Suplementos- Semanario

- Semanario

Extorsión civil

Empresarios denuncian que funcionarios de Protección Civil les piden cuotas a cambio de su tranquilidad laboral

Por:  

lunes, 13 de septiembre del 2010

  • Empresarios denuncian que funcionarios de Protección Civil les piden cuotas a cambio de su tranquilidad laboral
Lejos de fomentar una real cultura de la prevención de accidentes y pérdida de vidas humanas en lugares públicos ante posibles contingencias, las áreas de Protección Civil en la región se han convertido en cotos de poder donde la presión, la extorsión y el hostigamiento, reinan como los criterios que dictan las reglas a la hora de prepararse para enfrentar una emergencia

Así lo denuncian comerciantes, empresarios y prestadores de servicio en materia de protección civil y medio ambiente, quienes revelan una maraña de irregularidades que van desde el abuso de poder y el tráfi co de infl uencias, hasta el cobro de supuestos donativos, usando el nombre del cuerpo de Bomberos, y cuotas indebidas, a los diferentes establecimientos contemplados en la ley como sujetos de revisión.

Aún hay quienes se niegan a creer que este organismo, fundado después del terremoto que azotó a la capital del país en 1985, se haya erigido como un puesto político y no como una entidad profesional en prevención y manejo de accidentes.

Los reclamos involucran a la Subsecretaría Estatal de Protección Civil, que hasta hace unos meses estuvo a cargo de Segismundo Doguin Martínez así como a las unidades municipales de Saltillo y Ramos Arizpe, dirigidas por Alberto de la Rosa Vizcaíno y José Roque Ramírez Estrada, respectivamente.

Prepotencia a la hora de realizar verifi caciones en industrias y negocios, presuntas "mordidas", retiro injustifi cado de permisos a consultores y capacitadores externos, así como asignación de registros como asesores privados a funcionarios públicos que trabajan como empleados en estas dependencias, son sólo algunos de los señalamientos que, de manera anónima por miedo a represalias, hacen diversos sectores como un llamado de auxilio al Gobierno para terminar con la ola de corrupción que impera en estos departamentos.

A continuación los testimonios:

S.O.S. OPERACION COPERACHA

Era media mañana, cuando dos hombres que se identifi caron como inspectores de la Unidad Municipal de Protección Civil Saltillo, irrumpieron con aires de grandeza en medio del despacho.

"'Me dicen 'usted no tiene plan de contingencia`, les digo 'sí, sí lo tengo aquí está`, me contestan 'pero no está completo y nosotros no estábamos notifi cados, lo tiene que presentar`".

El representante jurídico de un corporativo comercial que aglutina a una veintena de empresas de la región sureste, se dirigió entonces por indicación de los supervisores, a las ofi - cinas de Protección Civil, ubicadas en López Zertuche, en la colonia Virreyes.

Allí lo recibió una secretaria.

"Le digo 'oiga vengo a presentar mi plan de contingencia`, me dice '¿tiene cita?`, 'no, pero acaban de ir los inspectores y me dijeron que viniera`, dice la señorita 'no, es que sin cita no lo pueden recibir`, le pregunto '¿está el señor De la Rosa?`, dice 'sí, sí está, pero está ocupado`, 'lo espero, ya estoy aquí, ya me aventé la vuelta`, y dice 'a ver permítame`".

La empleada fue hasta el privado de su jefe Alberto de la Rosa Vizcaíno, director de la Unidad Municipal de Protección Civil, cuya ofi cina permanece a puerta cerrada la mayor parte del tiempo.

"Le dice la señorita 'licenciado tengo aquí a ...`. De la Rosa se asomó nomás para ver quién era yo, voltea la secretaria y De la Rosa le dice que no, y cierra la puerta, Entonces me dice la empleada 'sabe qué, sí se va a ocupar el licenciado`, le digo 'si ya salió y me vio, lo que quiero nada más es que me reciba el plan de contingencia, no que lo lea ahorita, nomás que me ponga un sello de Recibí, o A revisión`, dice 'no, haga cita`".

De vuelta en su despecho el apoderado de la fi rma, que por temor a venganzas pide se omita su nombre y el de la empresa, recordó que aquellos inspectores le habían advertido que disponía sólo de 15 días para la presentación del documento.

