Suplementos- Semanario

- Semanario

Bullying hasta la muerte

El caso de este pequeño de 12 años que se suicidó en La Laguna tras el acoso de maestros y alumnos, sólo ameritó una carta de disculpa por parte de la Secretaría de Educación de Coahuila . Aquí la voz de la madre que exige justicia mientras los casos de bullying van en aumento

Por:   Francisco Rodríguez

lunes, 08 de abril del 2013

  • Fotos: Vanguardia/Francisco Rodríguez

Torreón, Coahuila. El 18 de junio de 2012, el alumno de Primero D de la secundaria Ladislao Covantes, Saúl David Bautista Alvarado, se suicidó a unas cuadras de la secundaria de San Pedro de las Colonias. Cerca de donde se colgó, dejó un recado póstumo: "Nadie me kiere ke hago ke puedo hacer en mi casa me hacen mucho enojar aki en la escuela me juzgan de un ratero y mi dicen joto, ya no puedo más si le enseño el citatorio luego luego me dicen cosas".

Saúl David fue víctima de bullying por parte de alumnos y presuntamente también por maestras, según consta en la investigación realizada por la Comisión Estatal de Derechos Humanos con el expediente CDHEC/102/2012/SNP/SE.

El ocho de abril de 2012, la abuela de Saúl David, Rosa Elba Luévanos Galván, acudió a la secundaria a reportar el abuso que sufría su nieto: lo golpeaban, lo mojaban, le quitaban el lonche y lo llamaban `joto' y `marica', constantemente.

Fabiola, una compañera de su salón, cuenta: "Todos los días los de tercero lo molestaban. Le decían que era gay, que era joto. Le hacían bolita y él trataba de salirse".

Las maestras Sanjuana Alanís, Dora Elia Segura y la prefecta Patricia Ramírez, quedaron en ponerle un alto a la situación, pero Rocío Esmeralda Alvarado Luévanos, la madre del niño, asegura que todo empeoró: "El niño ya no habló nada. Las maestras me lo acusaban de todo, le decían chismoso, decían que era juego de niños. No lo bajaban de ratero o de negrito".

Saúl David llegaba a la casa y se peleaba con su hermana mayor, Diana, como para desquitarse de lo que le hacían en la escuela. Diana, lo recuerda como un niño aplicado, de nueves y dieces en calificaciones. "Nunca le decía nada a mi mamá, le decía que estaba jugando", cuenta.

Janeth, otra compañera de Saúl David, lo recuerda, desde que inició el ciclo escolar, como un niño inteligente, que se sentaba adelante en clases pero que no tenía amigos. "Se la pasaba solo y le hablábamos y se chiveaba, le daba pena", narra la niña afuera de la escuela.

"A mí me hablaba porque quería conmigo, me mandaba cartitas y me decía que me amaba, pero no pasaba de eso", me cuenta Mariana, otra niña que estuvo con David en clases y que respalda lo dicho por sus compañeras.

Las tres aseguran que el día que se suicidó, Saúl David decidió convivir con sus otros compañeros. Se sentó a lado de ellos a almorzar y jugó al futbol. "Se nos hizo raro", recuerdan las tres. Esa tarde Saúl David se quitó la vida.

¿Por qué?

La señora Rocío Esmeralda tuvo a su hija Diana a los 15 años, cinco años después nació Saúl David. Se separó del padre de ambos porque nunca dejó las drogas. La señora se juntó con otro hombre y tuvieron a Misael de tres años. "Y mi apá Davi", aún pregunta el pequeño por su hermano y besa las fotos donde aparece él.

-        Siempre he salido adelante. Nada tiene que ver porque no conocen mi vida. Sea lo que sea siempre lo saqué adelante. Empezaron a decir que aquí lo maltrataban pero nunca. Hicieran lo que hicieran yo nunca les pegué. No soy rica pero siempre les he dado lo mejor, así me quedara sin comer. Si le pedían algo en la escuela, al siguiente día lo llevaba. Yo creo lo hicieron por coraje.

Al preguntarle a la madre por qué cree que llegó a tal grado el acoso a su hijo, ella menciona que David era un niño muy limpio. Le gustaba el orden. Hacía la tarea antes de comer. Gustaba de perfumarse para ir a la escuela. Tenía macetas, pollos, patos, perritos y solía sembrar palmas en los baldíos.

