Foto: Vanguardia/Archivo
La Jornada
Pese a la inseguridad, ahorros de 65% impulsan el turismo de salud
México, DF. Grandes hospitales asociados a corporativos de Estados Unidos, pero también pequeñas clínicas familiares fundadas por médicos de allá, concentran la industria del turismo de salud en México, detalla Patients Beyond Borders (PBB) o Pacientes sin fronteras, considerada la guía de investigación más completa sobre el tema, ya que ha analizado 200 centros médicos de 35 naciones por la calidad de sus servicios, lo que los pacientes se ahorran y la infraestructura tanto hospitalaria como turística de cada país.

"Algunas instituciones médicas de México tienen vínculos transfronterizos y operan como parte de grandes consorcios internacionales. Por ejemplo, Christus Muguerza Alta Especialidad, es parte de Christus Salud de Estados Unidos. Del mismo modo, el Centro Internacional de Medicina (CIMA), con hospitales en Monterrey, Hermosillo y Chihuahua, pertenece y es operado por el Hospital Corporation International, con sede en Dallas, Texas. Otros hospitales en México están afiliados a las principales instituciones educativas, como el Hospital San José, patrocinado por el Tecnológico de Monterrey", detalla la publicación.

El Hospital Ángeles Tijuana, del Grupo Ángeles, "la red hospitalaria privada más grande de México, con 23 hospitales y 11 mil especialistas"; el Cosmed, especializado en cirugía estética; Dentalia, con 42 sucursales en 12 ciudades; Imagen Dental o La casa del diente, ambos en Monterrey, entre otros, también atienden pacientes extranjeros.

La PBB acota que además existen pequeñas clínicas, "a menudo dirigidas por médicos estadunidenses expatriados o profesionales entrenados en Estados Unidos y Europa", a las que cada año regresan decenas de pacientes extranjeros.

México ya es considerado "un centro mundial de la salud y ofrece a los pacientes una amplia gama de especialidades y procedimientos que rivalizan con países de Asia, principales competidores del sector", pondera PBB, a pesar de que sólo cuenta con siete de los 500 hospitales acreditados por la Joint Comission International (JCI) en 90 naciones.

Cada paciente eroga de 3 mil a 5 mil dólares por visita, entre gastos médicos, transporte, estancia hospitalaria y alojamiento turístico. El turismo de salud crece a un ritmo de entre 15 y 25 por ciento por año y puede llegar a generar 40 mil millones de dólares por el flujo de 8 millones de pacientes transfronterizos, de los cuales casi 10 por ciento son estadunidenses.

Es seguro viajar a México "si se usa la cabeza"

La inseguridad y la violencia provocada por el narcotráfico no impiden que PBB recomiende a quienes buscan tratamientos médicos más baratos viajar a México, segundo lugar mundial en turismo de salud y que pasó de realizar sólo cirugías estéticas y odontológicas a tratamientos oncológicos, de fertilidad, cirugías contra la obesidad y de cadera, como publicó La Jornada este domingo.

"¿Es México seguro para el turista de salud? La respuesta es sí, si usa la cabeza y sigue las nuevas reglas de la carretera: confíe sólo en proveedores establecidos para la organización del viaje. No alquile coches por su cuenta. Utilice sólo taxis oficiales y guías recomendados por el personal internacional de su hospital. Alójese en un hotel internacional y pida al conserje que le organice el transporte. Antes de viajar, consulte los avisos sobre los disturbios en el destino de su elección y tome las precauciones habituales en el país", explica.

Los ahorros que logran los estadunidenses oscilan entre 36 y 89 por ciento en los tratamientos médicos y cirugías de diversos tipo que se hacen en México, según ProMéxico, y de 40 a 65 por ciento de acuerdo con PBB (mejores que en Turquía y Tailandia, similares a los de Costa Rica y Taiwán, pero superados por los de Brasil y, sobre todo, India), aunado a la cercanía geográfica y el atractivo de sus playas y clima cálido, son razones de peso para que los estadunidenses se arriesguen a viajar acá. Más aún porque los gastos médicos "se están devorando" 30 por ciento de las jubilaciones de los baby boomers. Pero no son los únicos, "porque también pacientes de Canadá y Reino Unido se sienten atraídos por la región".

También contribuye el incremento de los costos sanitarios en Estados Unidos, la saturación de su sistema de salud, que provoca largos periodos de espera, y hasta la exclusión de ciertos tratamientos u operaciones quirúrgicas de las coberturas de seguros y tratamientos no aprobados allá.

Otra ventaja que destaca PBB del turismo de salud: "¿Qué tienen en común las tortillas, los viajes en taxi y los tratamientos médicos? Que todos estos gastos pueden ser deducibles de impuestos como parte de su viaje en salud".