Tech- Ciencia

- Ciencia

Controlan con microorganismos enfermedad de plátano

En Colima y Michoacán identifican hongos y bacterias que contrarrestan la Sigatoka negra

Por:  

miércoles, 15 de agosto del 2012

  • Foto: Agencia ID
Investigadores de la Universidad de Colima (UCOL) han identificado hongos y bacterias nativos de suelos de los estados de Colima y Michoacán, los cuales producen sustancias y antibióticos capaces de "contrarrestar" el desarrollo de la Sigatoka negra que ataca las regiones productoras de plátano.

El patógeno Mycosphaerella fijiensis es el agente causal de la Sigatoka negra; se registró por primera vez en los años 60 en el sureste asiático y se ha dispersado en varias regiones productoras de plátano. En 1970 fueron reportados los primeros casos en el Continente Americano.

El hongo Mycosphaerella fijiensis tiene dos fases reproductivas, la sexual y asexual. Bajo condiciones óptimas de temperatura de 25 a 28 grados centígrados y una humedad de 90 por ciento, las esporas germinan y emiten la hifa que entra a la hoja y posteriormente crece y se reproduce.

Los primeros síntomas que produce el patógeno son una pequeña mancha negra en la hoja de la planta, luego se ensancha y si las hojas son severamente afectadas, difícilmente van a poder producirse frutos de calidad, explicó el doctor Gilberto Manzo Sánchez de la UCOL

La Sigatoka negra afecta a las plantaciones bananeras, siendo el plátano Enano Gigante o Tabasco, uno de los más susceptibles al patógeno. A los otros tipos de plátano (Macho, Manzano, Pera, entre otros) les afecta en menor grado y unos no presentan problema para su control.

"El patógeno sólo afecta a las hojas de la planta y no al fruto. Los productores, si quieren generar una fruta óptima, deben tener una planta de ocho hojas sanas; si se carece de ello, la frutas no tendrá calidad y difícilmente lo podrán exportar", detalló el especialista.

De acuerdo con el doctor en ciencias Gilberto Manzo Sánchez, líder de la investigación, la Sigatoka negra infecta las hojas y como consecuencia de su mal estado no puede producir plátano de calidad y en algunos casos ocasiona de manera prematura la muerte de las plantas

"En la investigación fueron identificados microorganismos del género Trichoderma y Bacillus que viven en suelos de las zonas plataneras de la regiones productoras de Colima y Michoacán, los aislamos y realizamos pruebas bajo condiciones de laboratorio. A partir de las pruebas de laboratorio se está iniciando a escala de campo un control biológico contra el patógeno de la Sigatoka negra, lo que permitirá reducir la cantidad de fungicidas químicos que se aplican para su control", explicó el especialista de la UCOL.

El control biológico realizado por este equipo de investigaciónes a través del uso de microorganismos capaces de producir sustancias-antibióticos que resultan tóxicos para los patógenos y presentar una capacidad de inhibir su desarrollo; así como también la función de microparasitarlos y destruirlos.

El doctor Manzo Sánchez comentó que aparte de esta opción biológica es importante llevar a cabo un manejo integrado de la enfermedad, pues eliminarla al cien por ciento es complicado.

La investigación que lleva a cabo la UCOL junto con la UAG, el INIFAP Campo Experimental Tecomán y CICY, A.C., se encuentra en la fase de pruebas de campo.La idea es encontrar organismos que controlen a los patógenos, y de qué manera se combinen con químicos a dosis de un 50 por ciento, es decir, una combinación de fungicidas con productos biológicos para reducir el daño causado por la Sigatoka negra.

Otra parte de la investigación que se ha realizado es el estudio para conocer qué tan agresivo es el patógeno, el análisis de la diversidad genética mediante marcadores de ADN, a qué fungicidas químicos resiste, así como dar apoyo a productores respecto a la cantidad de fungicidas que debe aplicar.

Manzo Sánchez indicó que de manera comercial ya se venden productos hechos a base de microorganismos, pero que fueron aislados en otras regiones y no contrarrestas los patógenos que atacan las plantaciones, por lo que resulta importante la identificación de microorganismos (bacterias y hongos) nativos de las áreas plataneras del país.