Saúl David era de tez morena y tenía la voz ronca. Gustaba de festejar fechas patrias o del amor y la amistad. Hacía la tarea con el estéreo a todo volumen escuchando a Jenny Rivera, Apache o Pesado. El cabello lo tenía a rape, casi militar.

-        La maestra Sanjuana como pone gorro que me corte el pelo. Dice que ese pelo no me queda, que no me queda el corte de Daddy Yankee, se quejó alguna vez David con su mamá.

La madre asegura que las maestras también lo hostigaban y lo acusaban de ratero. "En una ocasión le dijeron que se había robado una flauta y me lo jalonearon y llegó todo torcido y luego que también había robado dinero y nunca, nada fue cierto".

La compañera Aracely narró en su declaración a Derechos Humanos, que en una ocasión, en plena clase, David estaba llorando sentado en el pupitre y le preguntó qué pasaba. "Hay Aracely es que por qué a mí nomás, ya me tienen harto las maestras y los huercos. Como quisiera que aquí en la escuela hubiera dónde ahorcarme".

Condolencias de papel

La Secretaría de Educación en Coahuila optó por mandar pésames en papel, según consta de una copia firmada por el Subsecretario de Educación en la Laguna, Demetrio Zúñiga. En un párrafo de la carta se lee:

Saúl David dejó una lección trascendental para toda la sociedad coahuilense, pero sobre todo para los maestros y padres de familia que tienen la difícil tarea de educar y salvaguardar la integridad de nuestros alumnos, su memoria estará siempre presente en nuestro actuar como servidores públicos.

Y parece que sí, que la memoria les repica a los maestros. Según la señora Rocío, a la fecha, ninguna de las maestra le ha dado la cara y cuando pasan por un lado, le agachan la cabeza.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos emitió la recomendación 04/2013 firmada por Armando Luna Canales, hoy Secretario de Gobierno. La misma fue aceptada por la Secretaría de Educación; sin embargo, la dependencia informó que no existen elementos para señalar como responsables a las maestras, por lo que no habría una sanción administrativa.

Roció advierte que no descansará hasta que se haga justicia y despidan a tres de las maestras involucradas. "Mi hijo vale más de lo que estoy haciendo y por eso voy a llegar hasta donde tope, así tenga que ir a México. Ellas sabían pero se quieren limpiar las manos. Piensan que porque ya murió ya se acabó. Si no me hacen caso aquí, yo sigo. Si mi hijo no era un perro".

No. Saúl David gustaba de arreglar a los muertitos en la funeraria vecina a la casa de sus abuelos, en Torreón. Ese verano pensaba pasarlo en casa de ellos para aprender el oficio de embalsamador. A su mamá le exhortaba a que ahorrara dinero para que lo mandara a estudiar la prepa en una escuela de paga. Pero según su madre Rocío, a la fecha no lo dejan en paz, pues hasta al panteón llegan a robarle las flores que ella deja.  

Alza en casos de bullying

Fundación en Movimiento, una asociación civil nacional que aterrizó hace dos años en la Laguna, ha recibido en éste ciclo escolar entre 20 y 30 casos de bullying al mes. A la fundación se han presentado padres de familia con hijos abusados porque les cortan el cabello en los baños, los llaman `gordo' una y otra vez o porque le dicen de groserías a la alumna de recién ingreso.

Laura Banda, representante de Fundación en Movimiento en la Laguna, cuenta el caso de una niña de primer año de primaria (seis o siete años), donde otras cinco niñas le arrancaban el pelo, se quedaban con sus mechones, la pateaban y la mordían.

Según Banda, al menos de los casos que ellos han documentado, "las niñas son las reinas del bullying". "Está un poco más marcado. Las niñas son más sensibles y desarrollan más patrones psicológicos de cómo molestar a otros", describe Laura Banda.

Laura Banda explica que existen niños vulnerables por sus características personales y que terminan siendo victimizados; se vuelven tímidos.

A la Segunda Visitaduría de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, únicamente ha llegado una denuncia de bullying en lo que va del ciclo escolar, mientras que el pasado ciclo fueron cinco.

Años atrás ningún caso se registró. Por eso, para David Omar Sifuentes Bocardo, Segundo Visitador, más que un incremento del fenómeno es un alza en las denuncias. Dice que existen muchos casos relacionados con agresiones verbales o físicas entre alumnos o incluso de maestros a alumnos. Sin embargo, aclaró que esos representan casos aislados pues nomás ocurrió una vez y para ser bullying se refiere a un acoso, a una situación constante.

