México - Politica

- Politica

Entrevista de Joaquín López Dóriga a Diego Fernández

Entrevista exclusiva con Joaquín López Doriga en el Noticiero

Por:  

martes, 21 de diciembre del 2010

  • Entrevista exclusiva con Joaquín López Doriga en el Noticiero. Foto: Vanguardia/AP
Dóriga: ¿Diego cómo estás, buenas noches?
DFC: Bien Joaquín a tus órdenes.

Dóriga: No sabes el gusto que me da verte de regreso después de estos siete meses y seis días, a mí me da gusto y creo que a muchísimas personas también.

DFC: Gracias Joaquín a ti y a muchísima gente, se que su condición humana pero yo quisiera destacar dos cosas que también hoy el Ejército mexicano logró recuperar a 11 seres humanos de un secuestro, eso quiere decir que hoy recobramos 12 mexicanos nuestra libertad. Mi mayor reconocimiento para el Ejército y comparto esa alegría con esas familias que no conozco porque ya regresaron los que estaban en las condiciones que yo me encontré y por otro lado traigo sentimientos encontrados porque si bien es cierto que regresar con los míos que son mi familia, que son ustedes es para darle gracias a Dios para agradecerle a muchas personas y desde luego para tener un mayor compromiso con la vida, también tengo un dolor enorme al enterarme de casos muy dolorosos como el de la señora arteramente asesinada en Chihuahua. No podemos hacer de mi secuestro un caso especialísimo, privilegiado, superior que otro caso, yo creo que este es un caso más que por algún nombre o renombre se le de mayor espacio mediático puede ser explicable yo siempre he creído que México será grande el día que todas las vidas humanas valgan lo mismo y sean repetadas.

Dóriga: ¿Cómo fue tu liberación esta mañana?

DFC: Nada más me dejaron alguno kilómetros distantes de algún pueblo.

Dóriga: ¿Fuiste a caminar, tocaste alguna puerta, detuviste algún coche'

DFC: No, caminé algunos kilómetros, y no quería yo dejar de caminar, bueno para mi después de algún recorrido con mis plagiarios caminar y caminar para darle gracias a Dios y para empezar a ver el amanecer de un nuevo día que para mí puede ser en cierta forma el primer día.

Dóriga: ¿Caminar en un ejercicio sólo de libertad?

DFC: En efecto.

Dóriga: ¿La noche del viernes 14 de mayo qué pasó cuándo llegaste a tu rancho?

DFC: No quiero dar pormenores, no creo que estos asuntos se deban de tratar en esta forma muy periodística pero que para efectos del procedimiento que puedan tener las autoridades debo de ser muy respetuoso y desde luego decirte fui sorprendido, fui secuestrado y ya estoy aquí.

Dóriga: Déjame hacerte una pregunta que puede caer en lo absurdo dentro de un secuestro, ¿te maltrataron, te trataron bien?

DFC: Me trataron extraordinariamente bien, con todo lo que implica de brutalidad el secuestro, lo que implica de atrocidad ese procedimiento siempre fui respetado, siempre fui atendido y desde luego ni ellos dieron un paso a tras en su posición ni yo lo di, los dos nos confrontamos siempre con mucha dureza, con rompimientos frecuentes, pero con mucho respeto que desde luego agradezco y reconozco.

Dóriga: ¿Tuviste discusiones con ellas sobre temas políticos?

DFC: Sobre todo lo que te puedas imaginar relacionado con lo ideológico y con el secuestro mismo, con mucha dureza, de frente ellos y de frente yo, no podían la cara porque sería mi muerte, desde luego fueron personas que se confrontaron con el secuestrado con toda la dureza posible pero sin faltarnos al respeto.

Dóriga: ¿Tenías alguna comunicación de lo que pasaba en el exterior, porque me hablaste ahora de la muerte de la luchadora Marisela en Chihuahua, sabías lo que pasaba afuera?

