Sociedad- Salud

- Salud

CRI de Sedena, modelo en atención a la discapacidad

El Centro de Rehabilitación Infantil ofrece atención médica integral a hijos de derechohabientes del Ejército y la Fuerza Aérea, el año pasado asistió a 4 mil pacientes.

Por:  

sábado, 26 de marzo del 2011

  • Los niños de Sedena asisten a terapia desde temprana edad. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/Yadín Xolalpa
México, D.F..- Esta historia comenzó hace cinco años nueve meses el día en que Isaac César nació con autismo. Su padre Hugo Escamilla, capitán segundo de zapadores del Ejército mexicano, no lograba aceptar el trastorno de su hijo recién nacido. Y Belem, su madre tampoco entendía porqué su tercer hijo había nacido con discapacidad; pero una mañana Hugo notó como los ojos de Isaac lo seguían y entonces nació su esperanza.

Fue entonces cuando decidieron "dar parte " a sus superiores de lo acontecido con su hijo, ante lo cual la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) les indicó asistir al Centro de Rehabilitación Infantil (CRI) el cual fue inaugurado por el general Rafael Galván Galván, secretario de la Sedena, en septiembre de 2008. Ciertamente en el pasado la dependencia daba atención integral para los adultos y niños con discapacidad, pero fue a partir de 2008 que se destinó un espacio exclusivo para niños menores de 15 años.

El CRI surgió entonces en el Campo Militar número 1, como una institución creada para proporcionar atención médica integral en rehabilitación infantil, (a niños de 0 a 15 años) para los hijos con discapacidad de los derechohabientes del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos. Tan solo en el año 2010, este centro brindó atención a 4 mil 619 pacientes, que asistieron a un total de 36 mil consultas médicas, con un promedio de mil terapias por día.

En este lugar cuentan con un espacio casa para la vida, con cocina, cuartos, camas , para que los niños con discapacidad desarrollen al máximo sus habilidades en lo cotidiano.

EL UNIVERSAL accedió a las instalaciones de la Sedena para conocer la superficie de construcción de 2 mil 800 metros cuadrados, que otorga atención médica y terapias de rehabilitación para aquellos diagnósticos más frecuentes, es decir: epilepsia; parálisis cerebral infantil; trastorno sicomotor, parálisis cerebral espástica; perturbación de la actividad de la atención; trastornos por déficit de atención; trastornos del desarrollo del habla y del lenguaje; trastornos generalizados del desarrollo; hiperactividad; autismo de la niñez, y Síndrome de Down.

Firmes ante el reto de Isaac

Esa mañana, durante la terapia de su hijo, Hugo y Belem toman entre sus manos unas donas de colores y piden a Isaac que coloque el amarillo en su lugar, luego el rojo, después el verde , y a base de repetirlo Isaac lo logra. Y es que sin duda, el capitán Hugo Escamilla, es un hombre que sabe de armas, pero esta vez tuvo que armarse de paciencia, de valor, armarse de comprensión y nuevos conocimientos ante su hijo autista. En este sentido era necesario que el diagnóstico fuera temprano, para que la terapia y la medicina ayudaran a su rehabilitación.

Lo mismo hizo Belem; y fue así como Isaac comenzó a recibir terapias desde los primeros meses de vida, "para intentar que se integrara a nuestra cotidianeidad, o para que nosotros aprendiéramos a entrar a ese mundo paralelo en el que nuestro hijo vive ", dicen.

"Pedí permiso a mis superiores para asistir a las terapias de mi hijo, y lo hago una vez a la semana sin falta. Mientras yo viva, mi hijo tendrá toda mi atención. Me interesa que sea un niño autosuficiente y logre una vida productiva en la medida de lo posible", comenta el capitán Escamilla.

"No quiero que Isaac sea una carga para sus hermanos. Mi hijo no es un objeto como para que se le considere una carga. Es un ser humano que merece ser atendido y evolucionar; y nosotros como familia, también debemos evolucionar para tratar de entender el autismo de Isaac".

"Nadie está preparado para eso y para el autismo no hay recetas mágicas, cada caso es diferente y requiere atención individualizada", comentan.

Ahora, Belem y Hugo saben que el Trastorno del Espectro Autista (TEA), es una condición que afecta de forma variable el desarrollo del cerebro de su niño, generando notables alteraciones en la comunicación articulada y comprensiva de Isaac con el mundo que lo rodea. También supieron que en principio el futuro de Isaac dependería en gran parte de las responsabilidades iniciales que ellos decidieran asumir como padres ante la discapacidad de su hijo.