Lo mismo expresa María de la Luz Ríos Orta, coordinadora de Secundarias generales en la Subsecretaría de Educación en la Laguna. La maestra asegura que constantemente existen `eventos' de agresiones e insultos en las escuelas, pero, en teoría sólo son casos aislados y no es una situación constante.

La coordinadora entiende el tema del bullying como la acción de un grupo organizado que tiene la "tarea" de molestar constantemente a un alumno. Sobre eso no hay reporte, afirma. Sin embargo, admite que existe la posibilidad que los maestros no detecten todas las peleas.

"Nos percatamos que sí hay en las escuelas situaciones que tienden a convertirse en bullying, y yo hablo de eso cuando un grupo se asocia y se une para hacer daño", recalca.

Ejemplificó que en una ocasión, en una secundaria, se quedaron en el aula dos muchachas y cinco jóvenes, quienes empezaron a molestarlas. Una de las alumnas se puso nerviosa y fue cuando pasó un maestro y avisó de lo que ocurría.

"Sí existe el bullying, pero quizá no con tanto agravante. Sí estamos preocupados y eso lo transmitimos a todas las figuras educativas que tenemos. No queremos que nuestro alumno se convierta en abusador ni abusado", asegura la docente.

Luz de Avila Martínez, responsable de Atención a Padres de Familia de primarias federalizadas, admite que éste año se han disparado los casos de bullying: al menos un reporte por semana ha llegado hasta la oficina en éste ciclo escolar.

"Se nos han presentado casos con situaciones difíciles, que nos tiene alarmados el incremento. Hemos visto que a los maestros se les ha salido de las manos pero por la indisciplina de los estudiantes", comenta de Avila Martínez.

Afirma que hay casos de niños que abusan de otros a golpes, donde los compañeros son testigos. "Vienen los padres a quejarse que los maestros no les hacen caso, pero sí lo hacen pero los niños lo hacen atrás de los salones, se esconden", justifica.

Afirma que el tema, en primarias, está generalizado en niños y niñas, y que han documentado evidencia hasta de videos donde se exhiben las agresiones.

Hay casos extremos como el de un niño de quinto año de primaria de la escuela Juan Esquivel, que agredía constantemente a niños y niñas. A la madre se le citó y el caso llegó hasta el neurólogo, cuando se le diagnosticó hiperactividad al joven. No obstante, durante el proceso de atención, muchos padres optaron por dar de baja a sus hijos por las agresiones del niño de 10 años.

Blanca Maltos, Presidenta de la Comisión de Educación, Arte y Cultura en el Cabildo de Torreón, reconoce que se han incrementado los casos de bullying en el país, en la Laguna y en Torreón.

A la regidora le han llegado sobre su oficina siete casos de acoso escolar, entre ellos el de una niña de cuarto de primaria a la que sus compañeros le quitaban la mochila, le pegaban, le jalaban el cabello y la niña llegaba a casa con raspones en el brazo. La mamá estaba alarmada, pidió atención y optó por no conocer quién o quiénes eran los agresores.

Capacitación para detección de síntomas

La Comisión Estatal de Derechos Humanos inició un programa de prevención del acoso escolar en primarias y secundarias, donde se ofrecieron pláticas a niños, maestros y padres de familia para que aprendieran a identificar cuando un niño sufre de bullying.

Entre las señales, describe David Omar Sifuentes, está el hecho que los niños no quieren asistir a la escuela, aparentemente sin razón alguna; bajan en calificaciones; lesiones si hay agresiones físicas; se apartan del grupo, se vuelven aislados, solitarios, incluso retraídos en la propia casa.

"Todos fuimos a la escuela y sabemos que hay una especie de `código', donde no puedes andar de chismoso, y para el niño es difícil. Por eso los signos son importantes para los padres y maestros", ahonda.

-        ¿Está capacitado el personal para detectar estos síntomas?, le pregunto al funcionario de la CDHEC.

-        Ni los padres, ni los maestros, ni nosotros estamos capacitados, estamos aprendiendo. Es un tema que nos tomó por sorpresa. Estamos en el proceso de capacitación.

Por eso, para Sifuentes Bocardo, la omisión en casos como el de Saúl David, no es solo de la escuela, sino de todos los que pudieron haberse enterado de esos signos. "Es algo social", aclara. "Si no sabes reconocer esa sintomatología no puede haber responsabilidad, sobre todo si no te capacitaron", opina.

