Sociedad- Sexualidad

- Sexualidad

Elevado nivel de embarazos en adolescentes mexicanas: ONU

El fenómeno está enraizado en la pobreza y desigualdad de género, advierten especialistas

Por:   La Jornada

jueves, 11 de julio del 2013

  • Foto: Tomada de Internet

México, DF. Durante las próximas dos décadas, las proyecciones oficiales indican que el nivel de embarazos de adolescentes en México continuará prácticamente en el mismo rango, lo que en opinión de especialistas en la materia es una alerta acerca de las fallas y omisiones en materia de educación y acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva. Actualmente, el nivel es de 66 hijos por cada mil adolescentes y para los próximos años el indicador será de 64.

"En cuanto a la fecundidad adolescente (grupo de mujeres que están entre 15 y 19 años), la información de las proyecciones de población no prevé cambios significativos, observándose un leve descenso de 66 nacidos vivos por cada mil adolescentes (en el año 2013) a 64 nacidos vivos para 2030", explicó Jesús Zimbrón, director general Adjunto de la secretaría general del Consejo Nacional de Población (Conapo).

El funcionario puntualizó los pendientes de México ante la problemática de embarazos de adolescentes: normar el derecho a la salud sexual y reproductiva, sin distinción ni discriminación; asegurar el suministro de materiales en esta materia; considerar la difusión y el uso de los métodos anticonceptivos como estratégicos; garantizar que los programas de planificación familiar, anticoncepción y salud reproductiva para adolescentes sean obligatorios, eficientes y no discrecionales; dar en la educación este enfoque, y generar indicadores para medir el desarrollo del fenómeno.

La permanencia en los niveles de fecundidad en este grupo, indicó, ocasionará que las adolescentes contribuyan con alrededor de 16 por ciento de los nacimientos que se registren en el país.

Actualmente, el Distrito Federal es la entidad con la mejor fecundidad adolescente, con 49.2 nacimientos por cada mil adolescentes, mientras Coahuila posee el rango más alto en esta materia: 86.3 nacimientos por cada mil mujeres adolescentes. Le sigue Chiapas (84.9) y Sonora, con 83. Lo anterior es un promedio, ya que el nivel de embarazos y/o muertes maternas varía de acuerdo al grado de marginación.

En Oaxaca, Guerrero y Chiapas, la ocurrencia de embarazos y de muertes maternas es mayor, mientras el rango más bajo en estos renglones lo tienen Baja California, Coahuila, Distrito Federal y Nuevo León.

Durante la celebración del Día Mundial de la Población, Alfonso Sandoval Arriaga, representante Adjunto del Fondo de Población de Naciones Unidas en México, dijo que en el país, al igual que en otras partes del mundo, el embarazo en la adolescencia continúa presentando "perfiles preocupantes" no sólo por el carácter no deseado de los episodios, sino porque el fenómeno está "arraigado a la pobreza y desigualdad de género".

En América Latina 25 por ciento son madres menores de 20 años

A escala mundial se calcula que cada año 16 millones de mujeres entre 15 y 19 años dan a luz; en ese rango de edad la probabilidad de que una madre adolescente fallezca duplica la que encontraría si se embaraza después de los 20 años. Pero son más preocupantes los embarazos en niñas y adolescentes menores de 15 años, quienes enfrentan cinco veces más riesgos de mortalidad, asociada frecuentemente a condiciones de violencia y uniones matrimoniales forzadas.

En América Latina y el Caribe, 25 por ciento de las mujeres se convierten en madres antes de cumplir los 20 años de edad.

A su vez, en México, según datos de 2010, siete de cada 10 mujeres de 15 años o más tuvieron al menos un hijo nacido vivo. Del total de mujeres de 15 a 19 años, 12.4 por ciento han tenido descendencia, a diferencia de 57.2 por ciento de las jóvenes de 20 a 29 años de edad.

Actualmente hay un millar de centros de salud con programas para jóvenes; sin embargo, Claudio Stern, de El Colegio de México, dijo que mientras no haya cambios culturales (reducción de influencia de grupos conservadores) "podría esperarse que continúe un incremento de las tasas de embarazo entre adolescentes, como ha ocurrido en los años recientes".