Entre estas responsabilidades está: acudir una vez a la semana a varias terapias que sin ningún costo recibe su hijo en el CRI: terapia de estimulación neuromotora; terapia ocupacional; hidroterapia; gimnasio y equinoterapia, así como a la escuela para padres. El costo de una sola de estas terapias, (si lo hicieran de modo particular) sería de aproximadamente 600 pesos por 30 minutos.

En la Escuela de Padres del CRI, estos trabajan con sicólogos, pedagogos, y médicos especialistas, para lograr que el niño viva en un núcleo familiar adecuado y que este no interfiera de manera negativa en el pronóstico del menor. Los padres también se capacitan para eliminar los prejuicios que contribuyen a fomentar la discriminación a personas con discapacidad.

Las escuelas aún discriminan

Para los padres de Isaac ha sido importante que su hijo asista a una escuela donde esté integrado a niños que no tienen discapacidad (las llaman escuelas regulares); sin embargo, Hugo lamenta que los profesores no lo integren del todo.

"Los colegios no tienen personal capacitado para atender a estos alumnos y les dan el mismo tratamiento que al resto de niños. Los niños autistas necesitan más atención, casi personalizada", comenta Hugo.

Con un área de evaluación y diagnóstico, y otra de terapias, en el que convergen un amplio equipo de más de 50 personas del Ejército mexicano, capacitado en la Escuela Militar de Graduados de Sanidad; en la Universidad Autónoma del Estado de México; en la Escuela Militar de Clases de Sanidad; en el Hospital Infantil "Federico Gómez"; en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, INER, y en el Instituto Nacional de Rehabilitación, entre otros; para la teniente coronel Nazarea Herrera Maldonado, directora del Centro de Rehabilitación Infantil, esta es una institución modelo que también aplica toxina botulínica a todo niño que lo requiera.

"Esta toxina produce relajación en los músculos, mejora el control motor y tiene un efecto promedio de tres a cinco meses. De igual modo se ha promovido la asistencia a foros internacionales y nacionales para presentar los trabajos de investigación con el fin de dar a conocer los logros del centro".

"Entre las líneas de investigación del CRI, está el uso de telemedicina para los programas de casa; la rehabilitación cardiopulmonar, la rehabilitación de niños con cáncer, así como la de niños que han sufrido quemaduras".

A decir de la teniente coronel Herrera Maldonado, la institución que dirige desde su inauguración, maneja un modelo de atención integral único en el país, que fue creado a partir de la asesoría de instituciones nacionales e internacional con experiencia en el tema de la discapacidad; "este centro fue creado por arquitectos e ingenieros militares", comenta.

La institución tiene además, un hotel o alojamiento foráneo para 15 familias y parientes que provienen en su mayor parte de Veracruz, Guanajuato, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, estados que refieren mayores grados de niños con discapacidad. Los familiares de los pacientes pueden permanecer hasta tres semanas en este centro, con todos los servicios, y sin costo alguno.

A un lado de este, se encuentra el taller de órtesis y prótesis. Uno de los espacios que los niños más disfrutan es el de rehabilitación virtual, creado con sistemas avanzados de computación con el fin de agudizar su percepción sensorial, mejorar los movimientos anormales, las posturas inadecuadas, la atención, la concentración, y la interacción del usuario con el ambiente.

Dan voz a la discapacidad

Emmanuel Duvignau Dondé, jefe de terapias del Centro de Rehabilitación Infantil es también fundador de la revista Accesos, una exitosa publicación bimensual que difunde información útil dirigida a las personas con alguna discapacidad y aquellas que forman parte de su entorno, en decir la familia misma, y profesionales relacionados con su integración o inclusión en diversos ámbitos.

A decir de sus directores, Accesos es el único medio impreso a nivel nacional de carácter empresarial dedicado a la difusión de información en materia de discapacidad.

Empresa ciento por ciento mexicana, con un tiraje de 5 mil ejemplares y de distribución gratuita; llega a familiares de personas con discapacidad, médicos, terapeutas, educadores, bibliotecas nacionales, universidades y a más de 70 asociaciones civiles encargadas de la atención, capacitación e inclusión de niños y adultos con discapacidad.

Dicha distribución se concentra en un 90% en el área metropolitana, sin embargo, la revista es ya conocida en 34 países hispanohablantes.

En este aspecto, México también está siendo precursor, refieren.

Para su fundador, Emmanuel Duvignau Dondé, la revista "Accesos" "tiene la firme misión de ser conocida en cada rincón del país para lo cual se requiere del apoyo de todos los sectores anunciándose y dirigiendo sus productos a este grupo, que finalmente es un poderoso consumidor al parecer olvidado". Para mayores informes puede consultar la página de internet: www.revistaaccesos.com.

¿Dónde sucedió?