No obstante, los programas educativos no contemplan manuales para atender éste fenómeno. Existen para saber qué hacer si un niño no tiene su acta de nacimiento, pero para el acoso escolar no hay rutas, no hay caminos, expone Sifuentes.

"La realidad es que no tenemos protocolos de atención a problemas de violencia escolar", reconoció Roberto Campa Cifrián, Subsecretario de Prevención Social del gobierno federal, en su pasada visita a Torreón.

El Segundo Visitador se pregunta qué hacer cuando rebasa el espacio de la escuela, cundo se extiende a lo social, a la calle, al internet. "Es algo de la misma comunidad. No tenemos mecanismos, herramientas, programas o manuales para saber cómo actuamos", insiste Sifuentes.

María de la Luz Ríos, Coordinadora de secundarias, reflexiona sobre, en muchas ocasiones, el poco interés de padres de familia, pues en las escuelas para padres llegan a lo mucho 100 madres de más de mil alumnos en una escuela.

Blanca Maltos, regidora del Cabildo, menciona que han preparado talleres para las escuelas del municipio con el objetivo de exhibir las manifestaciones, saber detectarlas y canalizar los casos. "Tenemos que darle atención tanto a la víctima como al acosador, porque los dos son víctimas", asegura.

`Cyber bullying'

En nueve de cada 10 casos que han llegado a Fundación en Movimiento está presente el internet y las redes sociales como `herramienta' de acoso.

"Los niños ya tienen acceso a la tecnología y sin límites. No se les conduce a que tengan un entorno más sano. No hay tiempo de convivir con la familia, de estar al cuidado; entonces los papás optan por darles la televisión, un celular, una computadora. Están atestados de tecnología. Niños que a los ocho años ya tienen Facebook", comenta Laura Banda.

Banda considera al internet y redes sociales como las nuevas adicciones no tóxicas que provocan la poca convivencia y socialización. En las redes sociales, los niños suelen molestar a otros comparándolos con personajes, caricaturas o en programas ridiculizan a las víctimas.

En los casos en donde se ha denunciado el bullying anteDerechos Humanos, el Segundo Visitador también destaca la utilización de las redes sociales para expandir el daño, un instrumento que los padres e incluso maestros están aprendiendo a usar.

"El uso del internet es para mí un factor común. Se magnifica a través de las redes sociales. Ahora no están a salvo ni en la casa. Se extiende a través del tiempo por medio de la permanencia en el mundo virtual", explica.

En tal sentido, Sifuentes Bocardo pregunta hasta dónde el ámbito escolar es el responsable de éste fenómeno, pues así como el barrio, el internet supera la barrera de la escuela, mientras que sigue sin existir una legislación ni una regulación del internet.

Región violenta: detonante de bullying

Blanca Maltos, la regidora priísta, Presidenta de la Comisión de Educación del Cabildo, explica que el bullying es un reflejo de la violencia externa, ya sea en la familia o en la sociedad; en los juegos o la calle y que se traslada a la escuela; es simplemente, resume, otra manifestación de violencia de nuestra sociedad.

David Sifuentes de la CDHEC opina que el contexto sí influye y reflexiona que estos años violentos que ha sufrido la región han impactado en la pérdida de la capacidad de asombro ante los hechos violentos.

Considera que el valor de la vida es diferente y que los jóvenes valoran menos la vida. Dice que desde ese ámbito, el de los valores, se está perdiendo la lucha, pues el contexto de violencia seguro impacta en el fenómeno del bullying.

Para la Coordinadora de secundarias de la Subsecretaría de Educación, María de la Luz Ríos, la violencia que vive la región tiene repercusiones en los jóvenes: "Los muchachos no están rindiendo igual, no es lo mismo. Pero creo que tenemos que ser honestos, ninguno de nosotros rendimos igual".

Afirma que hay niveles altos de deserción pues en ocasiones en un solo grupo se miran cinco columnas vacías de estudiantes que de un día para otro, sin solicitar la baja, simplemente no volvieron a la escuela.

Luz de Avila Martínez expone que en los últimos años se ha detectado que los niños están estresados, sobresaltados; que existe un aumento de agresividad, nervios. "Es queja de ellos, de los mismos padres. En ocasiones prefieren no mandarlos a la escuela, sobre todo en focos rojos".

