Sociedad- Gourmet

- Gourmet

Comer a lo chino

Según los nutriólogos, las regiones del planeta en las que se come de manera más saludable son Asia y el Mediterráneo. Conozca los beneficios de ambas cocinas.

Por:  

viernes, 27 de febrero del 2009

    La cocina asiática tiene un antiguo secreto que todos merecemos conocer: más vegetales, menos carne y menos grasa. De acuerdo con los expertos, la región de Asia que mejor ha sintetizado lo que se conoce como "comida saludable" es China. La auténtica comida china tiene poca grasa, y los platillos más sabrosos no incluyen carne, sino vegetales, con un toque de especias.

    Esta forma de comer ha contribuido a liberar a los chinos de muchas de las enfermedades crónicas que abundan en Occidente.

    Los científicos han sabido por años que los problemas de salud que atacan con más frecuencia a la gente occidental -enfermedad cardiaca, diabetes, obesidad y cánceres de mama, colon y próstata- son poco comunes en China.

    De hecho, por cada 17 occidentales que mueren de las disfunciones mencionadas, sólo un chino sufre el mismo destino. Y en lo que se refiere a las mujeres, ese país tiene el más bajo índice de cáncer de mama de todo el planeta.

    Los rigores de la vida agrícola en China, sin duda ayudan a mantener el cuerpo esbelto y sano, incluso los trabajadores de la ciudad hacen mucho ejercicio al pedalear sus bicicletas diariamente, el medio de transporte más popular en ese país (y el resultado ya lo conocemos: todos podemos ver que los chinos son extremadamente delgados).

    Pero si la actividad y la delgadez ayudan a los asiáticos a mantenerse sanos, la dieta también juega un papel crucial. "Es una cuestión de cultura", dice un nutriólogo de Harvard. "En Oriente, se supone que usted sólo debe comer lo necesario para quitarse el hambre, mientras que la filosofía Occidental es diferente: aquí se dicta que no hemos tenido una buena comida si no nos aflojamos el cinturón".

    Y mientras los occidentales han desarrollado una relación a veces de rechazo y a veces de adicción a la comida, los asiáticos ven la comida como un placer. Y la visión china de comer alimentos diversos en una misma sentada, es la clave para mantenerse saludable.

    En fin, la comida es una pasión en Asia. El estilo chino de comer es conocido como "fan tsai", en el que el centro (fan) de cada comida es el arroz (o las pastas); mientras que sus apetitosas guarniciones (tsai) están constituidas por vegetales (la carne ha sido por mucho tiempo una mercancía rara en la mayor parte de China).

    Para entenderlo

    Una encuesta patrocinada por universidades estadounidenses, realizada en todas las regiones de China por jóvenes a los que se les permitió estar presentes a la hora de la comida en casa de una familia china, reveló que el 70 por ciento de las calorías que ingieren los chinos provienen de los carbohidratos y sólo 15 por ciento de la grasa.

    En comparación, nuestra alimentación proporciona el 55 por ciento de las calorías de los carbohidratos y el 34 por ciento de la grasa.

    Asimismo, se encontró que los chinos ingieren tres veces más fibra y tres veces menos proteínas que nosotros. Y mientras el 90 por ciento de sus proteínas vienen de fuentes vegetales, 70 por ciento de las nuestras son de origen animal (carne, huevos y lácteos).

    La otra modalidad

    La otra forma de comer que ha llamado la atención de los nutriólogos es la de la gente del Mediterráneo, que al igual que los chinos son también muy activos.

    A diferencia de los orientales, los mediterráneos incluyen más grasa en su dieta, porque abunda el aceite de oliva, un aceite que eleva el colesterol bueno, pero no el malo.

    La dieta mediterránea está asentada en una amplia base de granos y legumbres (frijoles), y en generosas porciones de verduras y frutas. Con una breve presencia de carne roja, que es la primera fuente de proteína y de grasa saturada de Occidente.

    La dieta mediteránea incluye res o puerco una o dos veces a la semana, pero en pequeñas cantidades. Sin embargo, los pescados y mariscos son bienvenidos todos los días.

    La "dieta mediterránea" y la "dieta asiática" se han convertido en los dogmas de la buena nutrición.
    Lo que más llama la atención es que ambas dietas son claramente más sanas que la Occidental.