OPINIÓN

viernes, 14 de diciembre del 2007

    El ritmo de vida de la sociedad moderna nos ha llevado a vivir en un estado de stress constante, sometemos a nuestro cuerpo a tantas tensiones que este termina por perder su armonía; a esto le debemos sumar nuestra deficiente alimentación, la falta de descanso y la falta de actividad física. Cuando esta armonía falta en nuestro cuerpo se inhibe el flujo natural del KI.

    Como lo comentaba en la edición pasada de Círculo, el Ki, Chi ó Prana es la energía universal que fluye a través de todos los organismos vivos y que se obtiene principalmente del aire, de los alimentos, de la tierra, del sol, etc.

    Esta energía vital fluye dentro del cuerpo humano por conductos conectados entre sí llamados meridianos los cuales atraviesan el cuerpo de abajo hacia arriba y viceversa. Cabe aclarar que los meridianos no pueden ser observados a simple vista ya que son energía, estos existen en un nivel etéreo más allá de nuestra visión física.

    A cada órgano del cuerpo le corresponde un meridiano encargado de controlar el flujo de energía que entra y sale de el. En total existen 12 meridianos básicos en el cuerpo humano: meridiano de los pulmones, meridiano del corazón, meridiano del hígado, meridiano de la vesícula biliar, meridiano del intestino grueso, meridiano del intestino delgado, meridiano del estómago, meridiano del bazo y páncreas, meridiano de los riñones y meridiano de la vejiga.

    Estos 10 meridianos controlan órganos específicos del cuerpo humano, sin embargo existen otros dos meridianos que no se relacionan directamente con algún órgano en específico, estos son el meridiano de la triple función, encargado de controlar la energía de la respiración, y el meridiano constrictor del corazón, encargado del flujo sanguíneo. Además de estos 12 meridianos básicos existen otros 2 meridianos secundarios que ayudan a que el KI circule a través del cuerpo, estos son el meridiano conceptual y el meridiano del balance.

    La mitad de los meridianos se encuentran sobre las partes internas del cuerpo y la otra mitad sobre las partes externas del cuerpo. Los meridianos que se encuentran en las partes internas son Yin, mientras que los meridianos que se encuentran en las partes externas son Yang.

    Cuando el Yin y el Yang no están equilibrados, la energía del KI no puede circular libremente por los meridianos, provocándonos así debilidad y una mayor susceptibilidad a contraer enfermedades.

    Todo en el Universo está regido por ciclos, los meridianos también tienen un periodo de tiempo en el que se encuentran más activos. Por ejemplo, de las 12:00am a las 2:00am el meridiano más activo es el de la vesícula biliar, de las 2:00am a las 4:00am el del hígado, de 4:00am a 6:00am el de los pulmones, de 6:00am a 8:00am el del intestino grueso, de 8:00am a 10:00am el del estómago, de 10:00am al mediodía el del bazo, del mediodía a 2:00pm el del corazón, de 2:00pm a 4:00pm el del intestino delgado, de 4:00pm a las 6:00pm el de la vejiga, de 6:00pm a 8:00pm el del riñón, de 8:00pm a 10:00pm el constrictor del corazón y por último de 10:00pm a media noche el de la triple función.

    Existen diferentes técnicas para permitir que la energía fluya libremente a través de todos los meridianos. La técnica más efectiva para revitalizar el KI en nuestro cuerpo es por medio de la respiración. Para ello debemos de cerrar los ojos e inhalar ese aire  proveedor de esa energía universal; detente un momento en sentir como ese aire entra y fluye por todo tu cuerpo como una luz. Al exhalar siente como liberas esa energía, imagina que te liberas de ese dolor que sientes, de esa negatividad, de ese enojo o miedo por el que estas atravesando, del stress en el que te encuentras, etc.

    La alimentación es otro de los factores que debemos de cuidar. El comer frutas, verduras, granos y evitar el consumo excesivo de carne y de azúcares nos permitirá que el KI fluya de manera natural por nuestro cuerpo.
    Otra de las técnicas utilizadas son los puntos de presión; estos son sitios específicos que al ser estimulados de manera adecuada por medio de la acupuntura o de ejercicios físicos mejoran el flujo del Ki dentro de nuestro cuerpo.

    Si te interesa conocer más a fondo los puntos de presión para activar cada uno de los meridianos te recomiendo el libro de Scottt Shaw "El Ki ó la energía dinámica". En la actualidad existen muchos libros sobre el tema que pueden ayudarte a conocer más sobre los meridianos, sobre la energía vital y sobre el gran potencial que todos tenemos dentro. ¡Hasta la próxima!