Hablando de focos rojos, la regidora Blanca Maltos indica que tienen detectadas al menos 100 escuelas enclavadas en zonas de alta incidencias de robos, colonias con mucho problema de vandalismo, de violencia; en zonas de riesgo pues.

Escuelas como la Federal número uno, entre los límites de las colonias Los Arenales y Moderna, cerca de la frontera con Gómez Palacio, Durango, se detectaron niveles altos de deserción.

"Ahí bajó el número de alumnos. Pedían vigilancia porque a la hora de salida de los niños los asaltaban, les quitaban la mochila, el celular. La gente dejó de asistir a esta escuela", refiere la regidora.

Laura Banda, de Fundación en Movimiento, considera que con el contexto violento que se vive, los niños se vuelven más despiadados, crueles y desvalorizados. Opina que dejan al olvido valores como el compañerismo, la solidaridad, el compartir; por lo que urge a retomarlos.

Familias disfuncionales

María de la Luz Ríos Orta asegura que en las escuelas se observa mucha mujer sola, con la responsabilidad de los hijos. Además, muchos niños que son cuidados por abuelos, vecinos o tíos porque los padres trabajan.

Luz de Avila Martínez, responsable de Atención a Padres de Familia, observa que el bullying es un reflejo de casa, de los padres, de la familia. Afirma que en el caso de los `acosadores' existe disfuncionalidad, divorcios, madres solteras y niños huérfanos.

En Torreón, por ejemplo, los divorcios van en ascenso: según datos de la Defensoría Jurídica en los Juzgados Familiares, en 2011 se celebraron mil 500 divorcios y para el 2012 la cifra aumentó un 10 por ciento (mil 650), mientras que en el primer mes de 2013, ya habían registrados 150 divorcios, a razón de cinco por día.

Homero Pérez Martínez, delegado en Torreón de la Defensoría Jurídica del Estado, detalla que en 2012 fueron 850 divorcios necesario y 800 por muto acuerdo. Asegura que seis de cada 10 son por violencia intrafamiliar y otros por falta de alimentos o por separación de más de tres años.

El promedio de edad de las parejas que se divorcian oscila entre los 25 y 30 años y la mayoría ya carga con uno, dos o tres hijos. La Defensoría Jurídica también registra un promedio de cinco a seis juicios por alimentos todos los días; una cifra que va en aumento.

Laura Banda, de Fundación en Movimiento, afirma que el acoso escolar es la violencia en general y coincide en que la mayoría de los casos de abusadores provienen de un entorno violento.

La regidora Blanca Maltos explica que el niño que `bullea' es un niño que trae una agresividad extrema pero que está pidiendo a gritos atención. "No podríamos estigmatizarlo, expulsarlo, sino qué atención le vamos a darle", propone.

La Procuraduría de la Familia en la Laguna recibe mensualmente de 20 a 25 casos de violencia a menores, desde agresiones, abandono u omisión de cuidado; más los casos que no llegan a esta dependencia.

Lo mismo menciona David Omar Sifuentes: "Se nos olvida atender al que victimiza porque normalmente también arrastra una condición de abuso y si no lo atendemos pues habrá más víctimas".

Y quizá desemboque en una cifra que, dicho sea de paso también va en aumento: 150 niños habitan los 19 distintos albergues u orfanatos de la región; muchos por ser huérfanos o porque la Procuraduría de la Familia retiró de hogares violentos.

Gabriel de Jesús González Aguilera, Delegado de la Procuraduría de la Familia y Protección de Derechos, refiere que la violencia familiar es alarmante y que los niños que quedan en medio, de no atenderlos, se convierten en sujetos violentos o bien, en jóvenes aislados.

Para paliar la problemática, Fundación en Movimiento busca desarrollar talentos mediante la cultura, el deporte y el impulso de la autoestima. En la Fundación, dice Laura Banda, se trata de restablecer el orden moral de ambas partes.

Banda menciona que el reto principal es establecer una clínica de la conducta familiar y establecer espacios sanos de respeto. De lo contrario, cree que se podría llegar a casos extremos como el del área metropolitana del Distrito Federal, donde existe un problema serio de bullying que roza en lo sexual y en la violación. Asegura que aquí ya hay indicios.

DATO:

- La estadística nacional de Fundación en Movimiento menciona que ocho de cada 10 alumnos han sufrido bullying.