Doctor Gabriel Guerra Castellanos / Archivo
Guerra Castellanos dictó la conferencia de Análisis sobre la Política Internacional, en la cual se tocaron temas de países europeos, los Estados Unidos y América Latina.

México es visto como un país de claroscuros a nivel internacional, porque por un lado tiene reformas estructuras que en algún momento fueron inimaginables, y por otro está la corrupción, explicó el doctor Gabriel Guerra Castellanos, uno de los exponentes que dieron conferencia a los senadores reunidos en Saltillo.

Guerra Castellanos dictó la conferencia de Análisis sobre la Política Internacional, en la cual se tocaron temas de países europeos, los Estados Unidos y América Latina.

“Hablamos sobre el ascenso de lo populistas y los demagogos. Cómo se está descomponiendo el ambiente internacional y focos positivos como Colombia con un acuerdo de paz, los acuerdos de México con los Estados Unidos y lo que viene en las elecciones”, explicó.

Sobre la imagen de México a nivel internacional, después de los escándalos en la Presidencia de la República por presuntos actos de corrupción, el analista de política internacional explicó que hay claroscuros.

“Es una imagen de claroscuros y de ciertas cosas que marchan y avanzan muy bien, de reformas que nadie se hubiera imaginado posibles hace 20 años o hace 5, y de prácticas políticas y de corrupción que lamentablemente siguen vigentes en todos lados”, explicó Guerra Castellanos.

Pero la gravedad en el tema de la corrupción que se ve de México en el extranjero es que “es un asunto endémico, de toda la clase política y de toda la sociedad, que la corrupción es efectivamente un cáncer que permea todo y eso es muy lamentable”.

Sobre los populistas dijo que es una idea de traer un discurso muy simplista y atractivo para la gente, pero lleno de vaguedades y corto en propuestas específicas y que busca complacer a un auditorio.

“Para mi eso es el populismo, no es un tema de derecho de izquierda, es un tema exclusivamente de simplismo político vinculado a una manera de plantearlo para gustarle a la tribuna”, dijo.

De manera general el populismo es negativo para la política y la democracia porque se basa en simplismos y frases atractivas pero huecos. No es una fórmula política, sino una manera de hacer política, dijo.