se obsesionó por perder peso.

    Durante la década de los 60, la cantante siguió la dieta "Stillman", la cual consistía en tomar ocho vasos de agua y comer alimentos sin grasa, lo que le hizo perder 12 kilogramos de forma precipitada.

    Durante una actuación, Karen se desmayó y fue llevada a urgencias, donde el médico la examinó y descubrió que había estado tomando laxantes en cantidades desproporcionadas, además de medicamentos para la tiroides que aceleraban el metabolismo, lo que la llevó estar 15 kilos por debajo de un peso saludable.

    Aconsejada por su hermano Richard, se sometió a tratamiento con un psiquiatra de Nueva York, sin embargo, nadie del entorno de Karen confiaba en que siguiera el tratamiento, incluso, era evidente que aunque llevaba un año tratándose, se encontraba mucho peor.

    Un día, a primera hora de la mañana, la cantante se encontraba conversado con su madre en la cocina de ésta, quien salió por un momento y alrededor de las 08:50 horas, escuchó un fuerte golpe, al regresar al lugar para ver lo que había pasado, encontró a su hija inconsciente en el suelo.

    Los paramédicos la transportaron al hospital, donde fue admitida de emergencia, pero los esfuerzos por salvarla fueron inútiles, pues su corazón estaba dañado por la malnutrición de tantos años, resultando en un paro cardiaco que le arrebató la vida.

    Por su parte, la cantante Britney Spears, de 25 años, recientemente reveló que sufría bulimia desde los 16, problema que le impedía llevar un tratamiento en la clínica de rehabilitación, pues vomitaba los medicamentos que le suministraban.

    Britney, quien dejó el mal hábito cuando se embarazó, admitió que luchó contra la enfermedad por casi 10 años, pues consumía mucha comida chatarra, dándose atracones de patatas fritas, dulces, helados y refrescos, y al sentir culpa, se provocaba el vómito para devolver lo ingerido.

    Mientras que la cantante Kelly Osburne, confesó que su adicción a las drogas, desató en ella una presión insoportable por adelgazar, incluso dijo que sufrió más por su necesidad de perder peso que por drogarse, aunque ambos problemas terminaron por combinarse.

    "No estar delgada no me ayudó en modo alguno a decir no a las drogas. Sufrí más por ser gorda que por drogarme. Ser famosa te puede hacer vivir una existencia horrible porque no eres lo que tu quieres, si no lo que los demás quieren que seas. Por eso muchas actrices terminan sufriendo desórdenes alimenticios", dijo Kelly a un diario.

    El pasado 2007, la hija de Ozzy Osburne, pasó una temporada en una clínica de desintoxicación en California, para superar los problemas de salud y adicción que padecía.

    La actriz Mary Kate Olsen fue otra de las que despertó especulaciones en torno a su extrema delgadez. En junio de 2004 ingresó a un centro terapéutico en busca de ayuda profesional para su trastorno alimenticio, incluso estuvo acudiendo con un nutriólogo de Los Angeles.

    Luego de permanecer más de un mes en una clínica de rehabilitación, Mary Kate recuperó parte del peso perdido, llegando a los 50 kilogramos, aunque hasta el momento se desconoce si se recuperó.

    Por su parte, la actriz Christina Ricci, quien dio vida a "Merlina" en "Los locos Adams", creó espectativa al ser fotografiada mucho más delgada que otras veces cuando caminaba por las calles de Beverly Hills, en Los Angeles.

    La joven aceptó su enfermedad y admitió abiertamente que las presiones de ser una niña actriz desataron su anorexia, contra la cual luchó durante varios años, incluso llegó a pesar 38 kilos. Ricci precisó que el haberse enamorado le ayudó a superar el problema.

    El año pasado se reveló que Allegra Beck Versace, hija de la diseñadora italiana Donatella y heredera de la casa de modas creada por su tío Gianni, padecía anorexia. Recientemente se le ha visto mejorada, sin embargo sigue recibiendo ayuda para superar la enfermedad.

    Pese a ser una de las jóvenes más ricas de Europa, sobrina del diseñador Gianni Versace, quien murió asesinado en 1997, y convertirse en socia mayoritaria del imperio Versace, con una fortuna de 225 millones de euros, Allegra no quedó exenta de vivir el infierno de este padecimiento.

    La princesa Victoria de Suecia, también padeció este mal en 1997 y lejos de ocultar el asunto, la Casa Real convocó a la prensa e hizo publica la situación, al tiempo que pidió paz y tranquilidad para que la princesa pudiera seguir un tratamiento adecuado del que se recuperó en el 2000.

