"Si un usuario se acerca a una institución financiera no autorizada, no podrá presentar reclamaciones ante la Condusef": Luis Pazos, presidente de la Condusef. Foto: Agencia EL UNIVERSAL
Ariadna Cruz y Romina Román Pineda/Agencia El Universal
Desconfíe de las entidades que le ofrezcan elevadas tasas de interés por sus recursos.
México, D.F.- Las cajas de ahorro o cajas populares son de manera oficial sociedades cooperativas de ahorro y préstamo o sociedades financieras populares, donde se puede depositar dinero y solicitar un crédito, por lo que están consideradas una buena opción para las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo se debe tener cuidado al elegir una, ya que muchas no cuentan con la supervisión de las autoridades.

De acuerdo a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), durante 40 años las cajas populares operaron sin regulación, lo que derivó en diversos problemas para cientos de depositantes.

El Banco de México identificó que, a través de las cajas, cooperativas o de estructuras informales, fluye el crédito para la mayoría de la población mexicana que tiene acceso a montos pequeños, intereses de moderados a altos y plazos en general cortos. En consecuencia, sus usos son tan variados y van desde el financiamiento de una cosecha hasta el entierro de un pariente o para el pago de un médico.

En términos de ahorro, el principal punto de atracción que tiene este tipo de entidades, son los rendimientos, usualmente mayores a los que ofrece la banca comercial.

Luis Pazos, presidente de la Condusef, alertó que algunas cajas prometen tasas imposibles de cumplir dejando a sus clientes sin su dinero.

Sin embargo, hay cajas de ahorro que por años otorgaron un servicio adecuado en sus comunidades y municipios de manera segura y eficiente.

El funcionario aclaró que si un usuario se acerca a una institución financiera no autorizada, no podrá presentar reclamaciones ante la Condusef, aunque la dependencia si puede atender y asesorar a la persona. Por ello es importante consultar primero en el Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES) el sector al que pertenece la institución y su situación.

Cómo se clasifican

Las cajas de ahorro se clasifican en tres tipos: las autorizadas que cuentan con un fondo de protección similar al que tiene la banca en caso de malos manejos administrativos.

Otra categoría son las que están en proceso de autorización, es decir que se encuentran operando sin todavía recibir la supervisión de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), pero ya manifestaron su interés por apegarse a la legislación.

Y aquellas de requisitos mínimos que no requieren de autorización para seguir operando, pero tampoco son supervisadas por la CNBV ni cuentan con la seguridad del Fondo de Protección. Guillermo Babatz, presidente de la CNBV puntualizó que se busca a través de la regulación, proteger los intereses del público y mantener la confianza en las instituciones que se dedican a la prestación de éstos servicios.

Los riesgos

Ante la poca bancarización que existe en algunos estados, los mexicanos buscan esquemas distintos de ahorro y financiamiento, como las cajas de ahorro, que resultan eficientes opciones de apoyo, pero en algunos casos desaparecieron, quebraron o defraudaron a clientes. La Condusef advirtió que una manera simple de minimizar riesgos es comprender que es muy difícil para una caja de ahorro sostener el pago de altas tasas de interés. La tasa de interés va en función al riesgo, como referencia para calcularlo se puede tomar en cuenta la tasa de los Cetes que da a conocer el Banco Central, el avance de los mercados y el (CAT) anual.

Busque proteger sus recursos ante fraudes

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó que el fondo de protección es un elemento relevante para dar seguridad a los ahorradores de las cajas populares.

Este fideicomiso tiene como objetivo llevar a cabo la supervisión auxiliar del sector y realizar acciones preventivas para evitar que las entidades presenten problemas financieros.

La protección que brinda el Fondo a los ahorros de los clientes es de hasta 25 mil Unidades de Inversión (Udis) por socio. Con este fideicomiso se evitará también que surjan cooperativas falsas o fraudulentas.

La dependencia insistió que se trabaja en consolidar el ahorro popular en el país y que éste contribuya a la inclusión financiera de la población.

Por su parte, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advirtió que en la actualidad hay más de 200 entidades de ahorro popular que operan al margen de la ley y que podrían significar un riesgo para los depositantes.

Las cajas que aún no manifiestan su interés de apegarse a las leyes tienen, en su mayoría, presencia en Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz.

La Comisión alertó que al no formar parte del sistema financiero no son competencia de la autoridad y al recibir depósitos de forma irregular se pueden convertir en un grave problema económico y social.

De acuerdo con datos de la CNBV, hay poco más de 99 intermediarios que cuentan con autorización, de éstas 59 son cooperativas y 49 sociedades financieras populares.

La dependencia recalcó que como parte del fortalecimiento de estos intermediarios, se intensificarán las campañas de información, a fin de que la población confíe sus recursos en entidades que tiene autorización.

