OPINIÓN

Pugna por la construcción del Estado

martes, 21 de enero del 2014

    El pasado jueves el Centro Woodrow Wilson en Washington patrocinó una mesa redonda sobre el tema: "El estado de la seguridad ciudadana en México: revisión del primer año de la administración Peña Nieto".

    He asistido a un buen número de paneles en seguridad pública y lo que suelo ver -en los que se relacionan con México- es un enfoque casi total sobre la violencia. Esto tiene sentido si tenemos en cuenta el impacto en la tasa de aumento de homicidios iniciada en 2007. En ese año hubo aproximadamente 7 homicidios por cada 100 mil habitantes en México. En sólo cuatro años la tasa se ha triplicado. Otro de los temas en las conversaciones sobre México son las formas de violencia, a menudo exageradas, a veces bestiales, llevadas a cabo por las organizaciones criminales.

    Académicos que experimentan este tipo de trauma colectivo, naturalmente, se centran en el homicidio como una forma de violencia y examinan las causas relacionadas con la geografía, la demografía, las organizaciones criminales, la política del gobierno, y similares, y tenemos una serie de excelentes estudios en este sentido.

    El panel del pasado jueves era el típico, con un análisis exhaustivo de las tendencias en el homicidio, que parecían disminuir ligeramente después de 2011. El secuestro y la extorsión, por el contrario, parece aumentar en los últimos dos años. Gran parte de la discusión fue sobre las causas de la violencia y el éxito relativo de la administración de Peña Nieto en el tratamiento de la violencia.

    Esta especie de "violentología" es una contribución esencial para entender la dinámica de cambio en México. Lo que a menudo se pasa por alto, sin embargo, es la dinámica de las respuestas según la entidad y la sociedad civil para el desafío de la inseguridad. Una de las explicaciones importantes de la formación de los estados de Europa Occidental es el efecto de la guerra sobre el fortalecimiento de la capacidad de las instituciones gubernamentales. Algunos analistas se refieren a una dinámica de extracción y coacción en la que los Estados son capaces de extraer más recursos a través de impuestos y usar esos recursos para fortalecer las instituciones coercitivas.

    Esta línea de pensamiento se refiere a la extracción y la coerción en relación con las guerras entre Estados que ponen en peligro la supervivencia de las élites nacionales. El tipo de violencia que México ha experimentado desde 2007 es interna y en su mayoría involucra a grupos criminales, pero todavía presenta un serio desafío para el Estado y la sociedad civil. Por lo tanto, la parte faltante crucial -pero a menudo faltante- del análisis es un estudio cuidadoso de las formas en que el gobierno y la sociedad civil están respondiendo a la violencia interna. No escuchamos lo suficiente sobre esta dimensión, y lo que escuchamos es generalmente negativo y anecdótico. Así pues, tenemos presentaciones detalladas sobre la dinámica de la violencia y anécdotas fragmentadas -y por lo general negativas- sobre las respuestas estatales y sociales. El resultado es una interpretación sesgada que deja una impresión incompleta y negativa.

    Creo que una lente más útil para examinar estas cuestiones es una competencia entre dos grandes coaliciones de fuerzas que actúan para dar forma al tipo de Estado democrático que se está desarrollando en México. Simplificando mucho, una coalición incluye a las fuerzas generalmente éticas y prodemocráticas que trabajan para establecer un Estado de derecho y la otra coalición tiene a actores que utilizan la violencia y la corrupción con fines antidemocráticos. Existe una continua y dinámica pugna por la construcción del Estado en los diversos niveles de gobierno y espacios de la sociedad civil, y el resultado es indeterminado. El caso de Michoacán es actualmente el ejemplo más dramático.

    Mi punto es que debemos acercarnos a una evaluación del expediente en materia de seguridad pública con una perspectiva más amplia, que considera no sólo la violentología sino también la dinámica de gobierno y la respuesta de la sociedad civil . Sobre este tema los medios de comunicación son en general demasiado negativos, y el gobierno -es de esperar- es demasiado positivo. Así, la tarea de crear un mejor equilibrio corresponde a los analistas independientes.

    Por John Bailey