Sociedad- Periodiquito

- Periodiquito

De muertos y calaveritas

El Día de Muertos es una de las celebraciones más importantes en nuestro país, es una ocasión dedicada especialmente a los que ya no están y sus almas pueden regresar para convivir con los que aún tenemos una existencia terrenal

Por:  

domingo, 30 de octubre del 2011

  • Foto: Vanguardia/ Archivo
Saltillo.- El Día de Muertos es una de las celebraciones más importantes en nuestro país, es una ocasión dedicada especialmente a los que ya no están y sus almas pueden regresar para convivir con los que aún tenemos una existencia terrenal


La historia


El origen del día de muertos es incierto, se cree que se remota al llamado Festival de Muertos celebrado entre los Aztecas durante los meses de julio y agosto, como una fiesta para celebrar el final de la cosecha de maíz, frijol, garbanzo y calabaza, que formaban parte de la ofrenda a la diosa Mictecacihuatl, guardiana del noveno nivel del infierno, llamado Mictlán.

Esta tradición se mezcla con la costumbre prehispánica de enterrar a los muertos con objetos, comida y ofrendas para su viaje a la otra vida. Según la tradición, al morir las personas pasan al reino de Mictlán donde tienen que estar un tiempo para después ir al cielo o Tlalocan. Durante este viaje necesitan comida y agua; veladoras para alumbrarse; monedas para pagar por cruzar el río antes de llegar a Mictlán y un palo espinoso para ahuyentar al diablo.


En otros países.

El rendir culto a los muertos de una manera particular se hacía también en otras culturas antiguas como la de China y Egipto, donde se construían templos y pirámides.

En la cultura China por ejemplo, en los aniversarios se quemaba incienso, se encendían velas y colocaban ofrendas de alimentos sobre un altar. Eran los días en los que se recordaba las grandes deudas que se tenían con los antepasados.

Los antiguos egipcios creían que el individuo tenía dos espíritus; al fallecer uno va al más allá y el segundo queda vagando en el espacio, por lo que tiene necesidad de comer. Consideraban que este espíritu vivía en el cuerpo que ellos cuidadosamente habían embalsamado y era quien recibía las ofrendas.


Altar de muertos

El 2 de noviembre la gente acude a los panteones para adornar las tumbas de sus seres queridos,  para comer con ellos y algunos más aprovechan para construir en torno a ellas un altar muy peculiar y significativo -o en su defecto se arma el altar en la casa-, porque a través de imágenes, objetos, olores y sabores nos dan una idea de cómo fue y lo que le gustaba a esa persona en vida.

La confección de un altar puede ser muy variado, cambia de acuerdo a la situación geográfica, el presupuesto y por qué no, del gusto, iniciativa e imaginación de cada quien. Lo importante a la hora de elaborarlo es no olvidar colocar los objetos más elementales.


Tipos de Altares

Altar de un nivel

Un altar simple es aquel que sólo tiene un nivel. Sobre una mesa cubierta con un mantel se pone una fotografía de la persona fallecida, se adorna con flores, velas y algunos recuerdos de esa persona, como su ropa, comida o bebida favorita.

Altar de dos niveles

Representan el cielo y la tierra.
- El cielo está representado por una mesa, donde se localizan las imágenes de los muertos a quien se les rinde culto y los símbolos de fe.
- Sobre el suelo, que representa a la tierra, se colocan los elementos que simbolizan el aire y la tierra como incienso y mirra, semillas y frutas.

Altar de tres niveles

Estos niveles según los Aztecas representan el Cielo, la Tierra y el Inframundo.
Cielo: Los adornos que están sobres la mesa, aquí se puede colocar un arco simulando la bienvenida a los fieles difuntos.
Tierra: La mesa dividida en cuatro puntos cardinales, caminos a donde van los muertos según la forma en que se muere.
Inframundo: Esta debajo de la mesa. Aquí se puede colocar un petate.

Altar de 7 niveles


El altar que consta de 7 niveles o escalones representan los 7 niveles que tiene que pasar el alma de un muerto para poder descansar en paz.

Para realizar este tipo de altar se requiere de un espacio amplio, el cual debe ser barrido con hierbas aromáticas hacia los cuatro vientos un día antes del día de muertos.

Para construir el altar se inicia con su estructura, para ello se pueden usar cajas de cartón, madera o lo que se encuentre a fin de que los siete niveles queden bien cimentados, sólo recuerda que el séptimo nivel debe quedar casi a la altura del suelo.


Letras en su honor


Una manera de honrar a nuestros difuntos es recordándolos con amor. Como Andrea Teissier García, una niña de 11 años, quien escribió unos versos para su abuelita María del Carmen García, quien falleció hace poco tiempo. Este es su poema.

De rosa en rosa voy
buscando el color
de tu favorita
para ti abuelita
 
En ti descansa
toda esperanza
quisiera volverte
para jamás perderte

¿Dónde sucedió?