México- Estados

- Estados

Creyó en palabras de amor y fue violada; el padre se lleva a su hija

Hasta este viernes, Yesica sumaba 11 meses pidiendo ayuda de dependencia en dependencia para rescatar a su hija de dos años de edad que le fue arrancada de los brazos por el hombre que la explotaba sexualmente.

Por:  

sábado, 16 de octubre del 2010

  • Reporte. Según la ONU, México esta catalogado como fuente, tránsito, y destino para la trata de personas, para fines sexuales y comercial.Foto: Vanguardia-Especiales

MÉXICO, DF.- A las 10:30 de la mañana Yesica tuvo que abandonar el salón de clases para atender el insistente repicar de su celular. Al otro lado de la línea le informaron que en ese momento se tenía que presentar en las oficinas de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) para ampliar su declaración sobre la denuncia de trata de personas y retención de menores que ella misma presentó en el pasado mes de junio.

Hasta este viernes, Yesica sumaba 11 meses pidiendo ayuda de dependencia en dependencia para rescatar a su hija de dos años de edad que le fue arrancada de los brazos por el hombre que la explotaba sexualmente. "Por un tiempo me permitía verla de vez en cuando, pero desde noviembre de 2009 no la volví a ver".

"Había empezado a perder la esperanza de recuperarla y hoy, cuando me llamaron, pensé que se trataba de otro trámite", dijo la joven mujer.

No fue así, en la Siedo la esperaba una gran sorpresa. La madrugada del viernes, elementos de la Policía Federal habían rescatado a su hija Gloria en San Pablo del Monte, Tlaxcala, y en el operativo lograron la detención de la red familiar de trata de personas, la cual vendía los servicios sexuales de Yesica desde que tenía 16 años y de otras jovencitas.

Al llegar a la dependencia la trasladaron a una sala donde aguardó cerca de media hora para que la recibieran. Mientras esperaba, dice que la invadió la angustia y le sudaban las manos porque no le gusta recordar los tres años que fue obligada por Rubén a prostituirse. "Él decía que éramos una pareja, que yo era su familia, pero me forzaba a trabajar para mantenerlo a él y a su familia".

Las promesas de amor

La recibieron en la oficina de la Siedo, Maricela Morales. Ahí habló de cómo conoció a Rubén a los 16 años y se enamoró de él y de sus promesas. La menuda mujer de largo cabello negro recordó los bares y casas de citas en los que trabajó en Puebla, Irapuato, Guanajuato, Tijuana y Oaxaca, de donde fue rescatada.

Las lágrimas empezaron a correr por sus mejillas a medida que relataba las veces que la madre de Rubén le negó ver a la pequeña Gloria. "Muchas veces me impidió que la cargara o que le cambiara el pañal. Así como estaba de chiquita le decía que yo no era su mamá".

El llanto de una niña interrumpe su relato. Su delgado cuerpo se estremece. No puede creer lo que está pasando y rompe a llorar. Una agente federal se acerca y le entrega a su hija. Hace dos años que la tuvo y apenas la ha cargado algunas veces. La aprieta. se aferra al pequeño cuerpecito de Gloria.

Pero en la memoria reciente de la pequeña no está grabada la imagen de Yesica. La niña se asusta y grita, quiere regresar a los brazos de la policía, ya que no reconoce a su madre.

Las promesas de amor que Rubén le hizo se convirtieron en una pesadilla que este viernes cerró uno de los capítulos más tristes en la vida de Yesica. "Yo creí que Rubén realmente me quería, no sabía que su familia y él se dedicaban a prostituir mujeres en los estados de Tlaxcala y Puebla hasta que me obligaron a hacerlo la primera vez, intenté escapar pero no me dejaron, también por ese motivo me quitaron a la niña para que nunca dejara de trabajar para ellos".

La red de Tlaxcala

La denuncia de Yesica para tratar de recuperar a su hija se inició en Oaxaca, en noviembre de 2009. Asesorada por un abogado, la joven declaró las veces que fue necesario para apresurar las investigaciones, pero durante siete meses no obtuvo respuesta, hasta que en junio pasado el caso fue turnado a la Siedo.

La madrugada del viernes Rubén Mello Morales, su hermano Miguel Angel Mello Morales y su primo Eustaquio Antonio Morales Acametitla, El Tonchis, fueron ubicados y aprehendidos cuando estaban en su vivienda, ubicada en el pueblo de San Pablo, Tlaxcala.

Rubén, quien acepta platicar con El Universal reconoce que es padrote y que el oficio lo aprendió de sus familiares, quienes también se dedican a lo mismo porque les deja mucho dinero, casas, coches, diversión y comodidades.

Con la mirada fija en el piso acepta que obligaba a Yesica a prostituirse. "A mí no me iba bien como albañil y por eso decidí meterme de padrote. Lo único que tuve que hacer fue buscarme una chava, convencerla de mi cariño y luego pedirle que se metiera a trabajar de prostituta para ayudarme con los gastos".

No es algo tan malo, insiste mientras agacha más la cara. "A mi tío le iba muy bien con sus chavas, tiene casa en Tlaxcala y en la ciudad, camionetas Ranger. Yo no quería dedicarme a esto, pero la necesidad me obligo".

Vestido con ropa de baja calidad, los zapatos maltratados, se aprieta las manos para decir: "Yo fui muy pobre de niño y no quería seguir así, me entraron las ambiciones y por eso agarré a Yesica".

Sin remordimiento, confiesa que la enamoró y le habló bonito para que aceptara irse con él. Admite que la golpeaba y que la trajo de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad buscando las mejores plazas para el sexoservicio.

-¿Y tú, a qué te dedicabas mientras ella se prostituía?-

"Yo, pues la esperaba en la casa, descansaba y a veces hacía el quehacer".

-¿Quién te enseñó a ser padrote?-

"Mis tíos y luego le fuimos entrando mi hermano y mi primo".

-¿Quién administraba el dinero que ganaba Yesica?-

"Yo, ya que ella me entregaba diario como mil 500 pesos".

-¿Cuántas mujeres tienes trabajando en el sexoservicio?-

"Sólo metí a dos, a Yesica y a otra muchacha que se enojó conmigo y se fue con otro padrote".

-¿En tu comunidad hay muchos que se dedican a ser padrotes?-

"Sí, lo que pasa es que somos muy pobres, tenemos muchas necesidades y eso nos hace buscar este tipo de trabajo, ya que deja más dinero que ser albañil".

Actualmente, Rubén y su familia son procesados como probables responsables del delito de trata de personas y delincuencia organizada.

¿Dónde sucedió?