El abogado redactó entonces un memorándum donde solicitaba al director de la Unidad de Protección Civil la revisión de su Plan. Meses atrás los inspectores de Protección Civil Municipal habían lo habían visitado en más de cinco ocasiones, pretextando verifi caciones de rutina.

"No sabes la guerra que nos hicieron, infi nita, 'y ponga aquí un letrero, y ora no, muévalo para acá, y ponga el extintor, y sabes qué esos extintores no cumplen la norma, pero mira, aquí le vamos a pasar esta tarjetita para que te pongas en contacto con esta persona, porque él si vende los extintores que cumplen con la norma`. Cómo vas a ser juez y parte, vienes y me haces una inspección ¿y me vas a decir a quién le compre los extintores, está mal".

"Nos presionaron y trataron de extorsionarnos, de sacarnos lana y todo ¿Cómo?, de la manera más sencilla 'lo que pasa es que deberías de irte a reportar con De la Rosa, a lo mejor puedes arreglarlo directamente con él`. Le digo 'pérame, yo no necesito irle a ver la cara a De la Rosa, ya sé quién es, la fama que tiene, porque pertenezco a un grupo de empresas y a la gran mayoría ya han pasado a recoger su cuota`".

Tras telefonear a diario durante dos semanas el abogado logró concertar una cita con De la Rosa Vizcaíno.

"Le digo a de la Rosa 'traigo mi plan de contingencia y este memo que te escribí`, termina de leer y dice '¿y cuál es la intención o qué?`, le digo 'nada más que lo revisen`, responde 'sí, pero para eso van allá los inspectores, no necesita venir aquí, si se requiere que venga le va a llegar un citatorio`, le digo 'yo vengo de manera voluntaria a traerte mi plan de contingencia, presentarte mis respetos y solicitarte que me lo revisen, tardaste 15 días en recibirme`.

El plazo para entrega del plan había vencido, Alberto De la Rosa pidió al abogado solicitara por escrito una prórroga para la presentación del documento.

Un día después el apoderado de la compañía volvió a las ofi cinas de Protección Civil, el director, le informó la secretaria, había salido. El abogado abandonó la ofi cina no si antes pedir a la secretaria le sellara de recibido la solicitud de prórroga.

Ramos Arizpe pone el mal ejemplo


En un recorrido realizado por Semanario al interior de la Presidencia Municipal de Ramos Arizpe, se pudo constatar como los extintores de este inmueble están vencidos desde 2007. A lo largo de todo el edificio, en sus dos plantas, no existe una sola señalización restrictiva , informativa, obligatoria y de emergencia, tampoco Plan de Protección Civil. Sólo hay un viejo aviso de ruta de evacuación colocado en el descanso de las escaleras de ascenso y descenso al edificio.

PASARON DOS DIAS, TRES Y NO HUBO RESPUESTA.

"Llegaron los inspectores 'pos como ya se cumplió su plazo vamos a levantar un acta circunstancial`, les digo 'pérame, aquí tengo donde me recibieron este documento, estoy solicitando una prórroga de 15 días más, por el motivo de que tardaron 15 días para recibirme el plan de contingencia`, 'no, ¡a ver...!, le digo 'espérame, aquí trae el sello de Protección Civil...`, 'no, ¡a ver, ¡adelante..!`.

"Y empezaron con su despliegue de presión. Ya sabes radios, vinieron otras dos unidades, se estacionaron aquí y que 'nombre, es una bronca. A ver ábranos allá atrás`, 'espérate, - le digo - ya habían hecho una inspección, ¿de qué se trata?`, responde 'no es que tenemos que revisar`. Esa es la presión psicológica y dices 'chin ahora qué van a querer`".

Después de algunas horas, de una sesión de tortura psicológica y varios intentos de extorsión, los inspectores accedieron de mala gana a recoger el plan de contingencia.

"Al último me decían 'vaya y arregle con De la Rosa, a lo mejor le va a pedir ahí una cooperación para Bomberos, porque andan muy mal los Bomberos...`, les digo 'yo sé que si están mal, pero eso les corresponde a los del patronato`". "Muchas veces es de que 'ah, ¿quieres el sello?`, 'sí `, 'denos una comperacionsita para Bomberos`.