    La joven, que al inicio de su enfermedad tenía 20 años, despertó la atención por su extrema delgadez en un baile benéfico al que asistió, luego de que la prensa comentara sobre la posibilidad de que sufriera perturbaciones alimenticias.

    Se señaló que la presión laboral en las tareas representativas que asumió desde su mayoría de edad, unida a las clases que recibía de ciencias políticas y francés, contribuyeron al desarrollo de su problema.

    Por otro lado, la actriz Lindsay Lohan perdió de manera repentina 17 kilogramos, pues según sus propias declaraciones "comparada con muchas actrices de mi edad, yo tengo demasiado peso", y al ser cuestionada por su drástica pérdida de medidas, aclaró que únicamente estaba haciendo ejercicio.

    La protagonista de "Herbie" pasó de ser una chica rellenita a estar delgada y luego esquelética, pues además de perder grasa también perdió músculo, desapareciendo incluso su voluptuoso busto y tornándose muy pálido el color de su piel.

    Lindsay admitió que incluso su doctor estaba preocupado, pues en una de sus consultas, éste le cuestionó: "¿Eres anoréxica?, ¿te provocas el vómito?, ¿hay drogas envueltas en todo esto?", a lo que ella respondió: "Dice esto ¿por qué lo ha leído en las revistas?, ¡porque yo no lo hago!".

    La actriz estadunidense Jane Fonda declaró a un programa de televisión en su país, que en los años 70 padeció bulimia y anorexia, malestares que afectaron gravemente su salud luego de que las demandas de Hollywood hicieran que buscara el cuerpo perfecto.

    Fonda, quien ahora cuenta con 61 años de edad, manifestó a la emisión televisiva: "Te sientes como cuando eres adicto al alcohol. Fui bulímica y anoréxica por 25 años de mi vida".

    La ex Spice Girl, Geri Halliwell, quien mide 1.58 metros de estatura, sorprendió al público al reaparecer como solista con un peso menor a los 44 kilos, 20 menos que cuando formaba parte de la agrupación femenina.

    Posteriormente, ella misma declaró que había conseguido bajar tanto peso gracias a una combinación entre anorexia y bulimia. Incluso dijo que Victoria Beckham, una de sus ex compañeras, era anoréxica declarada, y fue ella quien le dio consejos para dejar de comer y vomitar tras ingerir alimentos.

    Otra famosa que causó revuelo fue Nicole Richie, pues su imagen mostraba una pérdida de peso extrema, cambio que fue notorio de inmediato, pues pasó de ser una chica "rellenita", a tener un cuerpo esquelético, que la hacía parecer una niña de 13 años.

    La editora de la revista "US Weekly" afirmó que "Nicole está de vacaciones cuidando su anorexia. Ella ha perdido peso por causa del estrés. Bajó de peso cuando terminó con su novio, porque ella no come cuando está triste".

    Incluso, la artista comentó en una entrevista que "besar y comer era lo único que hacía cuando estaba feliz". Asimismo, en una de sus últimas fiestas, la invitación especificaba que no se le permitiría la entrada a ninguna chica que pesara más de 45 kilos.

    Muchos de sus fans se preocuparon por su estado, temiendo que sufriera un desorden alimenticio, pues la estrella de "The simple life", quien mide 1.57 metros de estatura, llegó a pesar alrededor de 40.5 kilogramos.

    Otra de las que negó padecer anorexia fue la princesa de Austurias, Letizia Ortiz Rocasolano, luego de que un periódico español publicara un reportaje insinuando la posibilidad de que padeciera dicho trastorno, situación que el jefe de relaciones con los medios de la Casa Real, negó.

    El desmentido hizo referencia a dos artículos publicados por un diario en los que se citaba la "extrema delgadez" de Ortiz, quien tenía un talle "dos centímetros menor al de una modelo", resaltando también sus "rasgosfaciales marcados, brazos y silueta extremadamente delgados".

    Por su parte, la casa real afirmó que Letizia "está delgadísima porque su constitución genética es así. Ella y los suyos afirman que come muchísimo, pero todo lo quema debido a su carácter hiperactivo".

    En 2006, el suplemento de un periódico sueco también realizó un reportaje de dos paginas sobre la imagen de Ortiz, señalando que "hasta sus brazos son de menor grosor que los de su hija Leonor", quien en ese entonces tenía tan sólo nueve meses de edad.