Además, se pretende fortalecer la comunicación con gobiernos de los estados y congresos locales, en especial en aquellos que registran la mayor problemática.

La CNBV reiteró que la regulación prudencial contribuirá a administrar mejor los recursos y riesgos financieros de las entidades. Sin embargo, es necesario que las personas estén atentas y eviten guardar su dinero en entidades que no están supervisadas o en proceso de regularización, ya que su dinero podría estar en peligro.

Busque proteger sus recursos ante fraudes

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) informó que el fondo de protección es un elemento relevante para dar seguridad a los ahorradores de las cajas populares.

Este fideicomiso tiene como objetivo llevar a cabo la supervisión auxiliar del sector y realizar acciones preventivas para evitar que las entidades presenten problemas financieros.

La protección que brinda el Fondo a los ahorros de los clientes es de hasta 25 mil Unidades de Inversión (Udis) por socio. Con este fideicomiso se evitará también que surjan cooperativas falsas o fraudulentas.

La dependencia insistió que se trabaja en consolidar el ahorro popular en el país y que éste contribuya a la inclusión financiera de la población.

Por su parte, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) advirtió que en la actualidad hay más de 200 entidades de ahorro popular que operan al margen de la ley y que podrían significar un riesgo para los depositantes.

Las cajas que aún no manifiestan su interés de apegarse a las leyes tienen, en su mayoría, presencia en Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz.

La Comisión alertó que al no formar parte del sistema financiero no son competencia de la autoridad y al recibir depósitos de forma irregular se pueden convertir en un grave problema económico y social.

De acuerdo con datos de la CNBV, hay poco más de 99 intermediarios que cuentan con autorización, de éstas 59 son cooperativas y 49 sociedades financieras populares.

La dependencia recalcó que como parte del fortalecimiento de estos intermediarios, se intensificarán las campañas de información, a fin de que la población confíe sus recursos en entidades que tiene autorización.

Además, se pretende fortalecer la comunicación con gobiernos de los estados y congresos locales, en especial en aquellos que registran la mayor problemática.

La CNBV reiteró que la regulación prudencial contribuirá a administrar mejor los recursos y riesgos financieros de las entidades.

Sin embargo, es necesario que las personas estén atentas y eviten guardar su dinero en entidades que no están supervisadas o en proceso de regularización, ya que su dinero podría estar en peligro.

Recomendaciones

Los interesados en contratar los servicios de una caja de ahorro deben:


* Conocer la lista de las instituciones que cuentan con autorización o las que están en trámite para captar recursos e inversiones
del público a través de la Condusef y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores

* Más de 90% de los problemas de fraude donde los ahorradores perdieron su dinero, se presentaron en sociedades que no cuentan con la aprobación de la CNBV

* Es importante informarse con otros clientes sobre la administración de los recursos. Se puede verificar quiénes son sus administradores, conocer la seriedad, tradición y solidez de la entidad, estos elementos son más importantes que las promesas de altos rendimientos

* No hay que olvidar que cualquier ahorro e inversión tiene riesgo, pero con precaución, buena elección y seguimiento se reduce

* Sólo los bancos y las entidades del sector de ahorro y crédito popular tienen fondos de protección para los ahorradores en caso de algún problema

* Es conveniente acercarse a la Federación que supervisa la caja de ahorro en donde depositó sus recursos o la que desean contratar, a fin de cerciorarse de su estatus y comportamiento financiero

* Hay que tomar en cuenta que la Condusef no tiene facultades para resarcir daños ni pérdidas generadas por inversiones y ahorros. Pero sí puede asesorar antes de que se realice una inversión e indicar cuáles son las instituciones autorizadas

* En caso de una negativa de la entidad para devolverle su dinero debe presentar una denuncia penal, la Condusef te ayudará en el proceso

* Hay que tener cuidado con las pseudo-cajas que operan al margen de la ley y que ofrecen tasas de interés de más de 10% anual

* Las cajas que operan al margen de la ley tienen mayor presencia en Guerrero, Oaxaca, Puebla y Veracruz

Glosario

Depósito

Contrato por el que una persona confía a otra la custodia de ya sea dinero u otro valor, bajo la condición de que se le sea devuelto al momento en que se le requiera. Es la entrega de una suma de dinero a un banco para iniciar o incrementar un capital, o bien, mantener un saldo a favor en una cuenta de cheques o ahorros.

Fondo

Suma de dinero que constituye a una entidad contable independiente y que se reserva para propósitos determinados. Se utiliza conforme a limitaciones o restricciones expresas.

Insolvencia

Incapacidad de una persona física o jurídica para satisfacer sus deuda o hacer frente a sus obligaciones; ésta puede ser definitiva cuando el pasivo exigible es mayor que el activo.