Sociedad- Arte

- Arte

Benjamín Palacios Hernández: Padre Mier, `El temerario'

El historiador regiomontano habló para VANGUARDIA sobre la edición crítica que hizo de las memorias de un personaje cuya vida le parece `hollywoodesca'

Por:  

domingo, 26 de septiembre del 2010

  • Rescate. En dos tomos, Palacios hace "la primera edición crítica" de las memorias del padre Mier.Fotos: Vanguardia-Daniel Becerril/Archivo

El hábito no hace al monje, y por ello Fray Servando Teresa de Mier se caracterizó por otro hábito: el de adelantarse al intelecto decimonónico. Estuvo preso, fue exiliado, pronunció un discurso que puso en duda a la pintura de la Virgen de Guadalupe y ahora sus memorias regresan gracias a la edición crítica del historiador Benjamín Palacios Hernández con el libro "Días del Futuro Pasado".

"Es el personaje más conspicuo, con muchas aristas. Incluso estas memorias fueron tomadas por muchos como unos relatos fantasiosos", comenta Palacios para VANGUARDIA. Regiomontano como Fray Servando, Palacios dedicó un año para crear esta publicación dividida en dos tomos que auspició la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Con una introducción extensa y notas al pie de página -el fruto del estudio que hizo a las diversas versiones publicadas de las memorias, cotejándolo con el contexto histórico-, Palacios busca rescatar a este personaje ligado a México, cuya existencia sólo la conocen algunos porque, dice, una calle tiene su nombre. "Pero no saben quién es".

Vida excéntrica

El libro relata las experiencias del fraile, como cuando es exiliado a España por el Virrey, "a raíz de un sermón que pronuncia en 1794 en la congregación de la Virgen de Guadalupe, en el que la primera extravagancia es que no niega la aparición de la Virgen, pero apuntaba que la tilma en la que está la imagen no era el ayate de Juan Diego, sino la capa del apóstol Santo Tomás".

"Allí empezó el escándalo, lo aprehenden y lo expulsan a España. Allá se pasa de cárcel en cárcel y escapa", dice Palacios y lo califica de mago "Houdini" por sus huídas. Después de estar en Italia e Inglaterra, Mier "regresa (a México) con la expedición de Mina".

"La vida de este hombre, tal cual, podría llevarse al cine sin ningún problema", acota. Sus memorias, expresa Palacios, son tomadas a veces como una exageración. "Varios decían que se inventaba un montón de cosas".

"Es un personaje con `p' mayúscula" dice sonriendo. Lo paradójico, dice, es que "muy poca gente conoce sus memorias y su obra".

Memorias extraodinarias

Anterior a Palacios, las memorias habían sido editadas a finales del siglo 19 y en el siglo 20; una de ellas por Alfonso Reyes y otra por Castro Leal, y la última en España por Manuel Ortuño. Pero la edición de Palacios en particular, "es la primera que es edición crítica", expresa el historiador. Pues explica que las otras contienen prólogos no extensos y con estudios breves.

A través de su aparato crítico, Palacios comenta que "ésta no es una reedición", sino un estudio detallado. "Fray Servando utilizaba arcaísmos incluso para ese entonces". "Las memorias no son fáciles de leer" pero "es un texto divertido. Por lo increíble de las historias".

Benjamín Palacios dice que el mismo Mier imaginó que su vida daba la imprensión de "una novela, una fantasía'". Y, en efecto, lo era, pues Palacios expresa que sus memorias "se pueden leer como una novela picaresca".

A pesar de que Fray Servando es "arrogante, pretencioso y vanidoso" (por ejemplo, sostenía que era noble, algo no fundamentado), "los hechos que señala ahí son verificables", explica el regiomontano.

Todo comienza "a partir del sermón (un inicio espectacular) donde modificó el mito mayor de este país: la Virgen de Guadalupe; con el paso del tiempo concluyó que ella era un mito, que no había tal, que no había existido", expresa. "La impresión que te queda es que la vida de Fray Servando es una vida `hollywodesca', no se podría catalogar como otra cosa", puntualiza.

EL PERFIL

*Historiador regiomontano.

*Estudió Medicina, pero desertó.

*Fue docente en la Facultad de Economía de la UAdeC.

*Es autor también de "Héroes y Fantasmas. La Guerrilla Mexicana de los Años 70".

 

Ramos Arizpe y masonería

Sobre Ramos Arizpe, Palacios dice que la opinión lo cataloga como el polo opuesto y enemigo de Mier, pero "ellos fueron amigos hasta la muerte", recalca.

El padre Mier murió antes que Ramos Arizpe, y organizó sus propias exequias, tanto que le pidió al coahuilense le diera la "extremaunción, por decirlo de alguna manera". Como una fiesta de cumpleaños funeraria, expresa.

"Estaban muy enfrentados, pero no tanto como se ha manejado. Tenían muchos puntos de coincidencia".

Al cuestionar a Palacios sobre la masonería en Fray Servando, dice que es algo que "no está nítidamente fundamentado y que no tiene absolutamente nada que ver, según yo, sobre la postura del padre Mier".

"Además, no menciona la masonería en sus memorias", finaliza el historiador.

¿Dónde sucedió?