La Jornada
Reduce asignación de líquido a distritos y unidades de riego; las lluvias disminuyeron 33%
México, DF. Los efectos de la sequía ya se extendieron a la cuenca hidrológica Lerma-Santiago-Pacífico, que abarca los estados de México, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, Nayarit y Colima, en los cuales ya se redujo la asignación de aguas nacionales, sobre todo a los distritos y unidades de riego, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

La irregular temporada de lluvias ocasionará que los volúmenes de agua superficial que se utilizarán en la cuenca Lerma Chapala -donde se ubican los estados de México, Querétaro, Guanajuato, Michoacán y Jalisco- en el ciclo noviembre de 2011-octubre de 2012 serán alrededor de mil millones de metros cúbicos menores a los del periodo 2010-2011, pues pasarán de 3 mil 742 a 2 mil 710 millones de metros cúbicos.

El organismo de cuenca Lerma-Santiago-Pacífico de la Conagua detalló en un comunicado que en esta zona la lluvia disminuyó de una media histórica de 711 milímetros a sólo 481 milímetros.

Además, al final de la temporada de lluvias las principales presas estaban a 73 por ciento de su capacidad (el año pasado llegaron a 95 por ciento).

Sólo las presas del sistema Cutzamala -que abastecen alrededor de 25 por ciento del agua potable que utilizan el Distrito Federal y municipios conurbados del estado de México- se encontraban hasta el 27 de diciembre a 74.4 por ciento de su capacidad, aunque la presa El Bosque tiene el nivel más bajo, con 62 por ciento.

La Conagua detalló que los estados más afectados de la cuenca son Zacatecas, Aguascalientes y Jalisco, donde el lunes pasado se instaló el comité de evaluación de daños a fin de solicitar a la Secretaría de Gobernación recursos del Fondo de Desastres Naturales.

La mayor parte del centro y el norte del país (28.3 por ciento del territorio nacional) es de clima seco, pues concentra apenas 30 por ciento del agua; sin embargo, estas condiciones se agudizaron en 2011 y la Conagua prevé que se prolonguen en 2012.

"Los impactos de la sequía en la agricultura y la ganadería son incuantificables. En Jalisco, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación indicó que en las regiones de los Altos y norte se han perdido alrededor de 45 mil hectáreas de cultivos forrajeros y han muerto miles de reses", indicó el Monitor de sequía de América del Norte del Servicio Meteorológico Nacional.

Detalló que en Durango la Conagua aplicó programas emergentes de suministro de agua potable y promueve cultivos de bajo consumo de líquido. "La falta de ingresos en actividades agrícolas  hizo necesario que el gobierno federal creara programas de empleo temporal para reactivar la economía local", agregó.