Los Bomberos no tienen ni siquiera la infraestructura necesaria para hacer su trabajo y el señor De la Rosa anda en una Ram Cuad Cab, desayunando todos los días en las gorditas y en los taquitos de acá, no creo que sean para eso las unidades de servicio público".
Al cabo de más de dos meses el plan de contingencia le fue liberado.

"COMO NO LES DI NADA, ME LA HICIERON CARDIACA".

El representante legal de este consorcio retrata en una anécdota el perfi l que por hoy ostentan los supervisores de Protección Cicil Municipal.

La escena se dio en un simulacro organizado por el corporativo.

"Se habían acabado los extintores y les digo de broma '¿y ahora quién me va a llenar mis extintores?`, dijeron 'eso le corresponde a usted`, les digo 'no eso es cosa de ustedes, ustedes fueron los interesados en realizar el simulacro`, dicen 'no se apure, ahorita hacemos una polla`, y empiezan a pedir entre la gente 'échenle una cooperación pa los extintores`, y dice otro '¡y pa la barbacha de al rato!`. Nomás me quedé pensando 'cómo que pa la barbacha...`.


EL PLAN DE ATAQUE


Ésta es la historia de un vendedor de equipos contra incendios que se quedó sin trabajo el día que se armó de valor para denunciar ante Protección Civil Estatal, que en las listas de capacitadores externos, autorizadas por el Gobierno para brindar asesoría en seguridad industrial, aparecían los nombres de varios empleados adscritos a la Subsecretaría y las Unidades Municipales.

Se trataba de Daniel Romo Vázquez, Juvencio Valdés Cabello, Héctor Urbina Luis, entre otros funcionarios, que estaban tomando el papel de juez y parte. El reclamo era legítimo, la Subsecretaría Estatal de Protección Civil estaba violando varios artículos de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Segismundo Doguin Martínez, entonces titular de la Subsecretaría y quien aún funge como presidente de Protección Civil en la zona norte, escuchó frente a su escritorio el señalamiento y en respuesta ordenó retirar al denunciante el permiso que lo acreditaba para prestar servicios a empresas en la elaboración de planes de contingencia, uso y manejo de extintores, redes de hidrantes y brigadas.

"Así nomás, me dice 'no es cierto` y me quitó mi registro, le pregunté que por qué me lo retiraba y me respondió que no estaba capacitado para poder hacer ese tipo de trabajos".

Tiempo atrás el proveedor de extintores se había quejado de las extorsiones que sufrían sus clientes, principalmente gaseras y gasolineras, a manos de los verifi cadores de la Subsecretaría, quienes llegaban a cobrar cuotas de hasta 12 y 15 mil pesos.

- ¿Usted lo vio?, le pregunto.

"Sí, un día que estaba dando un curso de capacitación en una gasera. Llegaron los inspectores, se pararon detrás del gerente y nada más vi que les dio dinero. Se acercó y me dice 'no pos... es que tenemos que darles una cuota...`, le digo ' ¿una cuota como para qué?, no la des, no tienes porqué darla`, y dice , 'es que no me van a dejar en paz`.

"Así se usa '¿tienes algún problema con Protección Civil?, dales dinero. El dueño de una franquicia de pollo me contaba 'es que cada vez que vienen estos señores de Protección Civil les tengo que darles de comer`. Incluso a veces caían los inspectores conmigo y me pedían 'oiga ingeniero présteme 200 pesos...`".

EL SIMULACRO

El propietario de un negocio dedicado a hacer análisis de riesgo y estudios de impacto ambiental para la industria, revela la táctica de los operativos que realizan algunos inspectores de Protección Civil, tanto de las Unidades Municipales, como de la Subsecretaría.

"¿Has oído hablar de los halcones? Ahí tienen a ese tipo de gente observando la operación de las gaseras. En ocasiones las gaseras se ven en la necesidad de brindar el servicio al públicoy apenas están llenando un cilindro cuando cae Protección Civil con cámaras de video. Todo mundo escuchamos en la prensa escrita que existe la delincuencia organizada, esto es algo similar".

