Sociedad- Salud

- Salud

Ciática ¿Es este su dolor?

Comenzaremos con una explicación y descripción de la zona donde se ubica el problema

Por:  

viernes, 23 de marzo del 2012

  • Foto: Vanguardia/ Archivo
Si nunca ha padecido este problema, por lo menos debe haber oído acerca de él. La gente le llama `ciática', pero nadie sabe por qué se feminiza. Ni siquiera podría uno decir que es porque se trata de una enfermedad, ya que de hecho no lo es.

O quizá sea porque en la región corporal donde se ubica el problema existe `la' vena ciática, pero este conducto no tiene ninguna relación con el asunto. En realidad se trata de `él' no de `ella'. O sea que el elemento importante es un nervio, llamado `ciático'.

Los que sufren del nervio ciático saben que se trata de un dolor fuerte que se siente desde la cintura, pasa por los glúteos, sigue a lo largo de toda la extremidad inferior y llega hasta el pie. El nervio ciático nace en la parte inferior de la columna vertebral, desciende por el muslo y llega hasta la rodilla.

La inflamación del nervio ciático, llamada neuritis, causa dolores vivísimos en la parte inferior de la espalda, el muslo y la pierna.

Las raíces de este importante nervio (el más largo del cuerpo humano) se ubican entre la cuarta y quinta vértebras lumbares (entre el tórax y la pelvis), pero también son testigos de este nervio la segunda y tercera vértebras sacras.

Sacro es el hueso ancho con forma de triángulo que se articula con la última vértebra lumbar. Se trata de una unidad formada por cinco vértebras soldadas. Es uno de los pocos huesos impares que existen en el cuerpo. Después del sacro sigue el coxis, el punto donde nacen las colas de los animales. En la antigüedad se creía que el alma residía en este hueso.

El nervio ciático pasa a través de la parte superior del sacro, y luego se dirige hacia el fémur donde inerva los músculos que aseguran los movimientos del pie y de los dedos. En realidad `la ciática' no se considera una enfermedad sino un síntoma de algo que afecta o lesiona al nervio ciático.

Preguntas y respuestas

A continuación, un experto responde a las preguntas más
comunes relacionadas con esta disfunción.Comenzaremos con una explicación y descripción de la zona donde se ubica el problema

¿Cómo se lesiona el nervio ciático?

No se puede decir que existe una causa sino muchas, entre ellas las siguientes:

La causa más común es el pellizcamiento del nervio ciático en su trayecto por la columna vertebral, originado por caídas, accidentes o por levantar objetos pesados.

Hernia discal intervertebral.

Fractura de la pelvis.

Tumor.

Herida causada por arma de fuego o por objetos punzocortantes que afecten el nervio ciático.

Procesos de compresión en la proximidad del ciático.

Artritis.

Intoxicaciones por alcohol, plomo o arsénico.

¿En dónde se presenta el dolor de `la ciática' y qué tan intenso puede ser?

Su epicentro se ubica en el muslo pero puede irradiarse hacia la espalda, pierna y pie. El dolor es intenso y además progresivo. Las molestias se incrementan al andar, toser o estornudar.

¿Se pueden adoptar medidas de prevención para evitar la irritación del nervio ciático?

Sí, cuando se trata de eventos controlables.
Estas medidas incluyen:

Evitar superficies muy blandas para dormir.

Mantener el peso corporal dentro de lo normal.

Cuando se mueven objetos pesados es necesario que la fuerza recaiga en las piernas, no en la espalda, sobre todo cuando se trata de levantar algo desde el piso o moverlo desde un anaquel. Si usted tiene que lidiar con objetos pesados es recomendable que use una faja para protegerse.

Realizar ejercicios que fortalezcan la musculatura de la espalda.

¿Afecta la osteoporosis al nervio ciático?

La osteoporosis o `adelgazamiento de los huesos' puede predisponer a disfunciones del ciático, ya que dicha condición tiende a reducir la estatura, acompañada de encorvamiento, así como la propensión a fracturas óseas, que son frecuentes precisamente en el área donde se localiza el ciático (cadera y fémur).

La actividad física y los lácteos son muy importantes para conservar huesos fuertes durante la edad avanzada.

¿La avitamonosis (deficiencia de vitaminas) puede afectar el nervio ciático?

Sí, particularmente la falta de vitamina B1, que tiene una acción antineurítica (neuritis es la inflamación de un nervio). En general todas las vitaminas del complejo B favorecen el sistema nervioso. Estas vitaminas son la B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6 (pirodoxina), niacina, ácido fólico, B12 (cobalamina) y biotina.

¿Las anormalidades de las vértebras pueden interferir con el nervio ciático?

Sí. Principalmente cuando existe la llamada `vértebra de transición', o la `espina bífida oculta'. La vértebra de transición es un mal congénito (de nacimiento) que se presenta cuando la quinta vértebra lumbar forma `un solo bloque' con el sacro (se llama sacralización); pero a veces ocurre a la inversa: la primera vértebra sacra toma el aspecto de vértebra lumbar (lumbarización). Ambas variantes anatómicas dan lugar a inestabilidad de la columna, que puede involucrar al nervio ciático.

Por lo que respecta a la `espina bífida oculta', ésta por lo regular ocasiona dolor lumbosacro, pero a veces se manifiesta con dolor de tipo lumbociático.

La artritis ¿puede afectar al nervio ciático?

Sí. La artritis es un proceso degenerativo e involutivo, típico de los tejidos que forman las articulaciones. Es una de las enfermedades más frecuentes que se ven en la práctica médica en pacientes de la tercera edad.

Cuando la artritis aparece en la zona lumbar (lumboartritis) puede asociarse con la citalgia (neuralgia -dolor del nervio ciático). Esto se debe a que las alteraciones degenerativas de los discos lumbares, provocadas por la artritis, invaden el espacio intervertebral, llegando a comprimir las raíces nerviosas, y a involucrar en el proceso al nervio ciático.

¿Existe alguna manera de determinar la gravedad de la citalgia?

Sí, mediante el `Signo de Lasegue', que consiste en observar lo siguiente:

Con el paciente acostado de espaldas sobre una superficie dura, el dolor no suele presentarse ya que en esta posición el nervio ciático se encuentra relajado.

La mayoría de los pacientes suele elevar la pierna del lado afectado, con la rodilla doblada, sin que se presente dolor alguno.

Pero si trata de elevar la pierna estirada se produce dolor muy intenso. Cuanto mayor sea la gravedad de `la ciática', en menor grado podrá el paciente elevar la pierna, mientras que, en los casos leves, podrá conseguirlo casi sin molestias.
Tome nota. Quiropráctica es especialidad médica que se dedica a tratar `la ciática'.