DFC: No muy poco, casi algunos crímenes que oía en un comentario breve de alguno de los custodios o vigilantes pero prácticamente ningún contacto con la realidad durante siete meses y estos días

Dóriga: ¿Pensaste en morir, pensaste que Dios te dejaba de la mano?

DFC: Sí claro, muchas veces, no porque el morir no es que te deje de la mano, sino que te llame, luego yo siempre estuve dispuesto a enfrentar la muerte, con dignidad y con hombría no por valiente sino por la ayuda de la Virgen, de mi familia, de mis amigos y porque yo sabía que no estaba solo y eso me dio una fuerza moral para ir a todas como tu sabes que va tu amigo.

Dóriga: Lo sé, lo difícil  que fue estar secuestrado

DFC: Sí señor, es una experiencia muy difícil las fuerzas de una persona no son suficientes, tienen que venir fuerzas adicionales como las que yo tuve, repito, de Dios, de la Virgen, de Liliana, de mis hijos, de mis amigos y de muchísima gente conocida y desconocida que yo sabía que tenía sentimientos en favor de mi libertad, eso me permitió resistir y desde luego el trato que recibí de mis secuestradores que no terminaron conmigo

Dóriga: ¿En estos casos uno reencuentra cosas que o había olvidado, había perdido, o había despreciado incluso a lo largo de la vida, tu te reencontraste con algo dejado a lo largo de tu vida?

DFC: sí claro, calcula que fueron 5 mil 200 horas de soledad y de compañía, de meditar y de pensar, y uno de los temas que para mi será capital y lo hablé con mis plagiarios y está el compromiso con ellos pensar y de luchar por grandes causas que reclama México como sin  su pobreza, su injusticia y su impunidad. Yo creo que tenemos que hacer de México un país de leyes de instituciones no de secuestradores, ni de asesinos, no de abusivos, ni de ricos de ni de pobres, repito que todas las vidas humanas sean respetadas que todas valgan lo mismo.

Dóriga: Incluso uno toma otra dimensión, valora de otro modo la vida propia, tu lo has hecho también.

DFC: Sí claro eso es explicable, pero para bien no para mal, no para vivir con temores, ni con rencores, no para pedir venganzas ni permitir en el ámbito que a mi me corresponda algún atropello contra ellos o contra cualquiera, y algún comentario que hacía hace unos minutos a otros compañeros de la prensa, si la causa de la causa es causa de lo causado también tengo que advertir que una de las causas que motivaron este secuestro fue la irresponsable acusación que se me ha formulado de ser un hombre infinitamente rico, de ser el abogado más rico del mundo y de tener una fortuna incalculable, eso también se debe de perdonar.

Dóriga: ¿Fue un secuestro económico, político, fue un secuestro de los dos por el impacto'

DFC: Sí claro, quisiera insistir en algo que es para mi fundamental me parecería muy injusto y nada honesto que este secuestro tuviera cualquier privilegio en su tratamiento  destacar que este es el 12 que se libera el día de hoy,11 más ya quedaron fuera y hay muertes y hay heridos y hay ahora en este momento seres humanos secuestrados, todos debemos de pensar en lograr esas libertades y que los secuestrado rectifiquen enfrentando a la ley de ninguna manera sufriendo ellos atropellos, sería violencia que violencia conduce más que a la barbarie.

Dóriga: ¿Cómo te encuentras de salud?

DFC: Muy bien gracia a Dios

Dóriga: ¿Leíste algo porque este medio día citabas al Quijote'

DFC: No leí nada, lo que pasa es que yo soy una persona que he tenido como tantos seres humanos una admiración, una fijación por la figura del Quijote, pero no se me permitían más libros que no se deben leer por su materia pero no quiero entrar en detalles.

DFC: Mis arreos son las armas, mi descanso el pelear, mi cama las duras peñas, mi vivir siempre luchar. Sí señor, gracias Joaquín

Dóriga: Bienvenido de regreso.

¿Dónde sucedió?