Explica cómo algunas empresas, sobre todo gaseras y gasolineras, se ven forzadas a tomar parte en actos de cohecho fomentados por los inspectores. "Los famosos apoyos de gaseras y gasolineras, de que 'oye ahí te voy a mandar a mi gente para que me des el apoyo con la gasolina, porque no tengo recursos` o 'fíjate que se me acabó el gas en la casa`, o que solicitan apoyos para playeras, cachuchas ¿Qué haces? Te ves forzado".

Y advierte cómo los inspectores y titulares de Protección Civil cumplen con frecuencia trabajos "por encargo".

"Les dice alguien 'oye, se me puso esta fábrica o este negocio en frente. A ver chécamelo, encuéntrale cualquier cosa...`".

SIGA LAS RECOMENDACIONES

Un especialista que tiene en su haber más de 30 años de experiencia en el ramo de la seguridad industrial señala que existen en Saltillo innumerables historias de consultores que han sido "vetados" por rebelarse contra Protección Civil.

"Una de las represalias que ellos usan contra nosotros es de que le dicen a los clientes 'no vayas con ese consultor, ve con fulano`, en varios lugares nos han dicho 'no, nos dijeron que con ustedes no`".

ACORDONANDO EL AREA

Otro consultor independiente se llevó una sorpresa el día que acudió a las ofi cinas de la Unidad Municipal de Protección Civil Ramos Arizpe para solicitar la revisión de un plan de contingencia elaborado a una empresa instalada en el parque industrial.

El director, José Roque Ramírez Estrada, le informó que antes debía pagarle una cuota de entre tres y cinco mil pesos por un permiso que lo autorizaba para trabajar como prestador de servicios externos en esa ciudad.

"Me dice 'sí te lo recibo, pero me tienes que pagar de tres a cinco mil pesos para darte el registro, si no, no te autorizo nada, no te lo acepto, porque tú tienes que tener un registro municipal de Protección Civil`.

"Siendo que yo tengo un registro como capacitador externo Federal, de la Secretaría del Trabajo, y un Registro Estatal, de la Subsecretaría de Protección Civil Estatal y que son gratis, si acreditas tu experiencia".

Solo que aquellos registros - le dijo Ramírez Estrada - carecían de toda validez en Ramos Arizpe. "Le dije 'oye es mucho dinero, antes no cobraban`, y dice 'pues ahora sí cobramos`, le dije 'estás bloqueando la capacitación para la gente trabajadora`, y dice 'pues no sé, tienes que tener registro para poder trabajar aquí, si no, no...`.

"No acepté y por eso ya no puedo trabajar en Ramos. Yo ya no busqué chamba en empresas locales, sino en empresas de incursión federal, que es un poquito más difícil porque en lugar de traer 10 compañías traigo una o dos", dice.

Y se refi ere así al perfi l del director de ProtecciónCivil en Ramos Arizpe, José Roque Ramírez Estrada.

"El señor no tiene el perfi l, pero es muy amigo del ingeniero Oceguera. A lo mejor conoce de sacar dinero, extorsionar, la corrupción".

Luego hace alusión al caso de la fábrica de tarimas "La Esperanza`, que se incendió la madrugada del 25 de agosto afectando a una fundición y a una fi rma de autopartes en el Parque Industrial Ramos Arizpe.

"Roque sabía que estaba trabajando en malas condiciones, en forma insegura, pero todo mundo platica que había dinero de por medio, que los dueños de la maderera le estaban pasando lana a Protección Civil".

El dueño de otro despacho dedicado a la venta de equipos para sofocar incendios, expone el estilo con que la Unidad Municipal de Protección Civil hace cumplir la ley en Ramos.

"Roque es un policía y actúa como policía. Sé de una empresa a la que llegó en una patrulla, se mete, empieza tomar fotos. Luego le hablan 'oiga, ¿qué pasa, de qué se trata, quién es usted?`, dice 'yo soy fulano`, 'de acuerdo ¿y luego?`, 'soy la autoridad`, le dice el empresario '¡por favor, va a sacar su unidad, la va a estacionar afuera, regresa, me va a presentar su ofi cio de comisión para saber a qué viene, porque si no mis guardias lo van a sacar a la fuerza`.

