Coahuila- Saltillo

- Saltillo

Día del enfermero: Con espíritu de servicio

Para ser enfermero se necesita, además del gusto por esta profesión, una verdadera vocación de ayuda a los semejantes

Por:  

jueves, 06 de enero del 2011

  • Para ser enfermero se necesita, además del gusto por esta profesión, una verdadera vocación de ayuda a los semejantes. Foto: Vanguardia/Especial

En el marco de la celebración del Día de la Enfermera y Enfermero, Gerardo Salas Martínez, experto en el área desde hace 26 años, habló para VANGUARDIA sobre el amor que le tiene a su profesión y de la satisfacción de ayudar y brindar servicio a los pacientes.

"Amo la carrera de Enfermería, para mí es lo máximo y desde los antepasados los hombre fueron quienes instruyeron a las mujeres para que cuidaran y curaran a los enfermos, por eso ahora es normal y común ver a enfermeros", manifestó Salas, enfermero especialista en Salud Pública.

El rol del hombre en la sociedad ha evolucionado y caso presente es el que ahora se ven desempeñando labores especificas para mujeres, pero más allá de qué se debe o no ejercer como hombre profesionista, existe el espíritu de servir.

"La Enfermería es una vocación para la que se debe el espíritu de servicio en todos los sentidos, si no lo tienes no te vas a sentir realizado y eso es esencial para dar un trato digno y de calidad a los pacientes", definió Salas.

La labor de un enfermero es de admirarse, son largas las jornadas de trabajo que realizan, por lo que han de dividir su vida entre lo personal y laboral.

"Uno está consciente del tiempo que requiere este oficio, y mi familia ha entendido esto durante los años que tengo de servicio, es un trabajo extenuante, pero lo hago con gusto porque es lo que me gusta y para lo que me he preparado", reiteró.

Para ser un enfermero se necesitan tres cualidades que Gerardo considera fundamentales para un buen desempeño y que han sido su fórmula durante su trayectoria; "inteligencia, habilidad y paciencia", enumeró.

"La carrera de enfermería está envuelta de un sinfín de características, hay que ser inteligente, hábil y paciente para saber cómo y cuándo actuar en casos difíciles a los que nos habremos de enfrentar todos los días", explicó.

Estar al cuidado de uno o varios enfermos requiere de un trato personalizado, ya que cada uno tiene un padecimiento diferente y a cada quien se le debe atender de acuerdo con sus necesidades.

"Nos debemos poner en los zapatos de los enfermos para saber por dónde llegarle a la hora de explicarle el por qué se le aplicará algún tratamiento y de la importancia del mismo, entre otras cosas; se necesita un trato individualizado", recalcó el experto.

Gerardo Salas, puntualizó que como enfermeros y enfermeras están para prevenir, pero sobre todo, para evitar complicaciones en los enfermos respecto a los padecimientos que presentan, más no resolveremos todo, también depende del paciente.

¿Dónde sucedió?