Negocios- Economía

- Economía

Entra en vigor nuevo convenio sobre trabajo marítimo de la OIT

"Este Convenio es un hito en la historia marítima", declaró el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder.

Por:   Notimex

martes, 20 de agosto del 2013

  • El Convenio sobre el Trabajo Marítimo (MLC, por siglas en inglés) de la OIT entró hoy en vigor, iniciando una era de trabajo decente para los marinos y condiciones justas de competencia para los armadores en la industria del transporte marítimo. Foto Archivo/Vanguardia

Ginebra, Suiza.- El Convenio sobre el Trabajo Marítimo (MLC, por siglas en inglés) de la OIT entró hoy en vigor, iniciando una era de trabajo decente para los marinos y condiciones justas de competencia para los armadores en la industria del transporte marítimo. 

"Este Convenio es un hito en la historia marítima", declaró el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder. 

"Es el fruto del diálogo tripartito y de la cooperación internacional, que posibilita el impulso de condiciones decentes de trabajo y de vida de los marineros, así como de condiciones justas para los armadores en la más globalizada de las industrias" , subrayó. 

"Pido a todos los países con intereses marítimos que lo ratifiquen", dijo Ryder, al urgir a los gobiernos que no lo han ratificado. Asimismo pidió a los armadores "a trabajar eficazmente para aplicar este Convenio". 

En virtud del derecho internacional el nuevo Convenio es vinculante a partir de hoy. Para su entrada en vigor fue necesaria la ratificación por parte de 30 Estados miembros de la OIT, que representan más de 33 por ciento del arqueo bruto de la flota mercante mundial. 

Hasta la fecha, han ratificado el Convenio más de 45 Estados miembros, lo que representa más del 70 por ciento del arqueo bruto de la flota mercante mundial. El Convenio cuenta con el pleno apoyo de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), que representa a los marinos y de la Federación Internacional de Armadores (ISF). 

Estos desempeñaron un papel clave durante los cinco años de su desarrollo y en la adopción del Convenio durante una sesión extraordinaria de la Conferencia Internacional del Trabajo en 2006, de ahí que se le conozca como MLC 2006. 

El MLC 2006 cuenta también con el apoyo de la Organización Marítima Internacional (OMI), que supervisa el sector del transporte marítimo mundial, responsable de más del 90 por ciento del comercio mundial. 

"La entrada en vigor del MLC 2006 es un evento único en la historia del derecho laboral marítimo internacional", dijo a su vez la directora del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo de la OIT, Cleopatra Doumbia-Henry. 

"Ahora incumbe a todos garantizar que la ratificación y aplicación legal se traduce en las legislaciones y en la práctica, de forma que los marineros puedan beneficiarse realmente de la protección del Convenio", señaló. 

Añadió que "los armadores que cumplen con los requisitos de trabajo decente del Convenio puedan disfrutar de los beneficios que ofrece". "Es además urgente garantizar que los Estados miembros de la OIT con intereses marítimos ratifiquen el Convenio", consideró Doumbia-Henry. 

"La OIT seguirá trabajando con los gobiernos, con las organizaciones de los marineros y de los armadores, así como con otros actores importantes de la industria marítima para contribuir con el logrode los objetivos del MLC 200", agregó. 

El Convenio reúne en un sólo instrumento los estándares internacionales mínimos para garantizar un trabajo decente para el personal que labora en los barcos. Y, al mismo tiempo, ayuda a proporcionar reglas de juego equitativas para los armadores de calidad que operan bajo el pabellón de los países que han ratificado el MLC 2006. 

Todo con el fin de promover la competitividad a través de un transporte marítimo fiable y seguro. El objetivo, enfatizó el organismo laboral con sede en Ginebra, es garantizar que las condiciones de trabajo decente vayan de la mano de una competencia justa. Hasta el momento México no lo ha ratificado.