El señor accedió porque sabía que el empresario estaba en la razón. Capítulos de esos ha tenido el hombre. Roque hizo la revisión, encontró un detallito, en ese momento lo corrigieron y se fue muy molesto porque no había encontrado nada".

EMERGENCIA EN RAMOS

El pasado 11 de agosto el empresario Gerardo Covarrubias Chávez denunció públicamente haber sido víctima de extorsión

por parte de la Unidad de Protección Civil y la Dirección de Ecología de Ramos Arizpe.

Covarrubias señaló entonces que tanto el director de Protección Civil como el área de Ecología de aquel municipio, le habían solicitado la suma de 150 mil pesos y 200 mil más, a cambio de la fi rma de unos planos para construcción de una empresa de robótica, diseño y automatización.

A más de un mes de haber revelado estas irregularidades comparte su experiencia:

"Se nos cerraron las puertas de todas las dependencias en Ramos Arizpe para poder seguir haciendo los trámites necesarios y cumplir con lo que marca el reglamento de construcción".

Agrega que luego de haber denunciado la extorsión, supo del caso de otros cuatro empresarios que fueron víctimas de intentos de cohecho por parte de Protección Civil y Ecología Municipal.

"En Ramos Arizpe es demasiado grave la situación", señala.

Tanto que algunos industriales han optado por migrar a municipios como Santa Catrina, en Nuevo León. "No soy el único, me han llamado alrededor de cuatro o cinco empresarios diciéndome que a ellos también los quisieron extorsionar, que les hicieron lo mismo y que ellos decidieron no invertir en Ramos Arizpe, que se fueron mejor a Santa Catarina.

"Allá lo único que te piden son alrededor de 25 mil pesos con todos los trámites, tanto de uso de suelo, como de Protección Civil, de Desarrollo Urbano, de Ecología. Los empresarios no podemos aceptar ese tipo de sobornos".

LA NUEVA LEY: UNA PISTOLA

De excesiva, arbitraria, represiva y recaudatoria, califi có la comunidad empresarial de la región a la nueva Ley Estatal de Protección Civil, aprobada por el Congreso local el pasado 15 de mayo.

Industriales de distintos ramos coincidieron en que el recién creado instrumento otorga demasiadas atribuciones tanto a la Subsecretaría de Protección Civil, como a las unidades municipales e incluye procedimientos que pueden favorecer aún más la extorsión.

Y es que, entre otros aspectos, la nueva ley faculta a los inspectores de Protección Civil para realizar verifi caciones en empresas y negocios sin orden judicial; obliga la entrega de programas de prevención de accidentes en tiempos récords, exige la realización de dos a tres simulacros

al año y urge a la adquisición de equipos caros de prevención y combate de siniestros.

"Hay el riesgo de que muchas empresas dejen de operar, estamos en un tiempo de crisis. Ahora ¿a quién le van a dar el arma, la pistola, para que la aplique?.

"Como empresarios da miedo, porque puede haber algo que a criterio de algún inspector puede causar algún accidente`. dijo Miguel Angel Wheelock, empresario dedicado a la comercialización de gases industriales. Esto, declaró, sin contar que el nuevo ordenamiento no fue concensuado con el sector empresarial. "No se nos invitó a participar, no hubo foros de consulta".

FORMAN FRENTE COMUN


Ante esta perspectiva empresarios y miembros del Patronato de Bomberos de la Región Sureste, conformaron un grupo de evaluación y análisis de la nueva Ley de Protección

Civil de Coahuila, cuyo objetivo será la integración de un documento que contendrá las propuestas del sector industrial a la presente normatividad.

El acuerdo se tomó durante la sesión del Patronato de Bomberos celebrada el pasado 2 de septiembre y en la que participaron representantes de la Asociación de Industriales y Empresarios de Ramos Arizpe, (AIREA).

Se prevé que en los próximos días este grupo, liderado por el empresario Luis Dorbecler Aguirre, entregue el resultado de este análisis al Poder Legislativo para su consideración.

"Ha habido muchas inconfomidades, ya muchas empresarios se han comunicado con miembros del Patronato, me han llegado comentarios sobre los riesgos que implica esa ley", explicó Dorbecker Aguirre.

¿Dónde sucedió?